Blogs: Para tu consumo

Negocios

Para tu consumo

Por
💬0

Más allá de la reforma laboral

Encontrar un consenso cuando de reforma laboral se habla no es tarea fácil. Es casi tan polarizante como hablar de Donald Trump.

Sobre todo, si se toma en consideración la óptica desde donde se mire el tema. Para un patrono, cuando se habla de reforma laboral, la preocupación gira en torno al costo operacional y eficiencia, mientras que para el empleado la prioridad es velar por los beneficios y seguridad de empleo.

Ambas ópticas son válidas e importantes, por lo que conseguir un balance adecuado entre las dos vertientes es vital para lograr una reforma laboral que logre, en efecto, generar más empleos y fomente la productividad en Puerto Rico.

Lo que complica el asunto es que el proyecto de reforma laboral llega en tiempos de crisis y de emergencia fiscal, cuando todo se tiene que hacer con urgencia y con poco tiempo de análisis y reflexión. Ese, lamentablemente, es el precio que pagamos por haber postergado y torpedeado las grandes reformas que por años todo Puerto Rico sabía que se tenían que dar pero que fallamos en llevar a término.

Reformas que no se dieron porque cayeron presas en las redes del juego político, en épocas donde todavía Puerto Rico se podía dar el lujo de ir a los mercados para emitir deuda y subsidiar de manera irresponsable las crasas ineficiencias de una estructura que, con colosales gríngolas, se resistió al cambio.

Dicho esto, es evidente que más allá de una reforma laboral, para que Puerto Rico pueda progresar se necesitan múltiples reformas que, en paralelo, logren una acertada reingeniería de nuestros procesos de permisos, de nuestra estructura contributiva y de nuestra producción energética, por mencionar algunas de las áreas que mayores retos presentan.

La reforma laboral por sí sola, no logrará crear más empleos, ni allegar más inversión. Para incentivar el trabajo y para lograr que más empresas, tanto locales como del exterior, inviertan en la Isla, necesitamos trabajar de manera coherente y mediante un enfoque holístico todas las reingenierías que por años ignoramos, tal vez pensando que al final del camino, algo o alguien nos vendría a socorrer.

Sin embargo, ese final del camino parece haber llegado y nos encontramos prácticamente solos en el proceso de reinventar a un Puerto Rico lleno de posibilidades. Veamos esta crisis como una gran oportunidad para forjar un nuevo camino y crear un crecimiento económico de beneficio para todos.

💬Ver 0 comentario