Blogs: Ideas peligrosas

Ideas

Ideas peligrosas

Por
💬0

Más allá de salarios, riqueza

En mi último blog, hice referencia a la imperativa de crear nuevas empresas, dadas las conclusiones de numerosos estudios de que las empresas jóvenes han sido responsables por la totalidad de los nuevos empleos netos en los Estados Unidos por los últimos treinta años, tendencia que se extiende a decenas de otros países. También observamos cómo talentos locales han emprendido la creación de sus visiones a través de la tecnología.

Ahora vale subrayar ese elemento tecnológico a la luz del estudio 2015 Best-Performing Cities: Where America’s jobs are created and sustained, el cual revela que prácticamente se puede predecir el nivel de remuneración de los empleos de una geografía basado en la capacidad de su sistema de innovación.

¿Qué quiere decir esto de un sistema de innovación? Tal como en Puerto Rico contamos con un sistema de tendido eléctrico que le brinda energía a todo, desde nuestros enseres caseros hasta los bombas de gasolina, existe una red invisible que ata los componentes de un sistema que le permite a Puerto Rico innovar. Los cuatro factores del sistema de innovación es el nivel de investigación y desarrollo, la presencia de capital de riesgo, el tamaño de la fuerza laboral tecnológica, y el nivel general de educación en la isla. Estos cuatro factores producen el resultado deseado: una alta concentración de empresas de alta tecnología. Los factores y el resultado no solo deben existir dentro de nuestra geografía sino que deben interactuar activamente.

Generar esa concentración de empresas de alta tecnología en la isla, con el efecto de crear empleos de alta remuneración, es esencial. Sin embargo, nuestra visión debe ir más allá de empleos bien remunerados: debe ser que se cree no sólo ingresos, sino también riqueza. La diferencia entre esas dos palabras se ilustra con el cuento de la diferencia entre darle un pescado a un hombre para que coma un día versus enseñarle a pescar para que se nutra de ahora en adelante. Ambos comieron un pescado en un día particular. Ese es el ingreso, pero solo el que sabe pescar tiene la capacidad, la riqueza, que le permite generar su propio ingreso recurrente día tras día.

Para lograr ese objetivo de riqueza en Puerto Rico, no solo tenemos que adueñarnos de la propiedad intelectual que mercadeamos sino que también debemos dominar esos procesos mercantiles y gerenciales para abrir nuevos mercados mundialmente. Más allá de gerentes generales, es imperativo formar principales oficiales ejecutivos con todas las capacidades para controlar el destino de su empresa desde la isla.

Imagen: Jakob Montrasio; Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)

💬Ver 0 comentario