Blogs: Puerto Rico Sentipensante

Uncategorized

Puerto Rico Sentipensante

Por
💬0

Contrastes educativos: Rambos y Alma Yarida

El sábado nos levantamos con la majestuosa cita del presidente interino de la Universidad de Puerto Rico, Darrel Hillman. “Yo soy Rambo”, decía.

Parecía algo impensable. ¿Cómo un académico se estaba autoproclamando Rambo? ¿Quién permitió que este personaje abrasador con metralleta en mano dirigiera un sistema de educación superior? Tal pareciera que los licenciados Walter Alomar, Zoraida Buxó, Antonio Monroig, Luis Berríos Amadeo, Alejandro Camporreale y Eric Pérez vieron algo que usted y yo aún no logramos. Esta mayoría de abogados entendieron que la mejor persona para dirigir el mayor sistema universitario en el país era Rambo.

Es curioso, porque mientras este grupo toma a Rambo, esa figura del súper macho, como el salvador de la educación superior en la isla, otro grupo de abogados anda despedazando el futuro -no solo académico- de Alma Yarida.

Alma no tiene la dosis de testosterona que exhibe Darrel Hillman. Alma es una niña que se cansó de que se burlaran de ella. Se “reveló” y ahora recibe el peso de la ley. Tal vez por eso, está siendo procesada por el sistema judicial de Puerto Rico. O tal vez es porque es negra.

O tal vez porque es una niña que no encaja con el sistema educativo que existe en nuestro país. Los adultos hemos sido lo suficientemente incapaces de proporcionarle un sistema educativo que permita su mayor desarrollo. Por eso, tal vez, la condena del otro grupo de abogados. Pareciera, entonces, que el sistema judicial de Puerto Rico permite que se persiga a una niña de 11 años porque el Gobierno fue incapaz de propiciarle un ambiente educativo óptimo para sus necesidades especiales.

Ante esta nefasta situación, no tan sólo el sistema judicial del país tiene que responder y detener el acoso contra Alma. Es urgente un llamado a la sensatez con ese caso. Acoso, procesos judiciales y agresión constante es lo que recibe una niña que debe estar pensando en jugar y educarse. El actual sistema la trata como si ella fuera Rambo.

Pero nadie procesa a Hillman. Al contrario, Rambo aprueba el presupuesto de la Universidad. Hoy, tal vez con una copa de un güisqui añejo, entre amigos del partido y con la anuencia del presidente de la Junta de Gobierno, Walter Alomar, queda como representante de lo que debe ser la educación universitaria del país… o la que se promueve en estos momentos.

Y esas representaciones son las que gestamos para las futuras generaciones mientras lanzamos amenazas veladas a quien se atreva a protestar contra el “orden institucional” del gobierno súper macho que destruye sin reparos el futuro de Alma Yarida… así como hacía Rambo.

💬Ver 0 comentario