Blogs: Trumpstorming

💬0

Ricardo Rosselló denuncia la violación a derechos humanos en Nicaragua

En su cuenta de Twitter, el gobernador de Puerto Rico (PR), Ricardo “Ricky” Rosselló, publicó varios tuits sobre la violación a derechos humanos que ocurre en Nicaragua. Los redactó en inglés y en español. Fue consistente con sus gestiones previas de denunciar la falta de democracia y de respeto por el orden constitucional de Venezuela. Luis Muñoz Marín y otros gobernadores de PR no se quedaron callados cuando surgieron dictaduras en Cuba y en otros estados.

Es valioso que el Gobernador sea vocal sobre asuntos regionales y que comprenda la importancia de promover el respeto por las libertades individuales y los derechos humanos. Muchos venezolanos llegaron a PR huyendo de la dictadura socialista y es probable que ocurra lo mismo con los nicaragüenses. Los problemas políticos de los estados vecinos afectan a PR.

Líderes independentistas, como la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, hacen alianza con los dictadores socialistas de Iberoamérica y mantienen relación estrecha con terroristas, como Óscar López Rivera. Es probable que Yulín compita para la presidencia del Partido Popular Democrático (PPD) y para la gobernación de PR.

Hay que contrarrestar a tiempo la influencia de Nicolás Maduro y de Daniel Ortega en otros lugares de América. Óscar es uno de los agentes que promueve la ideología socialista y se encarga de comunicar a las dictaduras socialistas del mundo con organizaciones socialistas e independentistas de PR.

Una gobernación de Yulín con aliados como Óscar es muy peligrosa. “Ricky” debe estar arrepentido de apoyar la excarcelación de Óscar y de higienizar su imagen cuando lo presentaron falsamente como un “preso político”.

Otro que no es de fiar es el presidente del Senado de PR, Thomas Rivera Schatz, quien aprovechó para publicar un mensaje en su página de Facebook, supuestamente a modo de denuncia contra las dictaduras de los Castro, Maduro y Ortega. Usó las protestas y la violación a derechos humanos en Nicaragua como pie forzado para atacar a la Junta de Supervisión Fiscal y afirmar, de modo hiperbólico, que en PR hay una dictadura.

Schatz lleva tiempo cultivando su imagen para correr como gobernador de PR. Creó una oficina de relaciones federales en Washington con fondos del Senado de PR y se reunió con los alcaldes, cual si fuera una figura del ejecutivo. Coopta funciones de la Comisionada Residente y de otras ramas, como quien quiere acaparar toda la atención. Hay que tener cuidado con la megalomanía.

La aprobación unánime en el Senado de una medida legislativa presentada por Juan Dalmau, senador por acumulación del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), para dejar a la Junta sin fondos suficientes, es sospechosa. Schatz juega a ser el good cop y se presenta como si fuera el héroe de la patria que defiende la autonomía y soberanía de PR. Intenta enamorar a independentistas, populares, melones, sindicalistas, socialistas, penepés antiJunta y a todos los que puede aglomerar para su juego de relaciones públicas.

Dalmau aprovechó la movida para propagar su discurso antiamericano y repetir que el presidente de Estados Unidos (EEUU), Donald Trump, es un dictador y que la Junta es un ente dictatorial. Publicó varios tuits, para desviar la atención de las críticas a las dictaduras de Venezuela y Nicaragua, con ataques contra Trump, EEUU y la Junta. No quiere asumir responsabilidad por las alianzas que hizo el PIP con Nicolás Maduro y Daniel Ortega.

Rubén Berrios, el líder símbolo del PIP, es ciudadano nicaragüense y asesor del régimen de Ortega en asuntos de “descolonización”; es un puesto inventado para justificar el uso de fondos públicos de Nicaragua con el fin de atacar propagandísticamente a EEUU.

Ninguno de los miembros del PIP ha hecho expresiones de denuncia contra las violaciones de derechos humanos en Venezuela y Nicaragua. Sin embargo, sí exageran al afirmar que en PR hay una dictadura. Callan ante la tiranía de sus aliados, mientras atacan con frivolidad, porque no quieren reconocer que son una super minoría y que los puertorriqueños favorecen significativamente el mantener una relación permanente con EEUU, bajo la estadidad o bajo el estatus actual.

En PR, no debemos pensar “eso aquí no pasará”. Debemos dar seguimiento a los casos de Venezuela y Nicaragua, y a las elecciones que se avecinan en Colombia y en México, por el riesgo a que se propague y extienda la influencia del régimen cubano y del socialismo. No debemos bajar la guardia con los actores en PR que favorecen este sistema opresivo.

 

 

 

💬Ver 0 comentario