Blogs: Trumpstorming

💬0

La prensa no puede obligar a comparecer

La prensa no tiene la autoridad para obligar a un ciudadano o funcionario público a que acepte una entrevista. Las conferencias de prensa son voluntarias. Del mismo modo en que un medio de prensa puede boicotear una conferencia, ignorar un asunto, establecer su línea editorial y publicar libre de censura, el presidente de Estados Unidos (EEUU) puede escoger con quién reunirse, cuándo reunirse, sobre cuáles asuntos hablar, cuáles preguntas contestar, a cuál periodista asignarle un turno para preguntar y a cuál medio darle una exclusiva. El poder para obligar a comparecer so pena de desacato lo tiene el Congreso y los tribunales.

No hay un problema de separación de poderes en EEUU. Afirmar que con Donald Trump, presidente de EEUU, se conforma una dictadura, no se sostiene. Constantemente, realiza conferencias de prensa en las cuales participan y formulan interrogantes reporteros de medios independientes o medios en crecimiento. Le da espacio a medios de prensa que antes eran excluidos y que no solían obtener entrevistas ni oportunidad para hacer preguntas en la sala de conferencias de la Casa Blanca.

Trump se comunica directamente con los ciudadanos mediante el uso de las redes sociales y enlaza videos sobre las conferencias de prensa, los eventos públicos y otros eventos protocolares. Comparte videos transmitidos en vivo y expone sus ideas y decisiones brevemente en Facebook, Twitter, Instagram y otras redes sociales. Es un modo de comunicación que no depende de un medio de prensa ni se afecta con la línea editorial y los sesgos de quien reporta y analiza. Esto permite escuchar y leer directamente las expresiones del presidente. Los periodistas y analistas pueden utilizar esta información para realizar sus notas y publicaciones sin el problema que presenta la paráfrasis.

El uso de las redes sociales posibilita una comunicación que transita entre lo formal y lo informal. Se logra responder rápidamente a un malentendido o desinformación; también, se consigue conectar con la audiencia o recibir retroalimentación de aquellos que difieren y tienen otro punto de vista.

Hay dos posiciones importantes relacionadas a las comunicaciones de la Casa Blanca, el secretario de prensa, Sean Spicer, y el director de redes sociales, Daniel Scavino Jr. El primero, tiene reuniones con un grupo de medios de prensa preseleccionados y realiza conferencias de prensa en diversos salones que varían en tamaño de acuerdo al tipo de conferencia; es el portavoz oficial de la Casa Blanca. El segundo, se asegura de presentar videos en vivo, de actualizar los perfiles del presidente y de todo lo relacionado a las redes sociales.

Recientemente, hubo una controversia sobre una reunión que Spicer tuvo con un grupo pequeño de medios de prensa, mayormente conservadores. Hubo medios que fueron excluidos y otros que boicotearon la reunión. Es necesario aclarar que el secretario de prensa puede reunirse en salas con menor capacidad y escoger a los medios de prensa con los cuales se quiera comunicar. Esto no afecta la conferencia de prensa habitual en la cual se presenta un informe periódico de la Casa Blanca y se invita a medios liberales, conservadores, independientes y con otras líneas editoriales.

Uno de los medios de prensa liberal que fue excluido de la reunión con Spicer fue CNN. Es el medio de prensa que es acusado de mantener vínculos estrechos con la campaña de Hillary Clinton y de faltar a la ética profesional. Una de las colaboradoras de este medio, Donna Brazile, le proveyó las preguntas de un debate presidencial a Clinton días antes de que se realizara. Wolf Blitzer, uno de los hombres anclas de CNN en inglés, recibió del equipo de campaña de Clinton las preguntas que le realizaría a Trump en una entrevista.

CNN tiene controversias actualmente con dos presidentes, Nicolás Maduro (Venezuela) y Donald Trump (EEUU). La diferencia en el modo de lidiar con los choques con la prensa es que Maduro decidió prohibir la transmisión de la cadena CNN en español, mientras Trump le permite estar en las conferencias de prensa y confronta a los reporteros directamente. En Venezuela opera una dictadura, no hay separación de poderes, el ejecutivo suprime funciones de otras ramas y censura a la prensa cuando lo desea. Sin embargo, en EEUU, Trump recurre a su derecho a la expresión para exponer lo que considera son notas de prensa falsas.

El Presidente de EEUU no le impide operar a CNN; lo que aplica es la reciprocidad. Si CNN difama, editorializa, omite, sesga, es desproporcionado y recurre a juegos retóricos para atacar a Trump, es justo y legítimo que se le responda y contrarreste sin menoscabar los derechos constitucionales.

Los medios de prensa saben que Trump responderá a sus ataques. Si la prensa es “el cuarto poder”, se vale evaluarla. Las redes sociales viabilizan un contrapeso y una comunicación que “le resta fuerza a la prensa”, pero fortalece la comunicación e interacción ciudadana. “El cuarto poder” tiene competencia y lejos de perjudicar a la democracia, la viabiliza.

💬Ver 0 comentario