Blogs: Trumpstorming

💬0

Trump se apunta otra victoria

El Tribunal Supremo de Estados Unidos (EEUU) falló 9-0 a favor de la orden ejecutiva del presidente de EEUU, Donald Trump, que prohíbe la entrada temporera de ciudadanos de seis países de Oriente Medio y África: Siria, Irán, Somalia, Sudán, Libia y Yemén. Estos seis países tienen una población predominantemente musulmana. Se caracterizan por promover el terrorismo islámico o por tener organizaciones terroristas islámicas operando en su territorio. Trump logró esta victoria luego de que un juez federal de Hawaii y de que la Corte Federal de Apelaciones del Cuarto Circuito fallaran en contra.

La prohibición no aplicará a individuos que tengan una relación con EEUU, como personas aceptadas para programas de estudio o de trabajo y personas que visiten a familiares. De este modo, el Presidente evita o minimiza la entrada de inmigrantes y visitantes que tengan posibles vínculos con organizaciones terroristas. Es una medida temporera que forma parte de las promesas de campaña de Trump para contrarrestar al islamismo radical y mejorar los sistemas de seguridad nacional.

La decisión del Tribunal Supremo de EEUU fue unánime. Los jueces con inclinaciones liberales y los conservadores coincidieron en lo medular. A diferencia de los tribunales de menor jerarquía, el Supremo no jugó a la política ideológica y partidista. Sopesó el asunto de seguridad y la necesidad de permitir la entrada de estudiantes, trabajadores con permisos y familiares de ciudadanos americanos.

Trump recibió muchos ataques de medios de prensa liberal y de políticos por su orden ejecutiva. Lo demonizaron sus detractores y se enfrentó a la oposición de varios jueces federales. El juez federal de Hawaii, Derrick Watson, que ordenó paralizar la orden ejecutiva del Presidente es amigo y excompañero de Harvard del expresidente de EEUU, Barack Obama. También, hubo gobernadores demócratas que criticaron a Trump.

El gobernador de Puerto Rico (PR), Ricardo Rosselló, cometió una imprudencia al atacar al Presidente mediante una carta en la cual da a entender que la orden ejecutiva de Trump viola derechos humanos, es inconstitucional y una medida de “corte xenofóbico”. Rosselló ha hecho varias expresiones en contra de decisiones de Trump. No asiste a mejorar la comunicación entre el Gobierno del Estado Libre Asociado de PR y la Casa Blanca.

El choque de Trump con los liberales y demócratas se debe en parte a que durante la presidencia de Obama se prohibió mencionar el término islamismo radical. Tildaron de islamófobo a todo el que denunciaba al terrorismo islámico. Para Obama, el Islam es una religión de paz que no corresponde con el terrorismo. Es decir, para él, el terrorismo nunca puede ser islámico y las organizaciones terroristas que se hacen llamar islámicas no lo son.

En la presidencia de Trump la visión es distinta. Al islamismo radical se le nombra, denuncia y contrarresta. La orden ejecutiva para prohibir la entrada temporera de ciudadanos de Siria detiene la inmigración masiva de “refugiados sirios” que usan el ay bendito americano, establecido por Obama, como caballo de Troya. También, dificulta que las organizaciones terroristas que reciben apoyo de Irán infiltren a sus combatientes.

La orden ejecutiva se complementa con las conversaciones entre Trump y los gobiernos de Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, entre otros para contrarrestar al terrorismo islámico radical.

No hay espacio ni tiempo para el political correctness ni para temer a la crítica. En este momento, Arabia Saudí reconoce que se debe combatir al terrorismo islámico o al menos está dispuesta a colaborar con EEUU. Qatar enfrenta un bloqueo naval, aéreo y terrestre por parte de varios países árabes y musulmanes, por servir de apoyo al terrorismo. Trump comienza a ganar apoyo y se apunta una importante victoria.

 

 

 

💬Ver 0 comentario