Blogs: Puerto Rico Libre

Plebiscito 2017

Puerto Rico Libre

Por
💬0

No hay que pedir permiso para reclamar la Soberanía

Desde que el proyecto de ley que autoriza la celebración de un plebiscito se estaba discutiendo en las cámaras legislativas, el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) se opuso a que se consultara al secretario de Justicia federal sobre la legalidad de las alternativas de estatus contenidas en la papeleta. La razón es sencilla. El Derecho Internacional reconoce que los regímenes coloniales pueden terminar mediante la integración, o con la obtención de la soberanía, la cual a su vez puede darse con la Independencia o con un tratado de Libre Asociación.

Las alternativas contenidas en la papeleta reconocen estas tres vías. Sería, no solo innecesario, sino peligroso, que el Secretario de Justicia del país que mantiene la colonia tuviera que expresarse sobre la legalidad de las alternativas. Es innecesario porque las mismas están definidas y aceptadas por el Derecho Internacional, que es el que rige en el caso de la descolonización de los pueblos. Es peligrosa porque el estatus territorial del Estado Libre Asociado (ELA), aunque ilegal por ser una colonia, cabe dentro de la cláusula territorial de la Constitución de Estados Unidos.

El pasado jueves se dio a conocer una carta de varios senadores republicanos, dirigida a su excompañero Jeff Sessions, hoy Secretario de Justicia. Los senadores de marras protestan porque el ELA no está en la consulta y reclaman al funcionario que exprese que en tales condiciones el plebiscito es inconstitucional. Varias cosas llaman la atención de la queja epistolar de estos señores.

Senadores que aparecen firmando el documento votaron a favor de la ley PROMESA. Es precisamente bajo el actual régimen del ELA que se permite a ellos ejercer poderes plenarios sobre Puerto Rico. Estos congresistas, no solo nos impusieron la humillación de la Junta de Control Fiscal, sino que ahora reclaman la continuación de la colonia para seguir detentando ese poder.

La reacción de algunos líderes del Partido Popular Democrático (PPD) celebrando la carta, demuestra que no se curan de su afán colonialista y de su vocación de no definirse. Para ellos, es mejor el inmovilismo que adoptar una postura de futuro digno para Puerto Rico. Por fortuna, hay otros líderes de ese partido que han asumido valientemente la defensa de la soberanía. Al final serán pocos los que entierren la cabeza en la arena, mientras su base y la Historia le pasan por el lado.

No hay que pasar por alto que los firmantes son miembros del Partido Republicano, al que dice pertenecer la Comisionada Residente. Jennifer González, quien no ha podido obtener apoyo para su proyecto de admisión de Puerto Rico como estado, ahora enfrenta la manifestación abierta de estos senadores en favor de la colonia. El mensaje es claro. No solo quieren perpetuar la condición territorial, sino que la carta es la tácita confesión de su oposición a la estadidad.

Solo hay una forma de combatir las actitudes racistas, de menosprecio y de humillación que nos llegan desde Washington: Mediante el reclamo de la Soberanía con un voto bajo el círculo en el plebiscito del 11 de junio próximo.

💬Ver 0 comentario