Blogs: Golpes bajos

Deportes

Golpes bajos

Por
💬0

Lomachenko supera una gran prueba

 

Estoy a punto de reconocer que, por alguna razón, los entrenadores de boxeo, aquellos que llevan una vida entera metidos en los gimnasios y han trabajado en miles de peleas- saben un poquito más de este deporte que algunos de nosotros que lo único que hacemos es posar las nalgas sobre un cojín mullido para ver una que otra peleíta por televisión o en un coliseo con aire acondicionado.
El último argumento contundente en ese sentido me lo suplió el entrenador y manejador Juan de León.
Más conocido en esta época por su relación con los campeones mundiales Alberto Machado y Tito Acosta, pero que también ha trabajado con muchísimos otros peleadores, incluyendo al otrora contendor del peso pesado, Joe Mesi, para culminar, Juan es hermano del legendario excampeón del peso crucero, Sugar de León.
Y esto es lo que él escribió en Facebook cuando debatía amigablemente con otra reconocida figura deportiva –Alex Trujillo, exolímpico y destacado expeleador profsional- acerca de la pelea que se celebraría el pasado sábado en la noche en el Garden entre Vasyl Lomachenko y el venezolano Jorge Linares, quien, aunque defendía su cetro ligero de la AMB en la contienda, estaba desfavorecido por hasta 14-1 en las apuestas.

Como muchos, aunque reconocía que Linares era un buen campeón, Trujillo pensaba que el ucraniano era abrumadoramente superior y lo daba para ganar en el quinto asalto, sino antes.
Pero Juan le respondió así:
“Cada persona que se sube a un ring tiene la oportunidad de ganar. Jorge (Linares) es un chico que trabaja fuerte y por tal razón yo le veo oportunidad..
Lomachenko es un gran boxeador y tiene todas las habilidades y es el favorito a ganar, pero no veo que pueda darle nocaut a Linares, veo que esta será la pelea más fuerte que Loma va a tener en su corta carrera como boxeador profesional hasta el momento”.
Y agregó: “Veo a Linares tirándolo con la derecha y será una pelea bien cerrada. Será una súper pelea porque Linares tiene corazón de León”.

 

 

Pues Juan terminó pegándola con tal precisión que uno pudiera pensar que había tenido una visión extrasensorial y había podido ver la pelea antes de que esta hubiese comenzado.
En efecto, fue una súper pelea, una que ya empieza a mencionarse como candidata a Pelea del Año.
En efecto, Linares tiró a Lomachenko -con una derecha- en el sexto asalto.
Y, en efecto, fue un combate extremadamente cerrado, tan así que, en las tarjetas de los tres oficiales, se encontraba empatado después de nueve asaltos, teniéndolo Julie Lederman parejo 85-85, Robin Taylor 86-84 a su favor y Steve Weisfeld 86-81 a favor de Lomachenko.
Y también estaban parejos en golpes conectados, según Compubox: 213 (Lomachenko) a 208.
Donde único falló el tiro De León fue en pronosticar una decisión, aunque por escaso margen: cuando todo indicaba que la pelea estaba destinada a escuchar el último campanazo, dado que Linares era quien empezaba a dictar la pauta en los asaltos finales, Lomachenko lo derribó mediante un devastador gancho al cuerpo y la pelea fue detenida a los 2:08 minutos del episodio.

 

“No me sorprendió٠ como yo pensaba que podía sorprenderme”, dijo Linares, de 32 años, cuando lo entrevistó Dan Rafael de ESPN.com después de la pelea
“La pelea se estaba poniendo interesante y estaba muy cerrada”, agregó, “pero sí me sorprendió con ese golpe al cuerpo. Yo quería seguir, pero el árbitro paró la pelea”.
A pesar de todos sus atributos (récord de 44-4 y 27 nocauts, campeonatos mundiales en tres categorías diferentes) y su evidente ventaja física sobre Lomachenko, a Linares no se le considera un gran asimilador y. de este modo, sufrió la cuarta derrota por nocaut de su carrera.
En fin , va a ser interesante saber ahora qué ocurrirá con el zurdo Lomachenko, quien reafirmó así la apreciación de quien es lo consideran el mejor ‘libra por libra’ de la actualidad.

De 30 años de edad, el dos veces campeón olímpico, que acaba de establecer otra marca al ganar su tercer título mundial en divisiones diferentes en apenas 12 peleas, mejorando su marca a 11-1 con nueve nocauts.. se supone que tenga 10 días para decidir si se queda con su nuevo campeonato o regresa a su cetro junior ligero de la OMB.
Antes de la pelea se consideraba automática su subida de peso, lo que le abriría las puertas a que el boricua Christopher ‘Pitufo’ Díaz dispute el cetro que deje vacante, pero también habؙía quien pensaba que una pelea demasiado complicada en las 135 libras podía convencerle, aun resultando victorioso, de que ese no era su peso adecuado en estos momentos.
Pero aunque sí tuvo esa pelea complicada, su promotor, Bob Arum, parece pensar que el Loma llegó a las 135 para quedarse, y hasta mencionó la probabilidad de una pelea unificatoria con el campeón ligero de la OMB, el mexicano Reymundo Beltrán -a quien también controla-. Y hasta mencionó la fecha del 25 de agosto en el Forum de Inglewood.
“Beltrán es el oponente obvio”, aseguró.

 

 

El autor formó parte de la redacción deportiva de El Nuevo Día de 1981 a 2008 y es el autor de San-Tito, sobre la carrera de Tito Trinidad y de la novela El último kamikaze, ganadora del certamen del Instituto de Cultura Puertorriqueña en 2016.
(ceuyoyi@hotmail.com).
En twitter, Ceuyoyi, En Facebook, Jorge L. Prez

💬Ver 0 comentario