Blogs: Abriendo puertas

Estilos de Vida

Abriendo puertas

Por
💬0

La poesía en la escuela

“La poesía en los niños es más diversión y aprendizaje que búsqueda de la belleza, de despertar sentimientos}.

Una joven dama de 45 años se acerca en el camino y me dice, “María Chuzema su choza techaba, y un leñador que por allí pasaba le dice: “Chuzena tu techas tu choza o techada la ajena”?. “Ni techo mi choza, ni techo la ajena, que techo la choza de María Chuzema” Esa escena se repite cada vez que me topo con algunos ex estudiantes, ya adultos, los cuales recuerdan los poemas rítmicos que les enseñaba en mis Clases de Artes Teatrales.

Otra ex estudiante, ya adulta, me repitió uno que casi había olvidado: “Carmelitón tenía tres gatos, que los hacía bailar en tres platos, y por las noches le daba turrón, que vivan los gatos de Carmelitón”!

La poesía rítmica que más me repiten es: “Pajarito, pito, pito, dónde vas tan rebonito, voy al campo de la Era, pin, pom, fuera!

No olvidan Las tijera de mamá: “Cuando me recorta el pelo la tijera de mamá, va diciendo en su revuelo, chiqui, chiqui, chiqui, chá, Cuando el pelo me recorta la tijera de mamá, charla más del lo que corta, chiqui, chiqui, chiqui, chá”

Otros me recuerdan “La Jeringa de Minga” y “Las Comadres”, poemas humoristícos de Virgilio Dávila. Resulta agradable cuando le recuerdan a uno los trabalenguas enseñados, la poesía negroide y los temas de amor. Hay quien todavía recuerda los famosos Pregones de Yauco, escritos por la Profesora Alicia Rodríguez Geronés:

“Va el mantecado de leche, huevo, canela vainilla, llevo el mantecao de leche. Pasteles calientes, pa las viejas que no tienen dientes. Yo tengo un canario de pico amarillo que pita, que canta, que baila. que toca la flauta… y vendo el pan de mallorca, de mallorca del pan, pirulí rosca, rosca, va el mantecado de leche, huevo canela vainilla, llevo llevo el mantecao leche, pasteles calientes,  pan de huevo, calientito el pan de huevo… va el duceeerooo 

La poesía es un instrumento eficaz para la enseñanza alegre, conduce al educando a relacionarse con las letras bellas y los diferentes ritmos que las mismas poseen. Se estimula la memoria y la buena dicción por medio de la misma. Es una manera de alegrar el Salón de Clases. Los testimonios que recibo casi a diario de mis ex estudiantes ponen de manifiesto esa afirmación.

“Digo que donde digo, digo, no digo digo, sino que digo Diego”

“Dentro de la educación la poesía posee un papel fundamental, ya que ayuda a despertar el interés y la motivación de nuestro alumnado, haciéndolo más independiente intelectualmente. A través de la poesía fomentamos las dimensiones comunicativas, lingüísticas, lúdicas, culturales y sociales, siendo todas ellas fundamentales para conseguir y desarrollar el aprendizaje integral del alumnado”.

“Bola, bolita, bolón, mi niño chupa su pilón, Alá limón, alá limón”

Prof. José Antonio Giovannetti Román

@AntonioGiovan13 en Twitter

 

 

 

💬Ver 0 comentario