Blogs: A pura vista

Política

A pura vista

Por
💬0

La Verdad sobre la Deuda

Durante el actual cuatrienio se ha hablado mucho sobre la deuda de Puerto Rico, en especial cuanto le corresponde a cada administración. Soy de los que pienso que durante una crisis como la que vivimos, no se debe mirar al pasado para echar culpas, sino enfocar todo nuestro esfuerzo y energía en resolver los problemas que aquejan a nuestra gente. Pero la actual administración se ha empeñado a usar el tema de la deuda como excusa ante el fracaso de su política pública. Por lo tanto, aquí en “arroz y habichuelas” la verdad sobre la deuda emitida en la pasada administración según los verdaderos expertos- las casas evaluadoras de crédito y el mercado de bonos municipales. Mi intención en este escrito es presentar los datos, basados en estados financieros auditados y documentos oficiales. Aclaro, que la pasada administración no fue perfecta, tuvo aciertos y desaciertos, pero en temas fiscales y económicos los hechos hablan por sí solos.

La administración actual ha afirmado a lo largo de los últimos tres años y medio que la pasada administración emitió sobre $16,000 millones en deuda. Esta información es totalmente falsa y ellos lo saben. Aquí la verdad sobre la deuda con datos y evidencia. Primero, de los $16,000 millones en deuda que le achacan a la pasada administración, $3,700 millones fueron tomados prestados durante los primeros seis meses del año fiscal 2008-2009, pero lo contabilizan como deuda  de la pasada administración. La realidad es que los primeros seis meses del año fiscal 2008-2009 era el Gobierno de AAV quien estaba en poder, por lo tanto es incorrecto adjudicarle esa deuda a la Administración Fortuño. Esa deuda corresponde a la Administración Acevedo-Vilá. Aquí la evidencia del Banco Gubernamental de Fomento.

IMG_0012-02

Segundo, de los $16,000 millones que se le adjudica a la pasada administración $9,200 millones fueron a pagar deudas encontradas del cuatrienio de Acevedo-Vilá. Por ejemplo, se tomó deuda para pagar a suplidores a quienes no se les había pagado en algunos casos por casi un año, además del déficit encontrado en el BGF y otras sin mecanismo de repago. A pesar de que fue la pasada administración quién pagó estas deudas, una deuda es deuda no importa a quién se le deba y estas obligaciones se tienen que pagar. Es incorrecto que se le adjudique a la pasada administración esta deuda, pues existía desde antes de enero de 2009.

Por ejemplo, es como si usted compra un negocio que vende “limbers” y el día que usted se convierte dueño del negocio se da cuenta que el dueño anterior no ha pagado $100 que debe de luz. El nuevo dueño decide ser responsable y cumplir con la AEE, pero no porque el nuevo dueño fue responsable y pago las deudas del anterior, significa que la deuda es nueva. Por el contrario, esos $100 son deuda vieja que no se había pagado. Pues esto mismo es lo que pasó con estos $9,200 millones que le adjudican a la pasada administración. Aquí la evidencia.

IMG_9527

Es importante recalcar que nunca en nuestra historia se había confrontado un nuevo gobierno con una situación tan seria como en enero de 2009. Veamos los números: ese primer mes encontraron un déficit fiscal certificado por auditores externos de $3,306 millones y un déficit de caja de $4,459 millones – incluyendo $1,200 millones en cuentas a pagar a suplidores. Cuatro años más tarde la pasada administración logró reducir el déficit de $3,306 millones a $807 millones, una reducción de casi 80%. La administración pasada no fue perfecta, pero la evidencia aquí presentada demuestra que de los $16,000 millones que se le achacan a la pasada administración, $12,900 millones ya existían y provenía de la administración de Acevedo-Vilá. De hecho, la administración actual ya ha incurrido en mayor endeudamiento ($700 millones de AEE, $3,500 millones emitidos en 2014 de Obligaciones Generales y $2,000 millones que le deben a suplidores).

Es evidente que el tema de la deuda ha sido utilizado por la actual administración para justificar sus fracasos, pero aquí está la evidencia que demuestra lo contrario. Mi llamado a la presente clase política es que dejemos a un lado los estilos del pasado y enfoquemos nuestras energías y esfuerzos en resolver los problemas de nuestra patria mirando hacia el futuro. ¡Mi generación se lo merece!

💬Ver 0 comentario