Blogs: Voz independiente

Política

Voz independiente

Por
💬0

¡Qué venga la Junta!

La Junta Fiscal es nuestro huracán inminente, que a mí aparecer, muy poco, en este punto, podemos hacer para determinar si nos azotará o no. Eso está en manos del Congreso de los Estados Unidos. Desde un principio, la Lcda. Alexandra Lúgaro expresó que avala la Junta y que lo importante es evaluar el Puerto Rico Oversight, Management, and Economic Stability Act (PROMESA, por sus siglas en inglés) con detenimiento para que las recomendaciones hechas por los políticos puertorriqueños sean acogidas.

Sin embargo, avalar la Junta no es estar a favor de García Padilla, Pierluisi, ser demócrata o republicano. Es aceptar que las finanzas en Puerto Rico no están bien, que el dinero, tanto federal como estatal, ha sido mal administrado y que debemos salir de esta situación lo antes posible. Avalar la Junta tampoco es decir sí a todo lo que se propone en PROMESA; no es cantar a viva voz ¡qué venga la junta, qué venga!

Esta Junta es un mecanismo para estabilizar las finanzas de la Isla y para que los bonistas puedan cobrar; no obstante, PROMESA no nos promete nada más allá de lo que dice su título: estabilidad económica. No presenta estrategias para desarrollar la economía de Puerto Rico a corto, mediano y largo plazo. Como ha expresado la licenciada Lúgaro en infinidad de ocasiones, el plan económico del país no puede cambiar cada cuatro años, por eso estamos ante este panorama hoy.

Durante su visita a Washington, la Lcda. Lúgaro tuvo la oportunidad de reunirse con distintos congresistas. Muchos desconocían datos estadísticos sobre la población de la isla, la cantidad de puertorriqueños emigrantes a Estados Unidos o las razones de la emigración. En manos de gente que no sabe cuál es nuestra realidad es que está PROMESA. Los políticos puertorriqueños, en lugar de estar pataleando para que la Junta no llegue o escondiéndose tras puertas cerradas en reuniones a solas, deben estar leyendo, evaluando y proponiendo mecanismos para revitalizar la economía y velando que las recomendaciones sean en favor de mantener nuestros derechos constitucionales y que dicha Ley no provoque una mayor contracción económica. Porque una cosa es estabilizar la economía y otra muy diferente es estar en la disposición de ayudar a la Isla a crecer económicamente. Tomemos como ejemplo el impacto tan negativo de las leyes de cabotaje y  siguen ahí… intactas.

Plan de desarrollo económico, planificación a mediano y a largo plazo, eliminación de las leyes de cabotaje, la reducción de los altos costos energéticos que afectan el desarrollo de la manufactura en la isla, desarrollo de  multinacionales puertorriqueñas, son solo algunas de las propuestas de Lúgaro para que nuestras finanzas se fortalezcan y para que Puerto Rico pueda competir en el mercado.

Puertorriqueño, involúcrate de forma activa, infórmate. Para leer el Proyecto de ley puedes acceder a PROMESA.

No repitamos ¡qué venga la Junta! sin saber el impacto real del Proyecto. La situación fiscal es responsabilidad del gobierno, pero también lo es nuestra, porque somos quienes elegimos a los administradores del país.


Melissa Padilla Ponce de León

💬Ver 0 comentario