Blogs: Puerta Roja

💬0

¿Otro Fortuño es posible?

fortuno-y-ricky

La respuesta es sí, y se daría bajo un gobierno de Ricardo Rosselló quien ya ha anunciado la implantación de la segunda parte de la Ley 7. Así lo demuestra el propio Fortuño con sus actos claros de apoyo, endosando al candidato del PNP mediante una atrevida entrada a este medio publicada con el título de “Un Puerto Rico Mejor es Posible” y haciendo un donativo a Rosselló, hijo, por la suma de $1,300 en una cena privada en Washington, DC, celebrada el 14 de julio de 2016, apenas un mes después de la primaria del PNP. Con el donativo y el artículo, Fortuño se vacunó con los Rosselló.

Claro, Fortuño está convencido de que una continuación de su gobierno bajo un hipotético mandato de los Rosselló resolvería la crisis económica que aqueja al país desde hace una década. Las causas de la actual crisis económica son complejas y diversas. Pero nadie puede negar en Puerto Rico que ha habido decisiones fiscales poco favorables en los gobiernos de ambos partidos políticos. Sin embargo, seamos precisos en una cosa: el gobierno de Luis Fortuño fue responsable por el mayor descalabro social, político y económico en la historia moderna de nuestro país. Ahora, Fortuño pretende entrar por la cocina; y ni tanto, porque está pagando el boleto de entrada y a precio de espectáculo de superestrella.

En su columna el exgobernador defiende la necesidad imperiosa de seguir con las políticas de austeridad de su gobierno que causaron el empobrecimiento de la clase media en este país. Sostiene Fortuño: “Algunas medidas fueron difíciles, pero nos salvaron de caer en esta crisis que vivimos y que pudimos haber evitado si hubiéramos seguido con las políticas fiscales y económicas que ya nos habían llevado a terreno positivo para el 2011”. Encima de esta falta de sensibilidad, propia del such is life, se atreve aseverar de que para el 2011 y 2012 su gobierno propició un clima de crecimiento económico: “Estas medidas de responsabilidad fiscal, junto a la Reforma Contributiva, la de Permisos, proyectos de Alianzas Público-Privadas, entre otras, llevaron nuestra economía a terreno positivo por casi año y medio entre 2011 y 2012 -el único período de crecimiento de la última década”.

No hubo ninguna responsabilidad fiscal asociada al gobierno de Fortuño, como tampoco la hay en el plan económico y gubernamental de Rosselló, quien traza la continuación de recortes y medidas austeras que tendrán el efecto de empobrecer, aún más, nuestra clase media y trabajadora. Nótese la obvia similitud entre la “medicina amarga” de Fortuño y la robótica repetición de las privatizaciones, las APP’s y los recortes por parte de Rosselló, hijo.

Seamos francos, un gobierno del PNP representa una vía peligrosa capaz de generar una verdadera crisis humanitaria en la Isla. En donde Rosselló, hijo, y Fortuño alegan recortes en el gasto público mediante el despido de miles de empleados, realmente se traduce en un aumento en la dependencia a las subvenciones del Estado de personas que han quedado desempleadas, en programas tales como el seguro por desempleo, el PAN, entre otros. En donde Fortuño y Rosselló, hijo, dicen haber reducido la deuda pública realmente se traduce en que el ciudadano se verá obligado a endeudarse aún más: 1) mediante el dinero que deberá tomar prestado para pagar sus obligaciones y deudas; y 2) a través de la utilización de todos nuestros ahorros para cubrir, entre otras, las obligaciones más básicas, como el pago de pensión alimentaria. Esto en un país que ya cuenta con cerca de medio millón de niños que viven bajo el nivel de pobreza.

En donde Fortuño y Rosselló, hijo, dicen que hay transparencia en el manejo del fisco, realmente se traduce a un costo social y moral que ambos, desde una vida apegada al privilegio, se niegan a ver. En donde Fortuño y Rosselló, hijo, se plantean gobernar juntos, realmente se traduce en una repetición exacta, pero agravada por la presencia de la Junta de Control Fiscal, del cuatrienio 2009-2013. En un escenario en el cual Fortuño y Rosselló, hijo, ganan, también gana el candidato independiente Manuel Cidre, quien fuera donante político del primero y quien simpatiza con las medidas de austeridad que impusiera el gobierno del PNP. El 8 de noviembre la alternativa responsable es evitar el error histórico de 2009 y concentrarnos en la construcción de nuevas fuerzas políticas de cara al futuro.

Ricardo Rosselló no es un chiste, otro Fortuño es posible.

 

DESCARGA AQUI el Plan Estratégico para Puerto Rico de David Bernier

Twitter: @ReynaldoAlegria

Facebook: https://www.facebook.com/reynaldo.r.alegria

💬Ver 0 comentario