Blogs: Más allá del diploma

Opinión

Más allá del diploma

Por
💬0

La Eterna Lucha: Creativo vs. Profesional

Pedro Calderón de la Barca es recordado casi 500 años luego de su natalicio en España por verbalizar un sentimiento tan compartido por todos nosotros:

¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño: que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.

Lo que muchos no saben es que uno de los poetas y dramaturgos más respetados de su época primero estudió derecho.

¿Qué hubiera sido del legado de Don Pedro si se hubiera enfocado estrictamente en sus estudios de abogacía?

Esto es un tema filosófico para otro día, pero esta historia de Don Pedro me resultó familiar.

Tal vez no recuerdas, pero el gran Manuel Zeno Gandía, mejor recordado por ser la mente brillante que produjo el clásico literario “La Charca” primero lo conocimos como Doctor.

Eugenio Maria de Hostos, quien es mejor recordado como un activista político, primero fue abogado y también novelista.

¿Ves el patrón? ¿Serán estos grandes ilustres, quienes marcaron su huella en la historia con gran versatilidad, una excepción a la regla o una muestra pequeña de lo que somos capaces?

Llevo debatiendo esto por años. Una lucha interna que no reposa. Toda mi vida juraba que tenía que elegir: ¿Eres un profesional o eres un creativo?

Nunca toqué instrumentos, ni tuve una predisposición al escenario, pero la escritura siempre sirvió como escape. En algún rincón escondido, todavía existe una pequeña colección de poemas, cuentos cortos y ensayos redactados por mi alma creativa en la niñez y adolescencia.

Mientras tenía compañeros que odiaban la historia o los exámenes de discusión, por alguna razón a mí me favorecía. Sin embargo, mis influencias siempre fueron los negocios. Mis padres son empresarios exitosos y el sueño de emprender algo nuevo es lo que mantuvo a mi abuelo vivo hasta los 84 años, a pesar de contraer cáncer en el pulmón.

Él hubiera sido el primero en decir “Escribir suena lindo, ¡pero hay que buscarse el peso!”

Tenía toda la razón. Debido a que vivimos en una economía de mercado, el cual ata nuestro sustento al comercio de bienes o servicios, tenemos que contemplar el factor económico para tomar cualquier decisión de oficio.

Esto nos ha llevado a incentivar la especialización. Mientras más domines un tema, destreza o tarea, (en teoría) mayor demanda tendrá—ya sean clientes o patronos—y por ley de economía, a mayor demanda, mayor tu valor.

He aquí la gran desventaja que enfrentan aquellos con inclinaciones artísticas y creativas, en comparación a otros profesionales.  Fuera de que seas patrocinado por tus padres, una beca o apadrinado por otro gran artista, los creativos tienen que lidiar con el dilema de desarrollar su competencia en su oficio sin una compensación determinada.

Si te pones a analizar, esto no sucede con profesiones más establecidas como la abogacía, ingeniería, medicina, contabilidad, publicidad, entre otros. En estas profesiones, eres reclutado para ser entrenado con la expectativa de ser compensados desde el inicio de la carrera.

¡Con razón hay una constante lucha! El creativo tiene que contemplar: ¿O gano dinero desde el principio escogiendo una profesión tradicional—camino que es mas aceptado por mis familiares, colegas y amistades por su seguridad—o intento un camino distinto con el sueño de monetizarlo a largo plazo… pero sin garantías?

Esto convierte la decisión en una de alto riesgo. Una que requiere mayor conocimiento, orientación y valentía. Una que no todos estamo aptos para tomar a tan temprana edad.

Pero… y ¿por qué tiene que ser así todo tan blanco y negro?

En su Libro “Originals: How Non-Conformists Move The World”, el Autor Adam Grant argumenta que aquellas personas quienes crean compañías innovadoras y artistas que componen piezas de arte que marcan la historia, no son personas quienes idealizamos como valientes, arriesgados y quienes no le temían al rechazo de los demás.

Más bien son personas calculadas, que a pesar de lo que uno se imagina, se aferran a su estabilidad—por medio de empleos—para poder arriesgarse en otras avenidas y lograr ser creativos en proyectos fuera de su oficio.

