Blogs: Siempre en carrera

Uncategorized

Siempre en carrera

Por
💬0

Superando miedos

Mi esposo y yo llevamos planificando hace varios meses unas mini vacaciones. Antes del accidente teníamos planificado visitar las Cataratas del Niágara. Ciertamente, todo lo que sea naturaleza a mí siempre me ha llenado de mucha energía. Sin embargo, tengo que admitirles que me llenaba de mucho miedo hacer un viaje tan largo para solo cinco días. Definitivamente el miedo es el mayor obstáculo de los seres humanos y luego que lo superas, la mayor satisfacción es lo que ves al otro lado. Es todo un proyecto, pero si lo coordinas con mucho tiempo, todo cae en orden divino. Este fue el regalo de cumpleaños y madres que tuve. Dos por uno. Y Así fue mi experiencia.

En esta pasada semana he superado otro de mis miedos que tenía en mi lista. Así que ya estoy lista para seguir planificando mientras se pueda. Como les mencionaba, mi esposo y yo teníamos planificado viajar hace más de seis meses. El lugar que escogimos fue Canadá. Estuvimos una noche en Toronto y luego viajamos en carro y pernoctamos tres noches en el área de las Cataratas del Niagara. Les cuento que viajamos por casi ocho horas con escala por avión. Para mí era la primera vez en esta etapa que hacia un viaje tan largo. Primero, la coordinación del equipaje, el frío con el que me iba a enfrentar (ahora soy menos tolerable al frio), el cuido de mi hijo de cuatro patas Ottelo, mis medicamentos, etc. Segundo, las escalas, cambios de avión en aeropuertos internacionales es toda una aventura. Tercero, llegar con el equipaje (en otro momento era solo una maleta, ahora son más por todo lo que tengo que empacar) para luego rentar un carro.

Cuando llegamos a Toronto en la noche, llegamos al hotel, hicimos “check in” y pedimos una habitación con acceso a silla de ruedas. La habitación era con una vista muy linda a la ciudad. Sin embargo, el acceso al baño era imposible. No había el espacio suficiente para que mi silla de ruedas pudiera entrar al baño. Eso no me quito el sueño. Como era solo por una noche hicimos los arreglos pertinentes. Al otro día era mi cumpleaños y mi esposo tenía reservado un almuerzo en el restaurante más alto de la ciudad, en el CN Tower. Antes de llegar al restaurante, fuimos por la ciudad para verla. Es impresionante sus edificios, estructuras y me encanto mucho. En el área del CN Tower, está el Ripleys Aquarium y el parque de los Blue Jays. Al subir al restaurante, el cual gira mientras tu comes y puedes apreciar la vista de Toronto 360°.  Es impresionante.

Luego partimos hacia las Cataratas del Niagara que queda a una hora y media de Toronto. Al llegar al hotel teníamos desde la habitación una vista espectacular a una de las caídas de agua más impresionante que haya tenido la oportunidad de vivir. Nos sentamos por horas apreciar algo tan hermoso y que te daba una paz increíble. Era una habitación muy cómoda. Nuevamente, el obstáculo mayor era el baño. Aquí les confieso, me preocupe. Al punto de que cuando fuimos a dormir no podía porque solo pensaba, soñaba o tenía pesadillas de cómo me iba a bañar. La realidad es que pensaba que con tanto frío (entre 45°-50°) pues podía brincar un bañito…pero no paraba de pensar como lo iba hacer. Pero bueno, nos fuimos de visita a las cataratas del Niagara. Wow…que experiencia. Creo que es un lugar que todos y todas debemos visitar en algún momento. Puedes observarlas a través de EU o de Canadá. Estar en el área de Canadá es donde hay la mayor cantidad de hoteles con vista a las caídas de agua. Para personas con impedimentos es muy accesible todo. Primero, fuimos a un teatro que te explica cómo se crearon las cataratas y hasta con efectos de agua. Tremenda experiencia de aprendizaje. Luego, puedes acercarte al área de la caída de agua donde por la fuerza de esta te mojas. No es tanto, pero con el frío sientes como si fuera una lluvia ligera. Tienes para recorrer alrededor de tres millas frente a las cataratas. La oportunidad de apreciarlas en todo su esplendor.

En resumen, mi alma, espíritu están llenos de energía positiva con una nueva experiencia de vida que jamás olvidare. Doy Gracias a Dios por la oportunidad de poder vivir y compartir con ustedes con mucha alegría este viaje. No hay barreras. La única y verdadera barrera es tu mente. Vamos apreciar y valorar lo que hacemos. El miedo lo crea tu mente. Sin embargo, una vez lo atraviesas la satisfacción es más grande que el miedo. Disfruta la vida y comienza a enfrentar lo que te detiene…. Hasta la próxima.

 

💬Ver 0 comentario