Blogs: Golpes bajos

Deportes

Golpes bajos

Por
💬0

Hacen ruido los pesos pesados

 

En general, con las excepciones que todos conocemos –Tyson, el joven George Foreman, Wilder– los boxeadores del peso completo son tipos campechanos, simpáticos, ultra amables. Al contrario de algunos pesos mosca que yo he conocido, que son insoportables.
Los ‘heavyweights’ puertorriqueños caen redondamente dentro de esa generalización.
Aunque la división no ha sido una de las más productivas a través de la historia para los países latinoamericanos, Puerto Rico es la excepción.
La Isla, en efecto, cuenta con el único campeón pesado de sangre hispana: John Ruiz, nacido en Massachusetts de padres puertorriqueños.
Apodado ‘The Quiet Man’, Ruiz, quien vivió parte de su niñez en Sabana Grande, reinó dos veces como monarca pesado de la AMB -la primera al destronar a Evander Holyfield y la segunda cuando venció por la corona vacante a Hasim Rahman-, en ruta hacia un récord de 44-9-1 y 30 nocauts.

Aunque hizo una buena demostración, Carlos Negrón (derecha) perdió este sábado ante Dominic Breazeale (izquierda) en Nueva York.

 

Y la Isla también cuenta con Fres Oquendo, nacido en Puerto Rico pero desarrollado y radicado en Chicago, quien debió haber sido campeón en par de ocasiones, si los jueces hubieran hecho su trabajo.
Fres, quien todavía está activo a la edad de 45 años con un récord de 37-8 y 24 nocauts, fue víctima de decisiones altamente cuestionables cuando retó a Chris Byrd por el cetro de la FIB en 2003 y a Ruslan Chagaev por el título vacante de la AMB en 2014, en la que hasta ahora ha sido su última pelea.
La lista de los nombres importantes de pesos completos boricuas no concluye ahí, sin embargo.
Incluye al legendario Joe King Román, un peso completo relativamente pequeño -medía 5’10” y raras veces pesó más de 200 libras- que peleó entre 1966 y 1981 y tuvo su gran momento de gloria cuando en 1972 derrotó por decisión en el Hiram Bithorn al vasco José Urtaín, reconocido entonces como campeón europeo, para convertirse por un tiempo en una gran atracción en la Isla.

 

Esa victoria fue la que eventualmente le llevó a retar en 1973 a Foreman en Japón, cuando el Big George defendió por primera vez los cetros de la AMB y el CMB que le había arrebatado a Joe Frazier.
Román apenas duró hasta los dos minutos después del primer asalto luego de que Nydia Caro cantara La Borinqueña en las ceremonias previas a la pelea.
En su pelea siguiente, Román, quien se retiraría con un récord de 54-27-4 y 27 nocauts, perdería por segunda vez en su carrera con el guaynabeño radicado en Nueva York, Pedro Agosto, quien durante años sería un eficiente peso completo sin llegar a disputar la corona mundial, y en 1977 sucumbiría en cuatro asaltos ante Foreman, en la última pelea que el entonces exmonarca haría antes de perder en el Bithorn ante Jimmy Young en 1977 e iniciar su famoso retiro de 10 años para regresar en 1987 y eventualmente recuperar su corona ante Michael Moorer.

 

También se puede mencionar a Narciso ‘Ciso’ Maldonado, quien ganؚó la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de 1979 celebrados en la Isla cuando el portentoso campeón cubano Teófilo Stevenson lo noqueó en el primer asalto y luego amasó un récord de 6-6-1 y dos nocauts como profesional entre 1981 y 1987.
Por otro lado, hay que recordar que, antes de hacerse campeón ‘junior pesado’ de la AMB, el equivalente del peso crucero, Osvaldo ‘Jaws’ Ocasio inició su carrera como peso completo y ganó sus primeras 13 peleas, incluyendo dos seguidas sobre Jimmy Young, antes de caer en siete asaltos en 1979 frente a Larry Holmes al buscar el cetro del CMB.
Entonces, luego de otra buena carrera en el aficionismo, el fuerte pegador abajeño de 6’6” de estatura Rodolfo Marín, hijo del legendario luchador ‘El Pulpo’ Marín -fallecido recientemente-, fue por un tiempo uno de los grandes prospectos de la cuadra de Don King y ganó sus primeras 17 peleas, 14 de ellas por nocaut, pero terminó retirándose en 1999 con marca de 21-8 y 17 sin discutir nunca una corona mundial.

 

Harold Arroyo, medallista de plata como súper pesado en los Panamericanos de 1991 y miembro de la delegación olímpica de 1988; Nelson Adams, quien compitió en esos mismos Juegos como semipesado y luego tendría marca de 10-2-1 y ocho nocauts como profesional entre 1990 y 1996; el tan tempranamente desaparecido Isaac Barrientos, quien peleó en los Juegos Olímpicos de 1984 y Gerardo Bisbal, ganador de oro como súper pesado en los Centroamericanos de 2010 en Mayagüez, son otros que brillaron más en el aficionismo.

 

Hoy en día, el futuro luce promisorio con peleadores como el peso completo carolinense Alvin Canales, quien acaba de ganar la medalla de bronce en los Juegos Olíimpicos de la Juventud celebrados en Buenos Aires y el subcampeón nacional de Estados Unidos en los súper pesados, Amisael Jiménez, de ascendencia boricua, quien aspira a representar a la Isla en los próximos Juegos Panamericanos.
Y el pasado también sigue presente con el veterano Víctor Bisbal, quien acaba de reaparecer y de ganar un cetro regional de la OMB para mejorar su marca a 23-3 y 17 nocauts luego de haber ganado oro en los Centroamericanos de 2002, bronce en los Panamericanos de 2003 y representado a la Isla en los Juegos Olímpicos de 2004, celebrados en Atenas.

 

Finalmente, este sábado, el villalbeño de 30 años y 6’6” de estatura, Carlos Negrón (20-2 y 16), miembro de la escuadra olímpica de 2008, aunque perdió por nocaut en el noveno asalto en Nueva York ante Dominic Breazeale (20-1 y 18), retador obligatorio al cetro del CMB, ofreció una gran pelea y demostró sin dudas que pertenece a las altas esferas de la división máxima.

 

 

El autor formó parte de la redacción deportiva de El Nuevo Día de 1981 a 2008 y es el autor de San-Tito, sobre la carrera de Tito Trinidad y de la novela El último kamikaze, ganadora del certamen del Instituto de Cultura Puertorriqueña en 2016.
(ceuyoyi@hotmail.com).
En twitter, Ceuyoyi, en Facebook, Jorge L. Prez

💬Ver 0 comentario