Blogs: Golpes bajos

Deportes

Golpes bajos

Por
💬0

No es una pelea fácil para Pedraza

 

Puede existir la impresión de que José ‘Sniper’ Pedraza debe ser un amplio favorito para vencer el próximo sábado al mexicano Ray Beltrán y coronarse como el nuevo campeón peso ligero de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) en la pelea que se celebrará en Glendale, Arizona y será transmitida por ESPN y ESPN Deportes.
Natural de Los Mochis, pero radicado desde hace 15 años en Phoenix, Beltrán, quien aún sigue luchando para conseguir la residencia legal en los Estados Unidos, es el prototipo de peleador aguerrido y fajador que ha tenido que ganarse a puño limpio todo lo que ha conseguido.

Luego de debutar como profesional cuando aún no había cumplido los 18 años, ha amasado un récord de 35-7-1 y 21 nocauts que incluye dos reveses por nocaut, un injusto empate ante el escocés Ricky Burns cuando en 2013 lo retó en Escocia al aspirar al cetro ligero de la AMB y un revés en 12 episodios ante el superdotado Terence Crawford cuando en 2014 aspiró a esa misma corona por segunda vez.
Entonces, a la edad de 36 años, finalmente logró conquistar ese título ligero de la OMB en febrero al derrotar por decisión a Paulus Moses al disputar el cetro que dejara vacante Terry Flanagan.

 

Por otro lado, el cidreño Pedraza, de 29 años, tuvo un largo historial en el aficionismo, que incluye medalla de plata en el Mundial de 2009, bronce en los Panamericanos de 2009, oro en los Centroamericanos de 2010 y una participación en las Olimpiadas de 2008 en Beijing.
Como profesional tiene marca de 24-1 y 12 nocauts y va en busca de su segundo cetro mundial, luego de haber sido monarca junior ligero de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) con tres defensas entre 2015 y 2017.
En fin, se trata del clásico enfrentamiento entre un puro guerrero labrado en el profesionalismo y un peleador que posee un profundo bagaje de técnica aficionada.
Y el propio Beltrán pareció reconocerlo así en una entrevista reciente.

 

“Pedraza es un excampeón mundial”, dijo en un artículo publicado la semana pasada por el diario Arizona Republic. “Es un tipo duro. Un tipo difícil. Ha tenido algunas buenas peleas”
Más aún, Pedraza es más alto y le aventaja en alcance, tiene mejor récord que él y es efectivo peleando tanto adentro como a distancia, aparte de que frecuentemente se cambia a una guardia zurda, donde pelea con igual efectividad.
Así, frente a un rival que le supera en juventud como en habilidades técnicas, Beltrán va a tener que depender de su bravura, de su tesón y de su pegada.
Y eso a veces es suficiente: ya ha habido gente que ha comparado esta pelea con la de Orlando Salido y Vasyl Lomachenko, una pelea en la que el veterano guerrero mexicano logró vencer al dos veces campeón olímpico temprano en su carrera.

Pero Beltrán también podrá depender de la inspiración que le pueda brindar el estar peleando en su casa o cerca de su casa, además de que cuenta con buena pegada.
“No he tenido peleas fáciles en mi carrera como boxeador”, dijo. “Hicimos nuestro propio camino. Hicimos nuestro propio nombre. Nadie creó nuestro récord. Tengo muchos nocauts, pero tengo más poder del que parece (en mi récord). De todas las derrotas que sufrí tengo cuatro o cinco que considero que fueron robos. Estoy listo. En este momento, estoy centrado en Pedraza, pero soñamos en grande”.
Esto es así porque Beltrán sabe que un triunfo sobre Pedraza le daría la oportunidad de conseguir la pelea más lucrativa de su vida: un enfrentamiento unificatorio en diciembre con Lomachenko, el campeón peso ligero de la AMB, que la empresa Top Rank le ha prometido al ganador del combate del próximo sábado.

 

Por todo eso, y a pesar de todo lo que se pueda decir acerca de Beltrán -que estáٞ demasiado viejo, golpeado y propenso a cortaduras-, el padrastro de Pedraza, Luis Espada, quien es también su manejador y entrenador, prefiere irse a la segura.
“Nosotros estamos preparándonos, mental y sicológicamente, para pelear con un hombre joven lleno de energía y con mucha hambre de defender su título, la misma hambre que nosotros tenemos para ganarlo”, dijo.
“Si empezamos a pensar que Beltrán está viejo, o está lastimado, Pedraza puede confiarse y puede caer hasta en el exceso de confianza, y eso es muy peligroso”.
“Así que estamos preparándonos para enfrentar a un Beltrán perfecto”.
Y es posible que Pedraza, aunque sí deba considerarse el favorito, tenga que hacer una pelea perfecta para garantizarse una victoria.

 

 

El autor formó parte de la redacción deportiva de El Nuevo Día de 1981 a 2008 y es el autor de San-Tito, sobre la carrera de Tito Trinidad y de la novela El último kamikaze, ganadora del certamen del Instituto de Cultura Puertorriqueña en 2016.
(ceuyoyi@hotmail.com).
En twitter, Ceuyoyi, en Facebook, Jorge L. Prez

💬Ver 0 comentario