Blogs: Abriendo puertas

Estilos de Vida

Abriendo puertas

Por
💬0

Alguien pudiera necesitar de ti… o de mi

Disfruto los momentos de compañía, porque he sabido estar solo. Me complace cuando logro despertar una sonrisa o carcajada en alguien, porque he sabido estar triste. He compartido palabras de aliento y versos bíblicos de motivación, debido a que he conocido a la depresión, aunque haya sido por breve tiempo. Me apena cuando alguien se rinde o atribula ante la adversidad, porque he sabido luchar cuerpo a cuerpo, con ella. La adversidad llega sin ser invitada y en ocasiones sin previo aviso.

“Todas las adversidades que he tenido en mi vida, todos los problemas y obstáculos, me han fortalecido. Uno no se da cuenta cuando sucede, pero una patada en los dientes puede ser lo mejor que le puede pasar en un momento dado”.

Walt Disney.

Me encontré en un Pasillo de un Centro Comercial a 3 personas calladas, preocupadas, sin hablar. Me acerqué a ellos. Tenían un problema, el carro sin batería, ellos no tenían teléfono y los más malo, estaban paralizados. Hablé con un Guardia de Seguridad, el cual se acercó a ellos, y le resolvió el problema. Posteriormente él se me quejó, porque no le dieron las gracias. Por su juventud, no comprendía el trago amargo por el cual ellos habían atravesado. Hay seres humanos que se bloquean ante un problema o una situación.

Se lo que es esperar ayuda de alguien y no recibirla. En el momento malo de María, cuando hicieron entrega de algunos alimentos, a mi no de trajeron agua, cercano a mi entregaron a una persona 6 botellas de agua. En mi casa habemos 2 diabéticos. Recuerdo decir a una persona que había hecho almuerzo para un fracatán de gente, vivía a 5 minutos de mi casa… a mi no me invitó, yo no tenía.

Hace unos años, tras una Operación de mi hombro derecho, estuve en mi casa sin conducir 17 días, no tenia pan y los hijos tenían Situaciones que atender. Llamé a un amigo, nadie se había ofrecido a ayudarme, y el amigo me trajo el pan. Recién la esposa se operó de su mano izquierda, mucha gente lo sabia. Los menesteres del Hogar son muchos, no hubo un ofrecimiento de comida, de nadie. No fue fácil, pero lo sobrellevamos. En ambas ocasiones la ausencia de llamadas para inquirir sobre la salud o de alguna necesidad, no surgieron, de nadie, nadie.

Las experiencias de la Vida hacen que uno sea más sensible ante las necesidades de otros. Son muchas las personas a las cuales trato de darles una palabra de aliento, un consejo o una oración. El buen Samaritano se ocupó de satisfacer una necesidad, actuó. Otros siguieron de largo, y eran religiosos. He sabido pasar la experiencia, que alguien me haya dado la espalda, por eso soy de los que dan frente y conversan con muchos, dibujo sonrisas y ofrezco consejos de diversa índole. No soy perfecto, pero no he perdido la sensibilidad ante la necesidad de otros. Hay espacio para mejorar. Cercano o lejano, alguien pudiera estar esperando por mi, por ti.

Además de decir palabras bonitas, hay que hacer acciones buenas y bonitas. Cercano o lejano, hay quien pudiera tener una necesidad, y no nos damos cuenta, para dar la mano. Para prestar Ayuda. Es una manera de crecer.

Prof. José Antonio Giovannetti Román

AntonioGiovan13     en Twitter

Al Rescate de a Esperanza, que anda Realenga… y hay que Atraparla

P.D. El Disco Compacto  “Un Cántico de moi Voz” Declamado con fondos musicales y efectos de sonidos, sigue disponible  787 644 8818

💬Ver 0 comentario