Blogs: Vivir con Cáncer

Salud

Vivir con Cáncer

Por
💬0

Conocernos por primera vez

Muchos podrían argumentar que mi forma de pensar se debe a la fragilidad que experimento por mi enfermedad de cáncer y que es parte del proceso que vivo por esta adversidad. Y entiendo que es necesario que analicemos todos los ángulos de mis circunstancias.

Cuando te enfrentas a una adversidad de esta índole se presenta con toda su crudeza una gran realidad, esta es, que la vida pende de un hilo muy fino, que termina, que acaba. Y en este momento comienza nuestro caminar, nuestro recorrido por nuestro interior buscando respuestas, buscando verdades y significados que definan y expliquen nuestra realidad.

Pero la situación se complica porque hay miedos y temores causados por la adversidad. Debo añadir, agravados por la adversidad, ya que desde que nacemos hacemos del miedo un inquilino habitual de nuestros corazones. Y no podemos comenzar esta travesía de búsqueda y descubrimiento acompañados por el temor. Tenemos que soltar esa pesada carga antes de comenzar el recorrido. Porque nos ancla, nos paraliza y no nos permite ver y entender con claridad.

Una vez que botamos ese pesado equipaje nos vamos en un viaje profundo por nuestro interior. Empezamos a encontrar nuestros dones y virtudes, como la empatía, la bondad, piedad, misericordia, paciencia, caridad, ternura, tolerancia, gratitud, templanza y humildad. Pero a la misma vez comenzamos a redefinir estos términos o conceptos basado en nuestras circunstancias, vivencias, experiencias y en el entorno que nos rodea. Esto es, hacemos una definición íntima y personal.

A la misma vez, hacemos una búsqueda con mucha amplitud de todo lo que somos, todo lo que nos forma, de lo que estamos hechos y nos da vida. Buscamos identificar todas nuestras fortalezas y debilidades, unas para nutrirlas y otras para erradicarlas. Buscamos identificar todas las piezas de nuestro gran rompecabezas. Y, además, conocer nuestra capacidad y potencial. Esto es, necesitamos conocer la dimensión de nuestro ser.

Y entonces comenzamos a afinar nuestra sensibilidad. Nuestros sentidos comienzan a percibir la realidad de manera distinta, con más agudeza y más ternura. Otro mundo interior se revela y experimentamos un brillante despertar. Esta nueva realidad nos llena de paz y fortalece nuestro espíritu. Probablemente por primera vez nos conocemos en todo nuestro esplendor y viveza.

Estas revelaciones nos permiten entender lo finito de la vida, entender el propósito de ésta, entender hacia dónde vamos y qué hacemos mientras tanto. Nos confirman que no somos frágiles, sino sensibles. Que no somos débiles, sino fuertes. Que hemos sofocado todo el incendio de incertidumbres.

Esta travesía de descubrimiento interior la deben realizar todos los seres humanos sin tener que esperar a que una adversidad la provoque.

Llenos de paz, fortaleza, fe y confianza caminamos repartiendo a otros la alegría, el entusiasmo y el optimismo que emana de nuestros corazones. De manera clara y convincente escuchamos la voz que proviene de nuestro centro, la voz de nuestro corazón, o sea, la voz amorosa y melodiosa del Dios de la Vida.

 

 

 

 

 

💬Ver 0 comentario