Blogs: Pasaporte boricua

Noticias

Pasaporte boricua

Por
💬0

Peñuelas

La insistencia de sembrar cenizas tóxicas en el municipio de Peñuelas conlleva un riesgo para la salud de quienes residen en esos predios municipales y el peligro se extiende hasta los terrenos aledaños.

Alegar que los riesgos de esa siembra tóxica son mínimos nos trae el recuerdo de un David Sanes, viequense que muere en unas maniobras de guerra del US Navy cuando un misil se dispara erráticamente y lo mata. Puro accidente. Y así, trágicamente, culminan décadas de bombardeos, tanto en la isla de Culebra como en la de Vieques. Un abuso de la marina imperial que necesitaba terrenos donde probar su fuerza letal para luego utilizarla en lejanas tierras como Corea y Vietnam. Todo ello con el gran propósito de la defensa de los Estados Unidos en su empeño por mantener su hegemonía económica y militar en el planeta.

Destruyeron, de paso, dos islas de una belleza natural digna de servir un mejor propósito como lo hubiera sido el turismo en nuestro archipiélago. 

Y cuando se trata del envenenamiento del ambiente, ese riesgo ‘mínimo’ es demasiado porque amenaza a miles de inocentes muchos de ellos niños y niñas. De eso se trata la siembre de cenizas tóxicas.

En Peñuelas el riesgo es calculado y los daños se producen a plazos y de manera inconspicua porque poco a poco van contaminando mortalmente aguas, terrenos y aires para ir produciendo enfermedades que se manifiestan en variantes que acaban con la salud y vida de hombres y mujeres, amenazando seriamente a la juventud peñolana.

Siendo usted padre, madre, abuelo o pariente de esos jóvenes ¿cómo reaccionaría usted ante esa amenaza y no importan las advertencias de precauciones que podrían argumentarse como seguras y libradoras de todo mal?

¿Cuánto puede empujar la codicia a individuos o a corporaciones para que, en aras de lograr un negocio millonario, sometan a miles de seres humanos a tolerar un proyecto en SUS TIERRAS que ponga en riesgo su salud y sus vidas, así como las de sus hijos y nietos? Abusadores.

Esa actitud legalista de “hago con mis tierras y mis pertenencias lo que me da la gana” sin importarle consecuencias no previstas en esas leyes, es algo que los Estados Unidos tienen que corregir para poder vivir en paz con el mundo que espera de ellos, de los todopoderosos, un trato más generoso.

El ambiente en Peñuelas se caldea y promueve una reacción violenta de quienes luchan por la salud de su gente que incluye generaciones por venir.

¿Quién puede defender la causa justa de los peñolanos?

El Gobernador de Puerto Rico es la mejor alternativa tal y como lo hiciera al oponerse a la Junta en su plan de reducir las horas laborables de los puertorriqueños. Valientes fueron las palabras de Ricardo Rosselló enfrentándose a la Junta de Control Fiscal y su intervención en el caso de las cenizas tóxicas es mandatorio.

Y claro, en favor del Pueblo de Puerto Rico que lo eligió.

Y hacerlo antes de que ocurra una tragedia en Peñuelas.

Ahora Ricky, ahora.

💬Ver 0 comentario