Blogs: Puerta Roja

💬0

Bernier y la comunidad LGBTT

image1

Usualmente cuando se habla de la comunidad LGBTT se hace desde la perspectiva de los derechos civiles. Sin embargo, a pesar de la importancia que tiene el reconocimiento de esos derechos, David Bernier se ha comprometido en llevar la discusión a otro nivel. En el Plan Estratégico del PPD se introduce el concepto de equidad tanto para las relaciones de género como para atender las apremiantes necesidades de la comunidad LGBTT en Puerto Rico. La equidad no solamente supone un reconocimiento jurídico que garantice igual trato para todos. También supone el reconocimiento de los problemas socioeconómicos que enfrenta esta comunidad a raíz del discrimen histórico del que han sido víctimas.

Particularmente la desigualdad económica, sobre todo entre la comunidad transexual, ha limitado las oportunidades de trabajo y las opciones reales para recibir una educación digna. No es secreto que la comunidad LGBTT enfrenta serias necesidades de vivienda, salud y acceso a la justicia. Tampoco nos olvidemos de esa población de adultos mayores que merecen vida digna y el acceso a mejores y más sensibles servicios gubernamentales. Pero sobre todo, desde el renglón educativo, David Bernier se ha comprometido con mantener la carta circular del Departamento de Educación que asegura una educación integral desde el principio de la equidad. Fomentar una cultura y educación de equidad desde los grados primarios asegura precisamente que se pueda atajar actitudes discriminatorias con el propósito de ampliar el horizonte de opciones en la integración social y económica de la comunidad LGBTT.

Sin embargo, conocemos las posturas de Ricardo Rosselló cuando se habla de fomentar una cultura de paz, equidad y de tolerancia en nuestro país. A pesar de las conquistas y los avances obtenidos por la comunidad LGBTT, Rosselló se ha empeñado en derogar la carta circular del Departamento de Educación, no reconocer los serios problemas de equidad y acceso a mejores oportunidades que la comunidad homosexual enfrenta diariamente. El candidato a la gobernación por el PNP ha decidido lavarse las manos en este asunto y ha afirmado que el mismo debe ser tratado exclusivamente en los tribunales de justicia. Aunque dicha postura parezca muy pasiva, no nos podemos engañar: en ella se encierra una violencia institucional muy grande. Y es que cuando se trata del aparato estatal la historia nos ha enseñado que las pasividades, entiéndase, la pusilanimidad de los gobiernos en defender activamente los derechos de equidad, se traducen en una violencia sistemática para maltratar y excluir a seres humanos por el mero hecho de su orientación sexual. Esta postura habla elocuentemente del carácter y el peligro que representa la candidatura de Rosselló, hijo, para la comunidad LGBTT y el resto del país: una arrogancia que no reconoce las luchas y vidas que se han ofrecido por la equidad; y un retraso del camino ya adelantado en las últimas décadas.

No se justifica, ni pasiva o activamente, la degradación de un ser humano por la orientación sexual o por cualquier otro motivo: sea por género, clase, condición social, edad, raza o religión. En términos históricos, nos encontramos en un momento cumbre, decisivo, en el avance de los movimientos y comunidades LGBTT que luchan por la equidad. El 8 de noviembre no nos permitamos regresar a la violencia, al machismo y a la intolerancia.

 

DESCARGA AQUI el Plan Estratégico para Puerto Rico de David Bernier

Twitter: @ReynaldoAlegria

Facebook: https://www.facebook.com/reynaldo.r.alegria

💬Ver 0 comentario