Blogs: Más allá del diploma

Opinión

Más allá del diploma

Por
💬0

Dime con quien andas y te diré quien eres

“Dime con quién andas y te diré quién eres”. Este famoso refrán era el que nuestros padres, tíos y abuelos nos recitaban siempre que andábamos con personas que no eran de su agrado.

Según los estudios de la psicología, Freud fue quien primero propuso que la crianza de nuestros padres era el factor determinante en nuestro desarrollo. No fue hasta que la Dra. Judith Harris retó esta teoría, con su libro “The Nurture Assumption” que se comenzó a considerar si nuestros pares, en vez de nuestros padres, son los que poseen mayor influencia durante nuestra crianza.

No importa en qué lado del argumento te encuentres, es imposible negar que nuestro entorno es un factor importante de nuestro desarrollo.

Recuerdo que cuando era pequeño, buscaba crear lazos de amistad con vecinos y compañeros de clase. Claro, la mayoría de estas amistades llegaban por proximidad, pero en general, la meta era encontrar personas con gustos similares a uno con el fin de ser aceptados en un grupo y pasarla bien como amigos.

Más adelante hay otros factores que hamaquean tu círculo. Tal vez la universidad, el trabajo, la nueva ciudad a la cual te mudaste, o una combinación de todo contribuye a cambiar el núcleo de personas con quien antes más compartías.

Pero el cambio no debemos verlo con malos ojos, especialmente cuando es de las pocas constantes de la vida. Quienes nos rodean es parte de nuestra evolución. No somos los mismos cuando somos adolecentes, ni universitarios, ni padres o madres de familia. Por tanto, nuestros intereses, aspiraciones, y nuestra visión de la vida cambia con el tiempo. Por lo que, es probable que en alguna etapa tengamos que asociarnos fuera de nuestros círculos para lograr una meta.

La madurez te enseña el valor de atraer personas diversas a ti. Estas personas pueden servir de barómetros objetivos que te obligan a subir tus estándares como también pueden ser influencias positivas que te apoyen, pero a la vez te reten a crecer.

El motivador Jim Rohn afirma que “eres el promedio de las cinco personas con quien más te asocias”. Por tanto, aquí les comparto estrategias para atraer 4 tipos de personas que pueden influenciar enormemente tus probabilidades de alcanzar el éxito.

  1. Pareja- Como si no era suficiente encontrar esa persona que te guste, te acepte y te escuche, tu pareja también debe ser tu mayor admirador. Algunos estudios indican que la manera en que tu pareja reacciona a tus éxitos, ya sea emocionado o indiferente, es un buen indicador para saber si has atraído a la persona indicada. Todos necesitamos validación, por lo que es indispensable validar los éxitos de tu pareja sin convertir la conversación en una competencia. Esto tiende a crear celos y resentimientos que muy probable provocarán la ruptura de la misma. Tu relación será duradera a la medida que aprendas a apoyar tu pareja como mismo deseas que te apoyen a ti. 
  1. Amigos– Nuestros amigos se suponen que sean los más sinceros por lo que siempre existirá un balance entre apoyo y resistencia en tus méritos. No obstante, debes evaluar si tus amigos suelen halagarte, o si prefieren mofarse o criticar tus hazañas. Aun cuando no estés de acuerdo con ellos, mientras puedas distinguir entre quienes son aquellos que verdaderamente se alegran de verte crecer de aquellos que constantemente te tratan de disminuir, podrás examinar con mayor escrutinio con quién pasas gran parte de tu tiempo. Es imposible esperar progresar en tu vida si te rodeas de energía negativa. No siempre uno cambia y crece a la par con las amistades, por lo que te recomendaría entablar círculos nuevos ya sea en alguna actividad extracurricular física, o con personas que laboren en tu industria.
  1. Mentores- Usualmente estos tendrán la mayor influencia en tu desarrollo profesional. Por lo general, un mentor es alguien mayor que tú, o un par que labora en tu misma industria, que puede aconsejarte basado en su experiencia. El error que tendemos a cometer es esperar a que esta persona nos abra las puertas, en vez de ser nosotros quienes toman las riendas activamente para desarrollar esta relación. Sugiero echar a un lado la timidez y el orgullo y atrévete a escribirle ese correo electrónico a aquella persona que admiras profesionalmente, o asiste a algún evento donde esta persona esté y preséntate. Se honesto sobre tus intenciones y verás que cada vez más hay personas dispuestas ayudarte, pues muchas veces ellos mismos tuvieron sus mentores en algún momento.
  1. Rivales- Siempre he escuchado que uno compite solo con uno mismo. Aun cuando esto es válido, también encuentro necesario encontrar algún barómetro para medir tu progreso en cualquier área de tu vida. La competencia no tiene que tener una connotación negativa y resulta a veces tácticamente más efectiva que una relación de amigo o mentor. Un rival es sencillamente un par que admiras, pero a la vez, sientes que puedes igualar o superar su rendimiento. Esto es mejor visto en los deportes, cuando han existido rivalidades legendarias como los enebeistas Magic Johnson y Larry Bird, los lanzadores Tom Brady y Peyton Manning y actualmente los futbolistas Cristiano Ronaldo y Lionel Messi. En todos los casos, estas relaciones produjeron un lazo de respeto y una mejoría de rendimiento entre ambos competidores, pues las hazañas de uno, inspiraban y motivaban al otro. Escoge algún par que admires y usa su estándar para subir tu estándar.

Todos queremos ser mejores padres o madres, amigos, parejas, atletas, profesionales, etc. Para poder mejorar en aquella área que te quieres enfocar, o en todas, te recomiendo que logres añadir a alguna de estas personas a tu vida.

Para lograr cualquier meta tienes que tener claro lo que persigues y estar seguro de tu entorno. Relaciones tóxicas, amigos envidiosos y hasta familiares pesimistas pueden imposibilitar tu progreso. Uno no escoge su familia, pero uno sí puede escoger con quién comparte.

Así que escoge con precaución, porque con el tiempo verás que el viejo refrán te hará más sentido.

Sean amigos, parejas, mentores o rivales… dime con quién andas y te diré quién eres.

Sobre el Autor:

Soy CPA, Escritor, Conferenciante y Pasado Presidente del Capítulo Profesional de ALPFA Puerto Rico. Como eterno optimista, mi meta es compartir historias, que logren inspirar, motivar y ayudar a mi generación puertorriqueña para que juntos podamos contribuir activamente al renacimiento de nuestra Isla.

Si te gustó este escrito, puedes seguirme en FacebookLinkedIn & Medium para futuras publicaciones.

💬Ver 0 comentario