Blogs: Trumpstorming

💬0

El cuarto poder pierde credibilidad

ABC News tuvo que clarificar un reportaje luego de que el índice Dow Jones de la bolsa de valores cayera 350 puntos. El reportero Brian Ross “erró” al reportar que el exconsejero de seguridad nacional, Michael Flynn, está listo para testificar que el candidato presidencial, Donald Trump, le dijo que contactara a oficiales rusos. Lo correcto es que Trump no era candidato en ese momento, sino el presidente electo.

Este “error” creó confusión, porque supone que se podía acusar a Trump de conspirar con Rusia durante la campaña para la presidencia de Estados Unidos (EEUU) con el fin de vencer a la candidata presidencial por el Partido Demócrata, Hillary Clinton. Un error o nota de prensa falsa puede costar pérdidas millonarias y daño a la reputación de otras personas. No es poca cosa.

La prensa americana comete este tipo se “errores” con frecuencia, sobre todo en contra de Trump, pero no siempre hay caídas en la bolsa de valores que perjudiquen a inversionistas y a personas capaces de demandar a las cadenas de noticias. Para demostrar que no fue intencional, ABC News realizó una aclaración y suspendió al reportero.

No es la primera vez que Ross comete este tipo de “errores” que afectan la reputación de republicanos y conservadores. En el 2012, mientras reportaba la masacre en el teatro Aurora de Colorado, implicó que el sospechoso, Jim Holmes, pertenecía al Tea Party de Colorado, porque encontró a alguien con el mismo nombre en una página web. Luego tuvo que clarificar a raíz de las críticas que recibió por parte de los conservadores y del Tea Party.

La prensa liberal americana pierde prestigio y credibilidad por sus constantes ataques contra los conservadores. Se notan los sesgos y prejuicios. El descuido en los reportajes causa perjuicios.

El cuarto poder, la prensa, debe ser evaluada constantemente. Muchos ciudadanos denuncian que los medios de prensa tradicionales son #fakenews. Trump popularizó este ‘hashtag’ en su batalla contra el medio de prensa CNN.

Hoy día hay medios de prensa alternativos e independientes que compiten con los tradicionales. Muchos de estos medios gozan de mayor credibilidad y crecen en audiencia rápidamente.

El “error” de Ross se suma a la lista de controversias de medios de prensa que publican notas falsas sobre Trump. Forma parte de la agenda para atribuirle al Presidente un #Russiagate o conspiración con Rusia. Lejos de reportar e investigar, la prensa tradicional fabrica conspiraciones, fuerza narrativas y adelanta agendas ideológicas.

Se pinta a Rusia como una potencia enemiga de EEUU, como si todavía se estuviera en la Guerra Fría. El objetivo es acusar a Trump de traición, debilitar su fuerza como líder nacional y provocar un residenciamiento (‘impeachment’) para sacarlo de la presidencia. También, se le resta credibilidad a su victoria presidencial.

Todavía no se procesa criminalmente a los Clinton por ninguno de los señalamientos de corrupción y fraude. Se desvía la atención hacia Trump. Es una proyección psicológica o táctica de atribuirle a otro las acciones propias. A Trump se le acusa de lo que se debiera acusar a los Clinton. Esta táctica sirve para evitar que se destapen esquemas de corrupción. Trump es el chivo expiatorio que quieren sacrificar en el altar mediático. Al no poder acusar a Trump, se ensañaron con Flynn.

El ‘Russiagate’ es una imprudencia que perjudica las relaciones diplomáticas entre EEUU y Rusia. Es una fabricación mediática que se les escapó de las manos y les revienta como si fueran atacantes suicidas. Ross reventó y se llevó consigo a inocentes y al propio medio de prensa. A este fenómeno deberían llamarle ‘prensa kamikaze’ o una forma de ‘terrorismo mediático’.

 

 

 

💬Ver 0 comentario