Blogs: Nada personal

💬0

Alzas irrazonables en las primas de riesgo

Las pólizas de seguro de riesgo en los condominios están provocando nuevas inquietudes entre los propietarios de apartamentos que, como secuela del huracán María, tienen que pagar primas onerosas sin que se atiendan sus reclamaciones.

La situación ha llegado a tales niveles que ejecutivos de la Asociación de Bancos han comenzado a reclamar la atención de la Legislatura para evitar que se disparen las ya alarmantes cifras de ejecuciones de propiedades.

Las alzas en las primas, cuyo cobro se adjunta a la mensualidad de la hipoteca, alcanzan a veces hasta el 400% del costo que estas pólizas tenían antes del paso de María el 20 de septiembre de 2017. Como plantean banqueros hipotecarios, si el cliente no podía pagar la prima anterior, ¿cómo se pretende cobrarle hasta cuatro veces más?

Lo más grave es que estas mismas aseguradoras que aumentan injustificadamente las primas, retrasan el pago de reclamaciones y, en muchos casos, lo niegan independientemente de los daños sufridos por la propiedad asegurada.

Parece obvio que el Comisionado de Seguros tiene que examinar el asunto más allá de multar a las compañías que incumplen su obligación de responder a reclamaciones justificadas y sometidas dentro del año de plazo que fija la ley.

Y que la Legislatura tiene que investigar y discutir legislación que proteja a los consumidores e incluso a los bancos hipotecarios que tienen un enorme inventario de propiedades entregadas o en proceso de ejecución.

Por eso resulta chocante que algunos inversionistas prefieran dedicar largos millones de dólares a nueva construcción para promover la recuperación de la economía. Si seguimos construyendo, ¿qué hacemos con el inventario de propiedades que, según estimados recientes, alcanzaba la cifra de 200,000.

La emigración masiva que ha enfrentado el país a raiz de María no se ha detenido a pesar de informes que hablan de puertorriqueños que están regresando después de permanecer un año o menos en Florida y otros estados. Y eso se traduce en menos habitantes, lo que a la vez significa un mercado de viviendas contraído.

La pérdida de valor de las propiedades no ha mejorado las ventas, lo que resulta en abandono y deterioro, aparte de las consecuencias económicas para el propietario y para el banco.

Volviendo entonces a las primas de seguros de riesgo, no es sensato pretender que se pague más por una protección que, después de María, muchas aseguradoras no han provisto, sea por incumplimiento voluntario o por incapacidad monetaria para responder.

La recuperación económica de Puerto Rico demanda unidad de propósito y de voluntades. Y no es posible lograrlo con medidas irrazonables como el alza en las primas de seguros de riesgo.

💬Ver 0 comentario