Blogs: Abriendo puertas

Estilos de Vida

Abriendo puertas

Por
💬0

Don Aníbal…

Se nos han ido muchos de los buenos, algunos sin previo aviso, otros daban señales de su despedida. Nombrar a todos no es fácil, vienen a la memoria algunos: Camilo Fraticelli, Camilo Delgado, Carlos Rubén Ortiz, Juan Ortiz Jiménez, Evelio Otero… y ahora el Lcdo don Anibal González Irizarry, el decano, el hombre correcto en el hablar y elegante en su expresión. Nadie puede decir algo negativo de don Aníbal. Cuando se despide de su tarea frente a las Cámaras, fuímos muchos los que lamentamos su salida, pero lo entendimos, hay que dar paso a otros y tomar nuevos rumbos en tranquilidad, sin horarios fijos. Hizo mutis elegantemente, estando todavía con claridad mental y su impecable dicción y elocución.

Entraba a la Sala de nuestras casas y era bienvenido. Nos informaba con serenidad, sin aspavientos, sin griterías. Vino sangre nueva a los Noticieros, algunos todavía están. Son muchos los que dan testimonios de lo que aprendieron de este amable visitante de nuestras salas, día a día, “con la noticia en detalle”.

3 “Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo:

2 un tiempo para nacer,
y un tiempo para morir;
un tiempo para plantar,
y un tiempo para cosechar”.

Hay quienes nunca quieren dejar su trabajo con horarios y hoja de firmar o Ponchador.  Se respeta la decisión de cada cual, pero hay tantas otras cosas que hacer y decir. Hace 20 años me retiré de mi trabajo dentro del Aula Escolar, las experiencias que he tenido fuera del Salón han sido edificantes, las he disfrutado, a veces creo que el tiempo no me da.

Tuvo una larga Vida, tenía 91 años al momento de su deceso, su familia debe saber la Mansión que le espera, donde ya no habrá dolor ni angustias. El cuerpo se quiebra, pero el espíritu no. Sabemos de la fe que profesaba y vivía, un cristiano práctico que daba ejemplo a seguir en su diario vivir.

Don Anibal entendía que a uno le pueden robar cualquier cosa material, pero no le roban el conocimiento. Compartía sus conocimientos con quienes le rodeaban. Fue un buen Maestro, sus alumnos en la Universidad y en la Televisora, dan testimonio de su quehacer pedagógico. Estamos en deuda con este Gladiador de la palabra.

Vivió una vida plena, haciendo muchas cosas, como era laborar la tierra con pico y azada, el sabía que quien siembra, cosecha, en todos los aspectos de la Vida cotidiana. Fue un sembrador de la buena semilla. Lo recordaremos con admiración y respeto. Sabana Grande y Lajas pierden a uno de sus hijos predilectos, Puerto Rico pierde un buen hombre, al cual le llegó la hora del descanso, sabemos que será en paz.

Prof. José Antonio Giovannetti Román

@AntonioGiovan13

Al Rescate de la Esperanza que anda Realenga… y hay que atraparla

💬Ver 0 comentario