Blogs: Abriendo puertas

Estilos de Vida

Abriendo puertas

Por
💬0

Expresiones de Amor… ayer

Observé a un padre enseñando a su pequeño hijo a cruzar la calle. Eso es un acto de responsabilidad y de amor para con su hijo. Una abuela le daba indicaciones a su nieta de cómo tomar las medidas de harina y de azúcar para hacer unas galletitas de avena, una manera de desarrollar destrezas útiles, disciplina y el amor hacia el trabajo.

Un padre, estando cansado, al salir del trabajo, viajó a otro Pueblo, no muy cercano, para buscar al hijo a la Universidad porque tenía libre al otro día y así era un día más para estar en a casa Paterna. Pude ver, en el pasado, abuelas enseñando a tejer y bordar a sus hijas y nietas, para dejar un legado de un Arte que se ha ido extinguiendo lamentablemente.

En el Campo, tuve la oportunidad de vivir cercano a gente amable. Una de las vecinas, no hacia yo mas que llegar y decía: “Tony, siéntate que te voy a servir almuerzo”, recuerdo aquellos sorullos de harina de trigo, duros, pero sabrosos, eran un quita hambre.

En mi memoria recuerdo a mi Tía Adelina, siempre tenía el fogón prendío, algo había en la hornilla… por si llegaba alguien. Sus famosas “yemitas de coco” nos las he vuelto a probar, son pocas las personas que saben confeccionarlas. La otra tía, Paquita, hacía los dulces de leche. En la Cafetería de mis Padres llegamos a vender ambas golosinas, no caían al piso, se vendían rápido. Esas acciones de bondad son muestras de amor sin paquete con envoltura y lazo de colores, eran muestras de amor.

La niñez primera la pasé al lado de una Central Azucarera, la San Francisco, en el Barrio Boca de Guayanilla. Cuando iba al Cañaveral, siempre había un cortador que se percataba de mi presencia y tomaba una caña 10~12, la cual era la máxima calidad, la mondaba y le dejaba un cabito sin mondar para que no se ensuciara y me la obsequiaba… yo era el hijo de don Pedrito, el Jornalero de los Cortadores de caña de azúcar,  le tenían gran aprecio. Temprano iba a pie a  casa de Ramoncito Vázquez, a buscar el Purrón de leche que le tocaba a mi familia. Esperaba que enyuntaran la primera carreta de bueyes, me permitian sentarme en la parte de atrás con mi Purrón de leche a mi lado y las piernitas guindando.

Mi madre Victoria tomaba la leche de vaca recién ordeñada y la hervía, como era leche no pasteurizada, la nata salía gorda, Ella tomaba la misma y por 3 días acumulaba la nata con la cual luego con un poquito del sal añadida, la batía y hacía la sabrosa mantequilla de nata,

En mi baúl de Recuerdos hay tantas experiencias agradables y bonitas, que sería larga la historia… si vamos a ver, la mayoría de las experiencias fueron, Actos de Amor, por personas sinceras, sencillas y amables… gente amorosa.

Prof. José Antonio Giovannetti Román

@AntonioGiovan13  en twitter

Al Rescate de la Esperanza, que anda Realenga… y hay que Atraparla

P.D. Mi Tarjeta Expresiones de Amor a todo color, está disponibles, 11 hermosos trazos literarios ilustrados con hermosas fotos. Información:  787 856 1610 y 787 644 8818

💬Ver 0 comentario