Blogs: La Chica Gamer

videojuegos

La Chica Gamer

Por
💬0

Nintendo podría ser Suiza en la Guerra Mundial de las consolas

Varios países estuvieron implicados en batalla tanto en la Primera como en la Segunda Guerra Mundial, pero los suizos se pueden considerar como los únicos que fueron capaces de mantener su neutralidad y la independencia de su nación durante ambos conflictos. Lo que pudo ser posible con un alto costo a pagar: bloqueos, esfuerzos diplomáticos, movilización de sus tropas, concesiones económicas entre sus Aliados y Potencias Centrales para salvarse de esas cosas.

Ahora podemos hablar del mundo de las consolas, Nintendo se ha mantenido cómo espectador en la incansable batalla entre Microsoft y Sony que ha durado más de una década y media. La gran N ha logrado mantenerse fuera del conflicto utilizando dos estrategias distintas:

  1. Su obsesión por mantener la integridad de sus proyectos “first-play”, para asegurar que sus títulos personales sólo se puedan disfrutar en consolas de Nintendo.
  2. Hacer siempre apuestas con respecto al hardware como un elemento formal, obviando el terreno de batalla por potencia y teraflops donde por recursos ya no pueden competir.

No podemos olvidar el control gestual del Wii, la pantalla doble del Nintendo DS, la pantalla 3D en el Nintendo 3DS o el mando con pantalla del Wii U… En fin, Nintendo no le ha salido nada gratis mantenerse a flote en medio de la guerra entre los otros dos fabricantes. La estrategia de atraer y mantener a los jugadores ha ido evolucionando con los años y, a pesar que existió una época gloriosa en lo rentable, se ha podido ver la agonía que sufrió el Wii U desde sus primeros días.

Nintendo Switch

Ahora nos llega el Nintendo Switch como la tercera fase en el plan que viene siendo implementado pero dirigido hacia el fracaso desde hace tres años. Primero el ambiente esta siendo devorado rápidamente por los juegos para dispositivos móviles. Podemos ver cómo compañías y asociaciones con terceros están disfrutando del poder que pueden ofrecer las franquicias (Por ejemplo, McDonald’s con las sorpresas de Super Mario en los Happy Meal) y finalmente el lanzamiento de una nueva consola.

Nintendo quiere conseguir la reconciliación con una base de fans que quizás son los más leales de las tres grandes marcas. Pero se han visto ser afectados por decepciones muy importantes a lo largo de los últimos cinco años. En esta industria el lanzamiento de una nueva consola es como un periodo a corto plazo de pura adrenalina “hype”, te suben las ilusiones como siempre ha funcionado hasta que llega el momento en que toda esa magia desaparece. Ya que no podrán asegurar en ningún momento una trayectoria de éxito ni un patrón de regularidad.

Pasaron tres días después del anuncio oficial del Nintendo Switch, causando que la industria se dividiera un poco más. No tardaron mucho para empezar las discusiones sobre lo mal que Nintendo está haciendo algunas cosas, y no le hizo mucha falta que salieran también sus defensores dispuestos a encontrar una justificación a todo. En cierto modo es una buena señal: Nintendo Switch es un aparato curioso en todo su concepto, aunque es una apuesta muy arriesgada. La cual ha conseguido a pesar de su naturaleza sacudir los sentimientos de los seguidores de la gran N. Quienes a pesar de las dudas que puedan tener ya se han lanzado a reservar sus consolas y expresar una mezcla de ilusiones y pura curiosidad que les despertó la consola. Lo que ayudó al Nintendo Switch tener una victoria en esta batalla: no dejar a nadie escéptico.

A Nintendo no le ha salido nada gratis esa energía de neutralidad respecto a Sony y Microsoft durante todos estos años. En estos momentos parece ser más caro: Nintendo Switch aparece en el momento donde las otras dos consolas en el mercado están apostando por las generaciones escalonadas con tal de suplir con la demanda de potencia de los jugadores frente a la superioridad técnica casi insultante de PC. Aparece además con una apuesta gráfica inferior a las plataformas que llevan tres años ya en el mercado.The legend of Zelda - Breath of the Wild

Es evidente que el Nintendo Switch no viene a competir con nadie, sino que viene para mostrarnos su propia propuesta. Pero su escasa alineación de juegos de lanzamiento y la cantidad de excusas que han ofrecido a la hora de justificar sus limitaciones y el precio de sus periféricos, acaban sembrando la duda en los consumidores.

El problema se puede identificar, aunque el Nintendo Switch no quiera tener comparaciones, pero los jugadores están dispuestos a hacer esas comparaciones que la gran N no quiere. No existen números fijos que puedan reflejar la calidad narrativa o la inteligencia en el diseño del próximo Zelda, o las sensaciones que pueda ofrecer el famoso ‘click’ al poner la pantalla en el Dock. En estos momentos lo que podemos ver son cifras de resoluciones, frames por segundo, precios de los accesorios por separado, cantidad de los juegos disponible en el merado y elementos en común con la época en que Nintendo se preocupaba más del gimmick que luce en un regalo de Navidad que los fans entusiastas en búsqueda de nuevas experiencias con Metroid o Mario.

El precio que está pagando el Nintendo Switch por ser distinto es precisamente la negación de esa diferencias. Muchos podrían estar buscando maneras de decir sutilmente que estamos viendo un concepto distinto a lo que estemos acostumbrados, pero pueda ser lo peor que Nintendo pueda ofrecer. La exposición de sus problemas en un mar de críticas que cada vez es menos impactante pero más de lo habitual.

El Nintendo Switch pudo tener un arranque flojo en sus números, pero sus opciones en catálogo a medio plazo y conseguir un buen complemente en los “third-party”, sobre todo si logran transmitir la idea de que es una consola que arrastra una historia de 30 años. Un concepto con rasgos de todas las consolas pasadas  — se puede reconocer el NES con los JoyCons y las funciones gestuales del Wii — ajenos a la pelea de la potencia del PlayStation 4 Pro y el Project Scorpio, permite que Nintendo pueda sobrevivir a las batallas generadas por la opinión pública y, sobre todo, que le permita seguir siendo Nintendo.

Para más detalles, puedes visitar lachicagamer.com o también puedes escribirme a maria@lachicagamer.com. También puedes seguir a La Chica Gamer en TwitterFacebook e Instagram.

💬Ver 0 comentario