Blogs: Puerto Rico Libre

Plebiscito 2017

Puerto Rico Libre

Por
💬0

Lecciones del Plebiscito

No podía terminar bien para el Partido Nuevo Progresista (PNP) el plebiscito celebrado ayer, luego de que el Jueves Santo convirtió el proceso en uno ilegítimo al plegarse a la imposición del Secretario de Justicia federal para que el Territorio fuera incluido en la papeleta. Hasta ese momento la ley que autorizaba el plebiscito había excluido a la colonia como solución a la colonia.

Sin llegar a afirmar que fuera perfecto, el proceso marchaba. El Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) estaba inmerso en la campaña a favor del círculo (Independencia/Libre Asociación) junto a grupos políticos y personas individuales. Aunque el Partido Popular Democrático (PPD) no oficializó una postura, prominentes líderes de esa colectividad estaban en el esfuerzo.

Entonces comenzaron los torpes errores del PNP. Parecía una vieja comedia en que un cocinero tiene todos los ingredientes para preparar un bizcocho, y al momento de ejecutar la tarea, deja caer los utensilios; al tratar de recogerlos derrama la mezcla de harina, huevos y leche; para terminar al final resbalando hacia el suelo. El siguiente tiro de cámara será, ¿quién lo duda?, el pobre cocinero en el suelo con el rostro embarrado de la mezcla, poniendo su mejor cara para fingir la vergüenza. Por burdo, el paso de comedia no hace reír.

El PNP incluyó a la colonia para obtener la aprobación del Departamento de Justicia Federal, y con ella, una asignación de dos millones y medio de dólares para el plebiscito. La ansiada aprobación y el dinero nunca llegaron. La consecuencia de la claudicación fue que el PIP y los demás grupos cambiaran su campaña a una de boicot. Nadie que apreciara el logro del plebiscito del 2012, en donde se rechazó por una mayoría amplia a la colonia, se prestaría para el nuevo engendro.

Desnudada la ilegitimidad del proceso, de pronto el PNP se vio solo en la contienda. Para intentar tapar la pose impudorosa, buscaron a defensores fatulos para la soberanía. No fue difícil. El grupo del gobernador “Boricua ahora es” y el registro de contratistas del gobierno proveyó candidatos. Pero el pueblo no se tragó la farsa.

La participación fue exigua. Apenas el veintitrés por ciento de los electores ejerció el voto, poco más de medio millón. Comparado con el plebiscito de 1998 que, al igual que este, no fue en fecha de comicios generales, es dos terceras partes menos de participación. Tampoco comparan los votos de la estadidad de ayer (502,616) con los de ese evento, en que el sueño de asimilación obtuvo 728,157. Y ni hablar de los 834,191 que sacaron en el 2012.

Ni siquiera las huestes del PNP se sintieron inspiradas a votar. No podían estarlo, cuando el liderato de su partido se arrodilló ante la exigencia indigna del Secretario de Justicia federal. El boicot fue un éxito hasta en las filas del PNP. Al ver la conferencia de prensa de ese partido donde caras demasiado adustas trataban de convencer de que el resultado para ellos había sido exitoso, me acordé del rostro embarrado del cocinero, tratando de lucir bien, pero sin poder confeccionar el bizcocho prometido.

 

💬Ver 0 comentario