Blogs: Puerta Roja

💬0

Rosselló & Rosselló, Inc.

screenshot_2016-11-04-15-21-37-1

De lo que se trata es de una empresa familiar. Una genealogía minuciosa lo demuestra. Rosselló, hijo, promete resucitar los viejos esquemas de corrupción que su padre permitió. Además se ha comprometido con traer nuevamente a los llamados “Empresarios con Rosselló”. Los “Empresarios con Rosselló”, aquel grupo con acceso privilegiado a las altas esferas de poder en el PNP y en el gobierno de Pedro Rosselló González. El “pay for play” consistía en que estos empresarios a cambio de un donativo político accedían a círculos cercanos a los jefes de agencia con el fin de obtener un trato preferencial en la otorgación de contratos. Así fue que muchos de estos empresarios se sentaron al lado del ex Secretario de Educación Víctor Fajardo.

El ADN del inversionismo político persigue a Rosselló, hijo. Este mismo año un informe del Contralor Electoral hacía referencia a una serie de irregularidades llevadas a cabo en una recaudación de fondos del actual candidato a la gobernación por el PNP. El informe señala que esta actividad fue promovida por un grupo que se hace llamar los “Founders Circle”, quienes son la versión contemporánea de los “Empresarios con Rosselló”. Según el informe esta actividad se celebró el 8 de octubre de 2015 y el comité de Rosselló, hijo, informó donativos por la cantidad total de $148,500.00. De esta cantidad nuevamente se repite un patrón en las actividades de recaudación realizadas por Rosselló: más de la mitad, un 53%, de los fondos fueron recaudados por medio de dinero en efectivo y de giros. A raíz de este suceso, el Contralor Electoral envió cartas de corroboración a 38 de las personas que supuestamente donaron en esta actividad, recibiendo en cambio solamente un 21% de éstas (8 respuestas a la fecha del 16 de febrero de 2010).

La genealogía y el empresarismo de la irregularidad persiguen a los Rosselló. No olvidemos el descarado esquema en que Pedro Rosselló González se agenció de manera irregular una “pensión cadillac”. Dejemos mejor la narración de este episodio a cargo de la inigualable memoria de Celeste Benítez:

“En el verano de 2000, cuando Rosselló hacía gestiones para jubilarse, la Administración de los Sistemas de Retiro del ELA (Retiro) certificó que al 31 de diciembre de ese año, sólo contaría con 29 años y 3 meses de tiempo cotizado. Le faltaban nueve (9) meses para poder disfrutar de la llamada “pensión Cadillac” que el ex gobernador codiciaba, de $52,500 anuales. El 15 de diciembre “milagrosamente” aparecieron los nueve meses que faltaban. La Administración de Servicios de Salud Mental y contra la Adicción (ASSMCA) “certificó” que Rosselló había trabajado bajo contrato en el Hospital de Psiquiatría del Departamento de Salud (DS) de junio a agosto en los años 1962, 1963 y 1964. Ello, a pesar de que los empleos de verano para estudiantes usualmente se extienden sólo por dos meses (junio y julio), y no por tres. El expediente final de los 30 años se completó a puertas cerradas en el DS el domingo 31 de diciembre del 2000. El administrador de ASSMCA, José Acevedo Martínez, posteriormente encarcelado por soborno y extorsión, emitió la “certificación” en un trámite altamente irregular, y sin evidencia alguna que confirmara los “hechos” que estaba certificando. Una investigación posterior realizada por Retiro reveló que los famosos contratos nunca existieron, y que en aquellos tres veranos Rosselló había estado jugando tenis en torneos fuera del País”.

La genealogía obliga a trasladarnos al año 2012 cuando su hijo, Ricardo Rosselló Nevares, quiso dejar su huella en el triste relato de la corrupción creando su propia versión de la “pensión cadillac”: se trata de la historia del “Profesor Cadillac”. Ya he señalado anteriormente cómo Ricky asaltó a la UPR. Rosselló, hijo, se coló en la fila para que le publicaran un libro en la Editorial de la UPR violando las reglas del proceso. También se coló en la fila cuando se apropió de forma irregular de una plaza como profesor en el Recinto de Ciencias Médicas. Aunque en su momento el esquema fue alertado por organizaciones como la Asociación de Profesores Universitarios (APPU), no pasó nada y la impunidad reinó. Tan reciente como ayer se ha hecho público que el presidente de la Junta de Gobierno de la UPR ha ordenado una investigación para atender la irregularidad en el nombramiento de Rosselló, hijo, y por el alegado incumplimiento provocado por sus constantes ausencias del salón de clase. Para colmo, las tres personas responsables de regalarle en 2012 una plaza de profesor al candidato PNP, incluyendo al ex Presidente de la UPR, Miguel Muñoz, son colaboradores y donantes políticos de su campaña a la gobernación. Al igual que en la “pensión cadillac” de su padre, Rosselló, hijo, pretendía estar en cuerpo presente en varios lugares distintos al mismo tiempo.

Se equivoca la campaña del PNP cuando insiste en convertir las próximas elecciones en un referéndum plebiscitario sobre la estadidad. En realidad el 8 de noviembre tendremos otra clase de referéndum. En última instancia, de lo que se trata es de un referéndum “Rosselló Sí o No”.

💬Ver 0 comentario