Blogs: Trumpstorming

💬0

Las tácticas de Trump para negociar con China funcionan

Desde que el presidente de EEUU, Donald Trump, anunció que aumentaría los aranceles a los productos importados de China, como forma de reciprocidad, recibe ataques constantes de supuestos expertos en economía. El patrón de las críticas es que perjudicaría la economía, porque se encarecerían los productos para los consumidores y para la manufactura americana. Sus detractores arguyen que se aleja de una política de mercado libre y se acerca a una proteccionista.

Se equivocaron. La reciprocidad en los aranceles tuvo un efecto distinto; sirvió para persuadir al gobierno chino presidido por Xi Jinping. Por ejemplo, China exportará arroz de EEUU por primera vez en la historia. El arroz es el grano principal de la dieta china y es símbolo como producto agrícola.

Este logro se complementa con la firma de Trump de la reforma agraria, el Farm Bill, que se revisa cada cinco años. Cumplió con su promesa de defender a los trabajadores americanos del sector agrícola. Reducir el déficit comercial con China y exportar productos agrícolas es una victoria significativa.

Trump no es un proteccionista, sino un pragmático que sabe que con solo advertir que aumentará los aranceles a los productos chinos, puede forzar una negociación. China necesita del mercado americano, porque es el más grande y diverso fuera de su territorio.

El libre mercado debe ser mutuo, recíproco, es una expresión de Trump que cobra fuerza. No es justo abrir el mercado de EEUU al mundo, mientras otros estados lo cierran a los productos y empresas americanas. Las negociaciones con China resultaron en un escenario de mercado más libre de lo que era antes. Todavía continúan las conversaciones, pero ya se ven los logros.

China también importará productos automotrices de EEUU. Bajará los aranceles a los carros americanos y permitirá que compitan en su mercado sin las protecciones excesivas que dificultan las ventas. Además, reducirá y eliminará aranceles a 700 productos, entre ellos agrícolas, para abrir su mercado y reducir el costo de productos que consumen los chinos.

La presión que ejerce Trump logra una mayor apertura del mercado chino. Se le debería dar crédito por crear condiciones favorables para un verdadero mercado libre. Esto beneficia a otros estados que hacen negocios en China.

Otro aspecto que atiende Trump en sus negociaciones con China es detener el espionaje y el robo de propiedad intelectual. Recientemente, arrestaron en Canadá a la jefe de finanzas de la corporación de alta tecnología más importante de China (Huawei), Meng Wanzhou. Es también la vice presidenta de la compañía y la hija del presidente y fundador, Ren Zhangfei. El Departamento de Justicia de EEUU (DOJ, por sus siglas en inglés) la investiga y tramita una orden de extradición, por delitos asociados a hacer negocios con estados sancionados por EEUU. Alegadamente, usó una corporación creada para hacer negocios en Irán, pero no reportó su vínculo con Huawei. Utilizó pasaportes con nombres distintos emitidos en China y en Hong Kong.

China utiliza a sus empresarios para distintas funciones especiales: espionaje, evasión de sanciones internacionales, robo de propiedad intelectual, entre otras. EEUU es consciente de esta práctica. Trump puede usar el caso de Wanzhou para negociar.

Jinping está dispuesto a atender el problema de robo de propiedad intelectual y otras preocupaciones que señala Trump. Hay 90 días de moratoria durante los cuales Trump no aplicará los aranceles y China mostrará su compromiso para negociar. El panorama pinta bien.

El modo en como Trump persigue contrarrestar el avance geopolítico chino es a través de la competencia económica. Así lo dejó saber desde la campaña presidencial. Los medios de prensa liberales y progresistas no le dan crédito, pero los hechos hablan más que las palabras. Los pesimistas que no confiaron en la estrategia y las tácticas de Trump, miran el crecimiento en los índices bursátiles de EEUU y la apertura de China sin encontrar argumento para sostener su pesimismo. Tal vez, el odio a Trump los ciega, la soberbia les impide darse cuenta y la vanidad les dificulta aceptar que se equivocan.

 

💬Ver 0 comentario