Blogs: Plenamente

💬0

Corazones inquebrantables

Es lo que estamos encontrando en todos los pueblos de la isla. Corazones inquebrantables, gente que va descubriendo cuán fuertes son para afrontar las adversidades que a todos nos van tocando en medio de un Puerto Rico asediado por las huellas del huracán y las de quienes van guiando al país en un rumbo sin rumbo.

Corazones inquebrantables, de personas lastimadas por toda la secuela -que ya conocemos bien- de María que aún llevamos en la piel.  Boricuas que vamos aprendiendo otro paradigma para ver la vida y darle frente a los retos del presente. Llevamos 22 municipios visitados con el proyecto de acompañamiento y  de apoyo emocional post María con la participación de cerca de 1,100  personas.

Seguimos escuchando el narrativo de lo vivido como si hubiese sido ayer. Nos siguen confirmando que María pasó pero aún sigue pasando en el corazón y en la vida de muchos. De los muchos que siguen sin electricidad, de los que siguen llorando a sus muertos en nuestros espacios donde brindamos la oportunidad de expresar sus emociones.  En el alma de los que aún no concilian el sueño en las noches o experimentan episodios de ansiedad al pensar en el futuro de esta patria. En los jóvenes que nos hablan de sus sueños interrumpidos ante las nuevas realidades.

El rostro de María se nos sigue mostrando cuando transitamos por las calles sin semáforos en todos los pueblos que hemos visitado, signo visible de que la reconstrucción tardará todavía mucho más. Rostro que vimos cuando visitamos Aguadilla hace unos días y allí escuchamos las historias de los funcionarios de tribunales que se llaman “los refugiados” pues el tribunal sigue fuera de servicio desde el paso del huracán.

En medio de todo eso, brota la valentía de los corazones inquebrantables que se niegan a dejar que muera la esperanza. La gente no quiere perder lo que los sostuvo durante el huracán: la fuerza de la solidaridad, de la unión entre vecinos y familiares. Experiencia que comenzó a desvanecerse ante la recuperación de los servicios y las comunicaciones. En algunos lugares nos cuentan como los vecinos se han propuesto reunirse periódicamente para no perder la riqueza del encuentro comunitario o para aunar esfuerzos para seguir atendiendo las necesidades de las comunidades.

Corazones inquebrantables que siguen descubriendo toda clase de maneras de superar la desolación que por momentos a todos se nos cuela ante las noticias que siguen llegando de los responsables de guiar el país hacia la recuperación y el desarrollo. Quienes parece que viven en otro país que no es el que visitó cada día.

Hace unos días al salir en la mañana me encontré que una palma que María casi derriba en la casa de enfrente había sido levantada y sostenida con una soga, se mostraba decidida a seguir viva y de pie. Me llenó de fuerza verla y sobre todo pensar en mi vecino agrónomo que la levantó,  al que tan pronto vi, felicité por su iniciativa y su acto que es uno por Puerto Rico.

Corazones inquebrantables, esos que cada día y contra corriente van haciendo que la esperanza renazca a su alrededor desde actos como el de mi vecino agrónomo y muchos otros profesionales, trabajadores, jef@s de familia, universitarios etc. que van abriendo paso a lo nuevo que ya va emergiendo en nuestro Puerto Rico desde la grandeza de su gente.

La autora es Trabajadora Social certificada en las técnicas de Focusing y Directora del Instituto para el Desarrollo Humano a Plenitud de los Centros Sor Isolina Ferré Inc.

Para información sobre nuestros talleres puedes visitar  nuestra página web o en Facebook Instituto para el Desarrollo Humano a Plenitud.

https://www.crecimientoaplenitud.org/single-post/2018/05/14/Talleres-Manejando-las-emociones-tras-el-paso-del-huracán-María

lortiz@csifpr.org

💬Ver 0 comentario