Blogs: Ideas peligrosas

Ideas

Ideas peligrosas

Por
💬0

Empresarismo: Glamour versus Realidad

La nueva ola de profesionales, los llamados “millenials” que ya son por lo menos la mitad de la empleomanía, enfrentan un reto que no enfrentaron sus padres: Tener que inventar sus carreras por necesidad. Aunque las crisis económicas han golpeado a personas de todas las edades, los jóvenes han estado sumidos en la incertidumbre desde el principio de sus carreras. Ya no es suficiente graduarse de doctor, abogado o ingeniero para tener una vida relativamente estable. Para muchos, la alternativa más atractiva es el “empresarismo”.

Por un lado, es innegable que es esperanzador que en muy poco tiempo, todo lo que tiene que ver con “empresarismo” y ser “empresario”, se esté normalizando en las conversaciones cotidianas. Todos los días conozco a personas que están dispuestas a salir de sus respectivas zonas de confort para crear un producto o servicio nuevo, buscarle compradores, crear riquezas y desarrollo económico y contribuir al colectivo mediante empleos y desarrollo. Cada día hay más y mejores proyectos que impulsan actitudes emprendedoras, que capacitan a potenciales empresarios y que proveen recursos para nuevas empresas. De hecho, con mucho orgullo soy parte de muchas de ellas. Eso es positivo en cualquier liga.

Ahora bien, le quiero advertir a todos esos potenciales innovadores que hay dos conceptos relacionados pero no equivalentes, a los que deben estar atentos:

  1. La realidad de pensar y actuar como empresario.
  2. El glamour de ser empresario.

Crear cualquier proyecto exitoso desde cero es DIFÍCIL, no hay otra manera de describirlo. Hay que trabajar muchísimo para resultados que la mayoría de las veces no se dan. En mi caso, casi un año después de comenzar mi práctica como abogado de startups, fue que empezaron a llegar los clientes que buscaba. Otras industrias serán distintas, pero la verdad básica se sostiene. Como asesor de decenas de compañías, he visto de cerca cuán distante es la expectativa de gloria de algunos, versus la realidad de lograr ingresos y clientes. Ser empresario no es nada romántico, a menos que consideres sexy el fracaso continuo en búsqueda de la ruta correcta. La gran mayoría de las veces, una empresa exitosa logra ese éxito sólo después de años de altas y bajas, no de un día a otro. Los empresarios exitosos son los que logran RESULTADOS. Son los que VENDEN, los que CIERRAN transacciones, los que crean riqueza y valor.

No es suficiente salir mucho en el periódico, ni vestirse “tech casual”, ni dar “pep talks” sobre la innovación. Sin duda, tenemos muchísimos ejemplos de empresarios con mucho talento, tesón y voluntad para crear negocios exitosos. Pero hay que sopesar muchas cosas antes de glorificar al empresario:

  1. Asegúrate de tener comida y techo. Contrario a lo que dicen las leyendas, no es bueno tener que morirse de hambre y poner a tu familia en peligro para levantar un negocio.
  2. Crear un nuevo negocio no es la única manera de ser emprendedor. Y un negocio de impacto y crecimiento, con la meta de convertirte en millonario, no es el único tipo de negocio. A lo mejor te conviene un pequeño negocio con la meta de crear ingresos recurrentes.
  3. A lo mejor no estás listo para ser emprendedor a tiempo completo, pero puedes dedicarle varias decenas de horas semanales a proyectos por el lado, y así ser emprendedor también.
  4. Tal vez no tienes las características que necesitas para ser “el próximo Steve Jobs”, pero puedes ser más productivo de otras maneras. No hay nada malo con reconocer debilidades y trabajar para maximizar tus alternativas.

No escribo esto para disuadir a quien verdaderamente tenga la voluntad, ni al que vaya a experimentar para saber si montar algo nuevo es lo correcto en sus circunstancias particulares. Tal vez la única manera de saber si lo que digo aplica o no a ti es HACIENDO y EXPERIMENTANDO. Ahora bien, si tras introspección te das cuenta que la razón por la que quieres tomar el paso es por la fiebre y la glorificación de los “startups”, la “innovación” y Mark Zuckerberg, no lo hagas.

Nota: Yo creo firmemente en el potencial que Puerto Rico puede alcanzar si creamos más y mejores empresas de alto impacto y de todo tipo, y si se desarrolla un ecosistema de capital de riesgo para invertir en ellas. Desde 2010 he sido parte de muchas de ellas. En un futuro blog hablaré sobre los números que sustentan eso. Por el momento, a continuación algunos recursos para distintas etapas de tu carrera empresarial, si es que decides que es para ti:

  1. Colmena66– Portal que te dirige hacia los recursos que necesitas cuando estás lanzando una empresa en Puerto Rico.
  2. Startup Weekend– Programa que impulsa la creación de una empresa en 54 horas, con oportunidades para conocer a mentores, inversionistas y socios.
  3. I-Corps– Validación de conceptos en el mercado.
  4. Research Grants– Fondos de investigación para desarrollar ciencia y tecnología básica y aplicada.
  5. Oficina de Transferencia de Tecnología– Para llevar al mercado  invenciones hechas en las universidades.
  6. SBIR/STTR– Fondos competitivos para pequeñas y medianas empresas desarrollando tecnología.
  7. Startup.pr– Acelerador de empresas enfocado en desarrollo de prototipos.
  8. Parallel18– Dinero y mentoría para escalar ventas y operaciones desde Puerto Rico al mundo.
  9. Grupo Guayacán– Varios programas para incubación y financiamiento.

 

💬Ver 0 comentario