Blogs: Voz independiente

Política

Voz independiente

Por
💬0

Para un país distinto, una candidata diferente

En 1988, Puerto Rico tuvo por primera vez un candidato independiente: Santos Ortiz Ruiz, mejor conocido como Santos, el negro, alcalde de Cabo Rojo. Santos ya había sido alcalde por el Partido Popular Democrático, sin embargo, su descontento con el mismo, lo llevó a postularse y ganar las elecciones como candidato independiente. Casi tres décadas después, Alexandra Lúgaro anunció, el 17 de marzo del pasado año, que sería candidata independiente a la gobernación de Puerto Rico.

Lúgaro concretizó el descontento que se escuchaba en la calle: los partidos son los que tienen al país en estas condiciones.  La candidatura de Lúgaro ha roto con lo tradicional, ha mostrado de forma clara y precisa cómo la PARTIDOCRACIA ha sido clave en el desastre en el que estamos sumergidos.  

Los cambios siempre traen resistencias. En este caso, lo que se cambiará será el curso de la historia política del país (ya lo estamos viendo: además de Lúgaro hay otras 9 candidaturas independientes). Los que hemos estado con Alexandra desde el inicio, sabíamos que las críticas no se harían esperar.

Las críticas, los ataques personalistas y la difamación han reinado: “popular de closet, neoliberalista, bicha, inexperta, marihuanera, esa lo que quiere es baile, botella y baraja, esa es igual que los demás, esa es otra Sila…”. Pudiera seguir escribiendo insultos, pero creo ya he ilustrado mi punto. Así es la política partidista: llena de ataques y ofensas para distraer al pueblo de los asuntos que realmente importan.

Alexandra Lúgaro es una candidata diferente, que está haciendo las cosas de forma no tradicional porque a lo que estamos acostumbrados no nos ha dado resultado, porque la política partidista nos llevó al impago, porque ahora vivimos en una incertidumbre fiscal, porque tenemos a candidatos cambiando logos, defendiendo los intereses financieros de sus cónyuges o sentadito con papi, mientras le dicta el discurso del día; porque estamos a menos de un mes, de unas primarias que nos están costando millones; porque queremos la estadidad para unas cosas, pero no queremos acatar la orden federal  de que los niños pueden elegir el baño al que quieren ir, según el género con el que se identifiquen; porque en un foro de mujeres líderes, uno de los candidatos habla sobre la igualdad para la mujer y sobre cómo llenará el gobierno de mujeres, mientras su esposa necesita escolta para ir al baño, que no queda ni a 30 pies del auditorio.

Por eso Lúgaro es diferente, porque no llenará el gobierno de mujeres por ser solidaria. El asunto no es si es mujer u hombre, es que se midan las capacidades, sin juzgar el género o la preferencia sexual. Es diferente porque no ha esperado a ganar las elecciones para trabajar: el año pasado orientó a cientos de personas en diferentes puntos de la Isla sobre lo que es el presupuesto de base cero; renunció al fondo electoral porque no concibe la idea de gastar millones en campañas políticas, mientras los servicios básicos a la ciudadanía están comprometidos; fue a Washington a dialogar y a discutir con diferentes congresistas los puntos neurálgicos de la crisis fiscal; porque ha visitado casi todas las universidades del país ofreciendo charlas, participado en foros… educando, como lo dijo desde un principio: su campaña estaría basada en la educación de los ciudadanos; se ha distanciado de los ataques personalistas; apoya la diversidad y la inclusión y está educando a su hija con esos valores; tiene plena conciencia de los derechos humanos universales; no ha llenado las calles con su foto; no está trepada en tumbacocos, como también lo dijo el 17 de marzo de 2015; sus propuestas están fundamentadas en datos estadísticos, ha investigado, ha estudiado y se ha reunido con gente de todos los partidos e ideologías. Ha manejado con entereza las situaciones difíciles que han encontrado en el camino.

Quiero un país distinto y para eso necesitamos una candidata diferente.

 

💬Ver 0 comentario