Blogs: Para tu consumo

Negocios

Para tu consumo

Por
💬0

Ciclón de inequidad

Desde que María azotó a Puerto Rico con su despiadada furia, la isla ha estado sumergida en un caos surreal, tratando de levantarse y salir de una oscuridad literal y metafórica.

El problema es que levantarse y volver a lo que fuimos previo a María, implica pararse de nuevo y volver a insertarse en un Puerto Rico que, aún sin los escombros, ya estaba en territorio chatarra.

Previo a María, la isla iniciaba una tensa restructuración de una deuda que supera los $70,000 millones. Comenzaba a gestar un plan fiscal a 10 años que el propio gobierno estaba retando, en medio de en una lucha de poder con la Junta de Supervisión Fiscal. Iniciaba un largo proceso de ajuste, sazonado con duras medidas de austeridad cuyos efectos, según los expertos, impedirían el crecimiento de la economía del país.

Previo a María, la isla contaba con un menoscabo en sus ingresos y con un aparato público que claramente no podía sufragar. La isla se encontraba altamente polarizada, dividida en distintos bandos y facciones cuyo único terreno común parecía ser la intransigencia.

Pero después de María, persisten los mismos problemas, solo que ahora se unen a la ecuación retos adicionales. Además de toda la devastación, que algunos calculan en sobre $90,000 millones, tenemos la amenaza de un proyecto federal que podría poner en desventaja al sector de la manufactura, sector que sigue siendo el principal motor económico de la isla.

Pese a la inyección económica y todo el dinero que vendrá por la vía federal, Puerto Rico tiene que definir de una vez y por todas cuál va a ser su apuesta de desarrollo económico. El dinero que llegará a la isla para la reconstrucción no será suficiente y tiene una fecha de expiración. Con este panorama, la isla no se puede dar el lujo de dejar que pase ese periodo para entonces rascarse la cabeza y definir cómo va a levantar su economía.

Con esto en mente, hoy en nuestra revista Negocios de El Nuevo Día, nuestra periodista Marian Díaz entrevista a distintos líderes y expertos sobre las ideas y fórmulas que el país podría adoptar para asegurar un desarrollo sustentable, de beneficio para todos los sectores de manera equitativa.

Discutir ese plan de país, definirlo y ponerlo en marcha, es vital para la viabilidad de Puerto Rico. Por demasiado tiempo hemos puesto parchos para resolver.

Pero ya se acabó esa tela y ahora nos toca buscar cómo desarrollar un nuevo país con una fibra resistente a todo tipo de tormenta. Un país con la fuerza necesaria para aguantar tanto el embate de los fenómenos atmosféricos, así como el de los mortales ciclones de inequidad.

💬Ver 0 comentario