Blogs: Veo, veo… Mirada de una periodista

Estilos de vida

Veo, veo… Mirada de una periodista

Por
💬0

¿Por qué impedir la libertad de prensa?

Gracias a la libertad de prensa se han descubierto, revelado, denunciado y erradicado abominaciones a lo largo de la historia de la humanidad. Entonces, ¿por qué impedir la libertad de prensa como intentaron manifestantes el padaso lunes (29 de agosto de 2016)?

Debo comenzar por definir libertad y libre albedrío.

Utilizo la referencia más consultada en los países de habla hispana: la Real Academia Española (RAE). Esta presenta 12 definiciones de libertad, siendo las primeras: “Facultad natural que tiene el hombre (debería decir ser humano) de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos… Estado o condición de quien no es esclavo… Estado de quien no está preso… Falta de sujeción y subordinación”.

De otra parte, libre albedrío lo define como: “Potestad de obrar por reflexión y elección”.

Vayamos ahora a la definición de libertad de prensa. Para “libertad” aplican las mismas definiciones, mientras que para “prensa”, luego de definir cosas como máquina que comprime y taller donde se imprime, llega a lo que busco: “Conjunto o generalidad de las publicaciones periódicas y especialmente las diarias… Conjunto de personas dedicadas al periodismo”, que a su vez es “captación y tratamiento, escrito, oral, visual o gráfico de la información en cualquiera de sus formas y variedades”. En palabras simples, periodismo es contar lo que sabemos e investigar lo que no sabemos para contarlo también, con el fin de informar, educar y entretener siguiendo los más altos principios éticos.

El periodismo de opinión –ejercido a través de géneros como las columnas de opinión y los editoriales- es el único en que el autor, la autora o los autores se dan libertad para compartir su parecer. En el resto de los géneros, los periodistas debemos remitirnos a los datos, a contar todos los datos que podamos encontrar en el tiempo que tengamos disponible para hacer nuestra investigación.

Son los editoriales el espacio determinado para que los responsables o dueños del medio expresen abiertamente sus posturas, porque todo medio tiene su línea editorial aun cuando debe permitir en el resto de sus espacios el libre fluír de ideas. Por eso, para estar mejor informado e informada se debe consultar diversos medios periodísticos serios, que procuren mantener balance entre los distintos géneros periodísticos, y citar muchas y diversas fuentes en todo escrito que no sea de opinión.

Quienes se consideran defensores de las libertades humanas deben incluir en estas las de expresión y prensa pues permiten, no solo manifestar lo que se siente y piensa en el caso de la primera, sino documentar esto y más al ejercer la libertad de prensa. Como dejé planteado desde el inicio, gracias a ambas se han descubierto, denunciado y erradicado abominaciones a lo largo de la historia.

¿Puede el que dice creer en la liberdad coartar alguna de estas? A mi modo de ver estaría anulándolas ambas.

Agrego aquí un punto que no vi en ninguna de las mencionadas definiciones de la RAE: el respeto a las libertades de los demás.

Libertad no puede ser tal cosa si impide el ejercicio de las libertades de otro, en ese momento se cancela, deja de ser libertad de expresión o de lo que sea.

Permítanme ilustrarlo de manera más concreta. El libre flujo vehicular se detiene cuando un vehículo impide el paso de otro o el tránsito queda cerrado en una vía. Así de sencillo. Si la comunidad a la que se llega por esa vía no quiere quedar incomunicada, debe procurar que la vía permanezca abierta.

La gran diferencia entre este ejemplo y la protesta que pretendió impedir el libre flujo de la información que salía del edificio de GFR Media, es que interfirió con la libertad de cientos de miles de personas que deseaban informarse con los contenidos del material periodístico que viajaba en los camiones, contenido no solo sobre políticas, gobiernos y promesas, información valiosa sobre educación, arte, cultura, entretenimiento, negocios, ciencia, sobre comunidades en necesidad, oportunidades de empleo, sobre salud, sobre aspectos vitales para la vida de todas y todos. Contenían también pautas comerciales de empresarios grandes y pequeños, profesionales, instituciones académicas, religiosas y emprendedores que mueven la economía del País. Además, contenía innumerables pautas de servicio público que también permiten llevar su mensaje a quienes no pueden hacerlo de otro modo.

Quizá sin pretenderlo, los manifestantes entorpecieron que las cientos de personas que a diario se expresan en las columnas de opininón, en las cartas de los lectores, en las entrevistas periodísticas y reportajes de las publicaciones de GFR Media pudieran ejercer su libertad de expresión, de reclamo y de denuncia, lo mismo que hacían ellos.

Quizá los manifestantes ignoraban todo esto o lo perdieron de perspectiva. Quien ignora la amplia diversidad de contenido que hay en una edición de El Nuevo Día, Primera Hora y de tantas otras publicaciones periodísticas impresas o digitales, desconoce a cabalidad la naturaleza de los medios de comunicación periodística.

Eso me lleva entonces a autoevaluar mi trabajo como promotora del periodismo, de la información periodística y de la comunicación. Ahora más que nunca debo hacer mi mayor esfuerzo por dar a conocer estos principios e inivitar, no solo a los manifestantes sino a toda la comunidad, a hacer uso de los espacios que medios de comunicación y prensa proven. Ahora más que nunca debemos los periodistas en Puerto Rico ayudar a distinguir entre reportaje e infomercial, entre historia periodística y pauta comercial, entre noticia de portada y pasquín o ‘slogan’ político, porque no hacerlo también sería un ataque a la libertad colectiva de informar y de estar bien informados.

💬Ver 0 comentario