Blogs: Un nuevo Puerto Rico

Política

Un nuevo Puerto Rico

Por
💬0

Primer Debate: Patente el Desespero de David Bernier

Si algo quedó claro durante el debate del día de ayer, es que David Bernier sabe que está bien atrás en las encuestas y ya está dando muestras de desespero. El primer debate de los candidatos a la gobernación fue el primer turno al bate de aquellos que quieren dirigir las riendas de Puerto Rico para presentar propuestas dirigidas a atender los problemas de nuestra Isla en áreas de seguridad, educación, economía y crisis fiscal y estatus. No obstante, los “estrategas” de Bernier parece que le dijeron que tenía que atacar a Rosselló y al así hacerlo, lució desarticulado, incoherente y desesperado. En definitiva, el papel de “guapito de barrio” no le funcionó y en vez de proyectarse como hombre de estado, en ocasiones llegó a lucir hasta ridículo. Y todavía quiere que le creamos.

¿Por qué la máscara de guapo de barrio no le funcionó? Porque Bernier, por más que intente, no puede deshacerse del hecho de que fue el segundo al mando de la peor Administración en la historia moderna de Puerto Rico. Bernier no puede hablar de economía, porque ya fue nombrado como motor del desarrollo económico y fracasó. Tampoco puede hablar de reformas fiscales y gubernamentales, porque fue designado para timonear los esfuerzos de restructuración del gobierno y no logró nada. Tampoco puede hablar de educación, porque Alejandro García Padilla le delegó resolver el problema del Sistema de Retiro de Maestros y no cumplió. Alejandro García Padilla y David Bernier, juntos gobernaron y juntos fracasaron.

Mientras Ricardo Rosselló enfocó su alocución en presentar sus propuestas y establecer una ruta para sacar a Puerto Rico de la crisis, Bernier intentó, sin éxito alguno, de desvincularse de la administración de García Padilla. El problema es que Bernier no puede venir en un turno a decir todo lo que supuestamente logró en el Departamento de Estado como segundo al mando, pero luego decir que no era parte de la administración satélite de Anaudi Hernández en Puerto Rico. Esa inconsistencia permeó durante todo el debate, lo que claramente elimina cualquier vestigio de credibilidad que pudiese quedar alrededor de su candidatura. Esto, sin mencionar su turno sobre el estatus donde una vez más demostró que le tiene miedo al tema, al no poder ni siquiera esbozar cual fórmula de estatus apoyaba para nuestra Isla.

A su vez, demostró que no tiene temple. El lenguaje corporal de Bernier no tan solo cuando lo confrontaban con su récord de fracasos, sino con su falta de posturas sobre el estatus, demuestra que no tiene la capacidad de enfrentar críticas ni lidiar con gente que piensa distinto a él. ¿Esa es la “nueva” forma de hacer gobierno? ¿El consenso solo se logra si se piensa igual que Bernier? En claro contraste, Ricardo Rosselló demostró temple y se perfiló como todo un hombre de estado y no permitió que los ataques bajunos y críticas sin fundamentos lo desenfocara en su objetivo de llevarle un mensaje claro al pueblo.

En definitiva, en el primer debate Bernier se desbocó.  De cara a los próximos debates, Bernier, contéstame esta pregunta: Hablas de gestión creativa…pero, ¿Tuviste cuatro años para crear, no lograste nada y ahora pretendes que te crea? Eso me suena a puro cuento de camino.

💬Ver 0 comentario