Blogs: Para tu consumo

Negocios

Para tu consumo

Por
💬0

Mientras corre el dinero

Puerto Rico siempre ha sido un lugar complejo y difícil de entender, cual enigma que mantiene a extranjeros y locales por igual tratando de descifrarlo.

Algunos le llaman Estado Libre Asociado, otros le dicen “la colonia”. Hay quienes se ofenden cuando algunos se refieren a la isla como “país”.

A otros les gusta filosofar sobre las cualidades del territorio, considerándolo un híbrido entre Estados Unidos y América Latina.

Sin embargo, cuando el boricua viaja al norte, aun post-María, es visto por muchos como un extranjero. Mientras, cuando viaja a algunos países al sur, el puertorriqueño es cuestionado una y otra vez sobre cuál es la relación de la isla con Estados Unidos.

Pero las complejidades y paradojas no se limitan a temas de estatus. A casi un año de la devastación provocada por María, en una isla que ya tenía sobre sus espaldas 11 años de contracción económica y el comienzo de la reestructuración de deuda mediante un proceso novel y confuso, los contrastes siguen aflorando y distorsionando la realidad.

Por un lado, toldos azules que aún cubren miles de casas sacudidas por la furia ciclónica y una red eléctrica aún vulnerable. Pero, por otro lado, comercios y restaurantes en diversas partes de la isla y el área metro, se encuentran atestados de clientes y largas filas a cualquier hora del día.

Ya sea esperando una hora y media por la comida, en un lugar en Rincón, a causa de la manada de clientes que llegó repentinamente o buscando estacionamiento por más de media hora en un centro comercial, incluso tratando de conseguir infructuosamente algún plomero o electricista desocupado, las escenas provocan la ya famosa frase que muchos han adoptado: “Y eso, que hay crisis…”

Según reportado por El Nuevo Día la semana pasada, las ventas en las ferreterías han incrementado 53% durante el último año, por razones obvias, pero los aumentos no se detienen ahí. Los concesionarios de autos aceleraron sus ventas en 50%; las gasolineras, las tiendas de alimentos especiales y las mueblerías, todas también experimentan aumentos de entre 28% y 47%. En total, las ventas en los establecimientos comerciales en abril –la estadística más reciente hecha disponible por el gobierno– subieron un 17%, según el informe de la Compañía de Comercio y Exportación.

Las razones de estos incrementos son diversas, pero en gran medida responden a factores vinculados a los fondos que están llegando por el huracán María. Algunos son fondos federales, mientras que otros son por la vía de los seguros que, aunque lentamente, están comenzando a desembolsar parte del dinero que les deben a sus clientes.
En síntesis, el dinero está corriendo y se trata de un capital que no estaba circulando el año pasado por Puerto Rico.

Pero también se trata de un dinero temporero que, aunque debe seguir fluyendo por los próximos años, llegará a su fin. Por tal razón, Puerto Rico tiene una oportunidad de oro, pero debe aprovecharla para hacer el trabajo difícil que se ha venido postergando.

Los fondos que ahora llegan deben servir de cojín para que simultáneamente se puedan hacer las reformas estructurales que se requieren, incluyendo una reforma contributiva justa que no penalice al que trabaja, así como una nueva forma de gestionar los permisos que no obstaculice la creación de riqueza, pero que tampoco deplore los recursos naturales. Reformas gubernamentales que atemperen el aparato público a las necesidades de Puerto Rico y no a los gobiernos de turno. Reformas que cambien la visión sobre la beneficencia social que propicie el trabajo y que no perpetúe el mantengo.

Si no hacemos estas y otras reformas ahora, se nos irá el avión, y la penalidad para comprar un nuevo boleto hacia el crecimiento sostenible será onerosa y frustrante.

La coyuntura en la que nos encontramos es en extremo compleja precisamente porque la cantidad de dinero que entrará de forma temporera podría crear un espejismo de que la crisis está resuelta.
Puerto Rico, con mucho trabajo, tiene ahora que comenzar a sentar las bases para forjar su propia recuperación.

💬Ver 0 comentario