Blogs: Golpes bajos

Deportes

Golpes bajos

Por
💬0

Wilder y el arte de insultar en vano

 

Luego de que la semana pasada se anunciara el desplome de las negociaciones para que se enfrentaran este año Deontay Wilder y el británico Anthony Joshua en la súper pelea unificatoria entre los dos invictos campeones del peso completo que podía haberse convertido en la pelea más atractiva del año, sentí un raro arranque de lástima por el peleador norteamericano.
Debo decir que no es común en mí sentir lástima por un sujeto de 6’7” de estatura y músculos hasta dentro de la nuez de Adán, con marca de 40-0 y 39 nocauts, reconocido como monarca pesado del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), y mucho menos si ese mismo individuo dijo no hace mucho que su ambición como boxeador era tener un cadáver entre sus víctimas.
Y, que conste, no se refería simbólicamente a tener ‘muertos’ entre sus derrotados -esos los tienen todos en el boxeo-, sino, en efecto, a que deseaba matar a alguien encima del ring.

 

Expresión que, afortunadamente, le mereció un regaño y una advertencia de controlar sus palabras de ahí en adelante, de parte de Mauricio Sulaimán, el presidente del CMB.
Pues no, la lástima que sentí fue debido a que, a pesar de todos los esfuerzos que había hecho el pobre hombre de 32 años de edad por conseguir esa pelea, a la postre había quedado con las manos vacías.
Y, en el caso de Wilder, naturalmente, esos esfuerzos de habían concentrado en insultar de todas las maneras posibles Joshua, de 28 años y marca de 21-0 y 20 nocauts, cuyas principales ofensas en su contra parecen haber sido el haber ganado oro en las Olimpiadas de 2012 y ser reconocido como monarca de la AMB, la OMB y la FIB, aparte de que gana mucho más por sus peleas.

 

Por ejemplo, para su último combate -cuando venció al neozelandés Joseph Parker, campeón de la OMB, en un a pelea unificatoria el pasado 31 de marzo en Cardiff, Joshua se embolsilló 13 millones de libras esterlinas (más de $21 millones), mientras que provocaba que Parker se ganara más de $9 millones.
En cambio, Wilder apenas devengó $2.1 millones por su última defensa, cuando tuvo que cruzar el Niágara en bicicleta antes de eventualmente lograr superar al cubano Luis ‘King Kong’ Ortiz en 10 episodios el pasado 3 de marzo.
Pese a todo esto, Wilder llegó a catalogar de “un insulto” la oferta de $12.5 millones que los representantes de Joshua le llegaron a hacer en determinado momento.

 

¿Qué le dijo Wilder a Joshua al tratar de endiablarlo lo suficiente como para que no le quedara más remedio que aceptar la pelea con tal de salvar su honra y no dar la impresión de que le tenía miedo?
Muchas cosas, pero entre las más llamativas estuvo la siguiente: “Yo solo digo que llega el momento en que el bebé debe despegar la boca del pezón de su madre. Simplemente él es un chiste y me tiene miedo”.
Y finalmente, cuando el promotor de Joshua, Eddie Hearn, anunció el miércoles pasado que las negociaciones se habían terminado, en buena parte debido a que la AMB le había exigido a su peleador que cumplir con su defensa obligatoria ante el ruso Alexander Povetkin, Wilder dejó atrás los últimos trazos de timidez que le quedaban.
“Tú no eres un campeón verdadero”, le dijo a Joshua. “Simplemente eres un cobarde y un flojo de mente”.
Y Hearn también cogió su agüita.
“Yo creo que ellos nunca quisieron la pelea”, dijo Wilder. “Nos hubieran ahorrado mucho tiempo si nos hubieran dicho meses atrás que tenían miedo y no iban a pelear”.
Como todo buen promotor de boxeo, Hearn probó ser inmune a los insultos y le hizo una nueva oferta de $5 millones a Wilder para que haga en Nueva York antes de que finalice el año su correspondiente defensa obligatoria del cetro del CMB -ante Dominic Breazeale o “cualquier otro rival mutuamente conveniente” mientras Joshua pelea con Povetkin, y, luego, otra de $15 millones garantizados por enfrentarse a Joshua el próximo 13 de abril.
¿La respuesta de Wilder?
“Solo acepto partes iguales (50%-50%) ahora”, dijo. “Ya se acabó eso de bolsas fijas”.
Y entonces agregó: “#%&*!!(@%?%$”.
Me imagino que eso quiere decir que está muy interesado

El autor formó parte de la redacción deportiva de El Nuevo Día de 1981 a 2008 y es el autor de San-Tito, sobre la carrera de Tito Trinidad y de la novela El último kamikaze, ganadora del certamen del Instituto de Cultura Puertorriqueña en 2016.
(ceuyoyi@hotmail.com).
En twitter, Ceuyoyi, En Facebook, Jorge L. Prez

💬Ver 0 comentario