Blogs: Golpes bajos

Deportes

Golpes bajos

Por
💬0

A puño limpio en la Federación de Boxeo

 

No hace mucho, la Federación de Voleibol llevó a cabo una tumultuosa campaña eleccionaria llena de imputaciones que culminó con la intervención del COPUR, el retiro el mismo día de las elecciones del candidato presidencial Elliot Matías y la selección ya académica de Francisco Trabanco como nuevo mandatario del organismo.
Ahora, sin embargo, todo parece haber sido un pacífico simulacro en preparación para las elecciones de la Federación de Boxeo, programadas para el 20 de noviembre.
Ante el anuncio del presidente José Luis Vellón de dejar la presidencia, surgieron rápidamente tres candidatos a reemplazarle: José ‘Chiqui’ Laureano, el entrenador del equipo nacional; Francisco Ramos, reconocido como presidente de la Región Metro, una de las siete que componen el organismo, y el director de la Asociación de Jueces y Arbitros, José Pizarro.

14670800_10154428561872931_8333647934853422587_n

Chiqui Laureano
Al igual que ocurría en el voleibol, donde Matías era el vicepresidente de la Federación y se le consideraba una continuación del presidente saliente Nelson Pérez, Laureano, fiel colaborador de Vellón, posiblemente era y es considerado un sucesor que seguirá la misma línea de Vellón, el veterano líder federativo que siempre ha sido un arduo defensor del aficionismo y, en los últimos tiempos, ha visto con creciente desconsuelo como el organismo internacional, la AIBA, ha ido abriéndose al boxeo profesional.
La apertura llegó hasta el extremo de que en las Olimpiadas de Río no solo se permitió la participación de peleadores profesionales, sino que incluso compitieron excampeones mundiales.
Existe aquí entonces la impresión de que, especialmente en vista del empeorado desempeño del boxeo boricua en competencias internacionales, llegando hasta el grado de solo poder colocar un participante –Jeyvier Cintrón– en los Juegos de Brasil, lo conveniente sería poner la Federación en manos de una directiva que acoja con entusiasmo ese paso hacia la profesionalización del boxeo aficionado.
Y tal parece que algunos piensan que Ramos puede ser ese candidato.
Debido a las trabas puestas por los reglamentos, naturalmente, Laureano no tiene experiencia en el boxeo profesional, aunque sí ha trabajado como entrenador de los Hurricanes de Puerto Rico en la Serie Mundial de Boxeo, la liga semi-pro avalada por la AIBA.
El problema fue que, al reunirse el martes pasado la Junta de Directores del organismo para evaluar la validez de las candidaturas, la Junta votó abrumadoramente en contra de validar a Ramos como candidato.
“Hay que evaluar las candidaturas a base de lo que dicen los reglamentos, tanto de al AIBA como de la Federación”, explicó Saida Cartagena, presidenta de la Región Centro Sur y, por consiguiente, miembro de la Junta.
“Y la AIBA tiene un artículo que prohíbe que los miembros de la directiva tengan lazos con el boxeo profesional”.
Al parecer en un intento por probar que no tiene esos lazos, Ramos presentó un documento emitido por la Comisión de Boxeo Profesional de Puerto Rico, en el que se expresa que aunque tuvo una licencia como entrenador profesional, esta solo duró hasta el periodo de 2013-14.
“Pero el reglamento de la AIBA dispone que el período mínimo luego de haber tenido licencia profesional sea de cuatro años”, explicó Cartagena.
“Es por eso que Ramos ni siquiera aparece como presidente de la Región Metro, sino como representante”, dijo Cartagena, “porque tampoco es elegible para presidir una región”.
A la reunión del martes asistió para actuar como asesor y observador el abogado del COPUR y abogado en derecho deportivo, Bernaldo Barreto, quien, después de revisar la evidencia, recomendó que no fuera avalada la candidatura de Ramos.
“La reunión se volvió bastante desagradable”, dijo Cartagena, “en especial porque Ramos se presentó a la misma acompañado por personas ajenas a la Junta, que no debían estar allí, incluyendo a su esposa”.
En fin, Cartagena dijo que la votación fue 12-1 en su contra, con una abstención, tomando parte en la misma los presidentes y vicepresidentes de las regiones. Se presume que el voto disidente fue de Manny Alvarado, presidente de la Región Sur y candidato a la vicepresidencia de la Federación en papeleta con Ramos.
Tanto Laureano como Pizarro fueron certificados por unanimidad como candidatos.
Sin embargo, Cartagena explicó que el propio reglamento de la Federación estipula que Ramos tiene derecho a apelar.
“El tiene cinco días laborables para mostrar su evidencia”, dijo la líder boxística.
Al mismo tiempo, agregó, se le envió una comunicación a la AIBA informando lo ocurrido y recabando que el organismo internacional ratifique la validez del reglamento en el que se basó la decisión de no validar el candidato.
“Me imagino que nos estaremos reuniendo a mediados de esta semana para tomar la decisión final”, dijo Cartagena.
Será el segundo asalto de la controversia, pero solo el tiempo dirá si la pelea concluye ahí o se extiende a un tercer asalto… como, por el momento, se sigue estipulando en el boxeo aficionado.

 

Reacciona Francisco Ramos

El aspirante a la presidencia federativa, Francisco Ramos, dijo que mañana lunes 17 de octubre acudirá con sus abogados a radicar su apelación en torno a la medida de no avalar su candidatura. Entre otros argumentos, Ramos aseguró que, al contrario de lo dicho con Cartagena, la AIBA solo exige que transcurra un año para vuelva a adquirir elegibilidad para aspirar a un puesto directivo en la Federación alguien que haya poseído licencia profesional.

“Aquí se ha cometido un atropello”, dijo Ramos, quien no había respondido a mis llamadas telefónicas el sábado cuando se redactó originalmente esta entrada de ‘Golpes Bajos’. “Por desgracia, existen incluso miembros de la Junta de Directores de la Federación que desconocen el propio reglamento de la AIBA, tal vez por estar este en inglés”.

“Pero lo cierto es que ya es claro que la AIBA se dirige a unir el boxeo aficionado al profesional y que la Federación necesita la dirección de alguien que esté capacitado para trabajar de acuerdo con estos cambios”.

Chiqui Laureano, de paso, declinó comentar el asunto.

 

El autor formó parte de la redacción deportiva de El Nuevo Día de 1981 a 2008 y es el autor de San-Tito, sobre la carrera de Tito Trinidad.
(ceuyoyi@hotmail.com).
En twitter, Ceuyoyi, En Facebook, Jorge L. Prez