Este concepto me voló la cabeza. En lugar de ver la profesión como un obstáculo que te roba tiempo de ejercer alguna práctica creativa, veamos la misma como nuestro patrocinador. En aquel socio que necesitamos para financiar nuestra evolución creativa en lo que el mercado la confirma. El que te permite despreocuparte de tus necesidades básicas para simplemente enfocarte en crear un portafolio creativo.

Como dice el autor Jeff Goins en su libro “Real Artists Don’t Starve”, se trata de “hacer dinero para hacer más arte no hacer arte para hacer mas dinero”.

Después de todo, el artista de primera instancia no crea arte simplemente para cobrar. Lo hace para expresar su inspiración. Porque siente un llamado de hacerlo, no porque la sociedad se lo impone o requiera. Lo hace para crear un portafolio que le añada valor a los demás.

Aunque tu meta sea “solo pegar en la radio, para ganarte tu primer millón”, verás complicado convertir tu arte en tu fuente principal de ingreso sin aun haber sido validado primero por el mercado.

Pero eso no te tiene que detener por completo. Solo hay que mirar a los grandes próceres anteriormente mencionados como ejemplos. Personas polifacéticas, diversificadas y multidimensionales que saciaron su curiosidad creando y aportando trabajos creativos mientras servían a sus comunidades con su conocimiento técnico de profesión.

Si son ejemplos muy lejanos para tu gusto recuerda que el joven PJ Sin Suela es el primer rapero y médico (MC/MD), además de ser autor de libros de niños. Igual, el humorista, conferenciante, autor, comediante y músico Silverio Pérez primero ejerció como ingeniero.

Ya no tienes que escoger:

No hay por qué limitarse a un título si no estás satisfecho con lo que estás ejerciendo. Tu identidad no debe estar atada a un oficio, pues la puedes perder en un abrir y cerrar de ojos.

Los seres humanos somos altamente maleables y en constante evolución. Nuestra trayectoria no debe ser estática, pues depende de incertidumbre y hazañas riesgosas para uno crecer y alcanzar nuestro potencial.

No tienes que esconderte detrás de la máscara pragmática que la sociedad recomendó que usaras. No importa si estás comenzando tu carrera, a punto de cambiar industrias, o ya exitoso en tu primer campo escogido, está bien querer cambiar o aspirar lograr más.  

Ahora, las mejores movidas son estratégicas. Un balance saludable de contemplación y acción con un fin en mente. Poco a poco practicando, probando, invirtiendo tiempo, recursos y creando un portafolio de trabajo. Cada paso con el fin de acercarte tu sueño o vida ideal.

Ya no hay porqué conformarse con solo un camino. Puedes tener ambos. Una puede financiar la otra en lo que la otra rinde frutos. Además, si ya tienes un trabajo y otras responsabilidades, pues aún mejor. No hay presión por ser el mejor desde el saque. Hay menos expectativas. Simplemente puedes enfocarte en practicar, mejorar y ejecutar. Incluso, nunca han existido tantas herramientas para promover el trabajo de uno.

Así que dale una pausa al Netflix, Hulu, HBO, Amazon, Youtube, Facebook, Instagram, Twitter, Snapchat, los diarios locales y globales y los juegos “online” de Playstation, Nintendo y Xbox y simplemente inténtalo.

Activa el airplane mode por un espacio de dos horas y verás que podrás

Escribir una columna,

Empezar una obra de arte,

Tomar esa clase de actuación,

Emprender una idea de negocio o iniciativa nueva de impacto social.

Pues, como enseñó el gran Don Pedro Calderón de la Barca, la vida está hecha de sueños y los sueños, sueños son.  

###

Sobre el autor:

Soy CPA, Escritor, Conferenciante y Pasado Presidente del Capítulo Profesional de ALPFA Puerto Rico. Como eterno optimista, mi meta es compartir historias, que logren inspirar, motivar y ayudar a mi generación puertorriqueña para que juntos podamos contribuir activamente al renacimiento de nuestra Isla.

Si te gustó este escrito, puedes suscribirte aquí para recibir solo una vez al mes futuros escritos, lecturas recomendadas y estrategias para mejorar. 

Para futuras publicaciones, puedes seguirme en FacebookInstagramLinkedIn & Medium

💬Ver 0 comentario