Blogs: Arte de Vivir

General

Arte de Vivir

Por
💬0

Samoa Americana y la decimocuarta enmienda

Es extrañamente refrescante saber que Puerto Rico no es el único territorio en el mundo que tiene una crisis existencial, política y de identidad. Recientemente se han producido algunos cambios políticos en el Pacífico: la isla de Bougainville votó por la independencia de Papua Nueva Guinea, y los residentes del territorio estadounidense de Samoa Americana fueron declarados ciudadanos estadounidenses (exactamente por un día) o parecen estar encaminados a serlo.

Hasta ahora, Samoa Americana (que no debe ser confundida con Samoa, un país independiente adyacente) había sido el único territorio estadounidense cuyos residentes son “nacionales” estadounidenses, pero no ciudadanos estadounidenses. El mismo juez de Utah que articuló la decisión, el día siguiente la declaró “en espera” como resultado de que la decisión ha sido apelada, tal y como se esperaba. Específicamente, el juez Waddoups declaró que, debido a que Samoa Americana es parte de EU y sujeta a su jurisdicción, toda persona nacida ahí debe ser reconocida como ciudadano y tener el derecho a votar.

Toda persona nacida o naturalizada en los Estados Unidos, y sujeta a su jurisdicción, es ciudadana de los Estados Unidos y del Estado en que resida. – Decimocuarta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, Sección 1

Todas las personas nacidas en los 50 Estados Unidos y el Distrito de Colombia son ciudadanos estadounidenses según la 14a enmienda, y todas las personas nacidas en los territorios de Guam, Islas Marianas del Norte, Islas Vírgenes de los Estados Unidos y Puerto Rico son ciudadanos estadounidenses por declaración unilateral del Congreso de los EU. Al menos esa ha sido la opinión judicial oficial hasta ahora. La decisión del tribunal en Utah contradice esta doctrina y dice que los los residentes de los otros cuatro territorios son ciudadanos estadounidenses en virtud de la Enmienda 14, al igual que los de los estados. Esto equivale a una evolución del concepto de la enmienda, cuyo origen se remonta al deseo de darle ciudadanía a los negros tras abolir la esclavitud y asegurar su derecho al voto.

El Congreso tiene el poder de otorgar ciudadanía a la gente de los territorios. Los tribunales no lo tienen. Por esta razón, la decisión afirma que “este tribunal no está imponiendo la ciudadanía por mandato judicial. La acción es requerida por el mandato de la Decimocuarta Enmienda según lo interpretado y aplicado por el precedente de la Corte Suprema”. ¡Es decir, resulta que los residentes de Samoa Americana habían sido ciudadanos todos estos 120 años pero nadie lo sabía!

Cuando hace unos meses, mujeres que habían escapado a Siria para casarse y tener hijos de terroristas intentaron reingresar a los Estados Unidos y el Reino Unido, esto creó gran controversia debido a que el derecho internacional prohíbe la existencia de seres humanos sin ciudadanía. Por esa razón, es interesante que esta condición de nacional-no-ciudadano estadounidense haya existido en Samoa Americana mientras la comunidad internacional miró hacia el otro lado durante aproximadamente 120 años.

Los residentes de Samoa Americana obviamente no han sido ciudadanos del país vecino independiente de Samoa durante todos estos años, y no han sido ciudadanos de los Estados Unidos. Han sido simplemente “nacionales estadounidenses” sin una ciudadanía completa reconocida internacionalmente, ya que Samoa Americana no es un país soberano.

Cuando se les dio la oportunidad de obtener la ciudadanía, los líderes del territorio decidieron no convertirse en ciudadanos estadounidenses, aparentemente porque la ciudadanía americana viene con ciertas garantías constitucionales, incluído el derecho a la propiedad privada. Estas garantías chocan con las reglas de la sociedad tradicional de Samoa, según las cuales las tribus y clanes son colectivamente dueños de propiedad y de tierras. Si se reconoce la ciudadanía americana de los residentes de la isla, esto creará erosión en las tradiciones tribales de Samoa cuando individuos quieran afirmar su derecho a la propiedad privada y otras garantías que nacen de la Constitución de EU.

Esta es la complejidad del asunto: si la decisión de declarar a los samoanos ciudadanos americanos se mantiene tras la apelación, se podría argumentar que a Samoa Americana se le habrá otorgado la ciudadanía estadounidense contra el consentimiento de los gobernados (que la han rechazado) gracias al activismo litigante de los samoanos continentales. Si se les niega, se habrá respetado la “soberanía” del territorio (que todos sabemos es una ficción), pero las quejas e injusticias que perciben experimentar los samoanos de Utah continuarán sin ser atendidas.

Sin embargo, para ser sincero, casi todos los territorios de los Estados Unidos recibieron la ciudadanía sin tener en cuenta el consentimiento de los gobernados.

💬Ver 0 comentario