Blogs: Plenamente

💬0

Transformar el país desde el interior

Surgió ante la llamada de mi amigo David Vergel, empresario y creador de diversos proyectos en favor de nuestro País. “Necesito urgente un espacio, necesito un taller para renovarme y hay que hacerlo para más gente”, fueron sus palabras, y se convirtieron en punta de lanza de este proyecto que busca que quienes deseen pausar para recuperar fuerzas puedan tener un espacio accesible en el que no tuviesen que pagar.

El pasado sábado, un grupo de cerca de 40 personas hicimos la pausa para encontrarnos. La sola presencia de los que allí estuvieron fue un elemento renovador.  Universitarios, adolescentes, abogados, profesionales de la conducta humana, maestros, madres de familia, empresarios, líderes políticos y de la sociedad civil que llegaron allí y llenaron el lugar de esa energía positiva que hace que se restauren las esperanzas.

Por cuatro horas practicamos ejercicios de respiración, de sentir las sensaciones de nuestro cuerpo, de escucha atenta y también de juegos creativos buscando aprender a escuchar la sabiduría corporal y activar las hormonas que son fuente de bienestar y nos permiten “sentí-pensarnos” de modo más completo. Para desde ahí manejar nuestras emociones y situaciones como personas y país.

Compartimos risas, lágrimas, miradas, historias, abrazos, permitiendo que surgiera de modo natural eso que a todos nos habita y que llamamos manantial, que representa la bondad y belleza que poseemos y que a veces se oculta ante las heridas de la vida.

Hace mucho que soñaba con un espacio así, abierto al que desee llegar, sin costo para los que no puedan pagar, donde todos sean recibidos y tomados en cuenta.  Los he visto en los parques de Nueva York, México y otras ciudades, y me parece que en nuestro país son los que irán haciendo que surja el nuevo tejido social.

Me llenó de profunda emoción  cuando escuché a dos participantes que se conocieron allí, al despedirse del encuentro hacer un compromiso de seguir acompañándose para compartir el peso de las cargas. Otra nos mencionó cómo pudo encontrarse con el miedo que la estaba tratando de gobernar y desde el ejercicio de escucha atenta  junto a una compañera, logró descubrir y comenzar a trabajar. Una joven que se dedica a alimentar personas sin hogar, nos dejó saber que salía del taller con el deseo de seguir con su proceso hacia el interior y buscará otros espacios para seguir sanando. Todos quedamos agradecidos de las posibilidades que dan cuando dos o más se reúnen en nombre del amor.

Estoy convencida de que la fuerza más grande que existe es la del amor. Algunos por heridas de la historia no hemos sido bien amados, lo que limita de vivir plenamente el presente y accesar todo lo bueno que tenemos en el interior. Pero así mismo es posible restaurar el ser con procesos de ayuda, talleres, etc., pero sobre todo con relaciones sanas de amor donde seamos acogidos sin ser juzgados, escuchados y acompañados en el viaje de la vida.

Vamos pa’ Ponce el 8 de julio a otro espacio de “Transformar el país desde el interior”, ya deseo que llegue ese día, para otro encuentro que nos permita seguir haciendo vida la frase de  Tony Croato: “Cada uno creándose a sí mismo y todos recreando el universo”.

Desde 22 al 25 de junio tendremos otra caravana de cuatro días pernoctando, con el taller de crecimiento personal “Crecer desde el propio Manantial”, para quienes deseen  entrar al interior herido y mediante una serie de herramientas comenzar a sanar y reconectar con las fuerzas interiores.

Para información sobre los talleres y registro pueden visitarnos en https://www.crecimientoaplenitud.org/somos

lortiz@csifpr.org,

787-375-7854

💬Ver 0 comentario