Blogs: Golpes bajos

Deportes

Golpes bajos

Por
💬0

Recta final de un año agridulce

 

La derrota sufrida recientemente por Orlando del Valle ante Diego de la Hoya en el ‘undercard’ de Canelo-Liam Smith, cuando una victoria podía haberle encaminado a una próxima oportunidad titular por el cetro supergallo del CMB, fue apenas un capítulo más de lo que hasta ahora ha sido un año bastante malo para el boxeo puertorriqueño.
En todos sus niveles.
Podemos empezar por el aficionismo. Aunque se celebran numerosas carteleras en toda la Isla y los gimnasios siguen atendiendo y desarrollando nuevos peleadores, la proyección internacional del boxeo aficionado puertorriqueño tuvo uno de sus peores desempeños. El gran ejemplo: un país que ha producido seis medallistas en el boxeo olímpico, este año solo logró enviar a un peleador a los Juegos de Río, y este, el zurdito bayamonés Jeyvier Cintrón, terminó eliminándose en la primera ronda de las 114 libras.

LAS VEGAS, NV - SEPTEMBER 12: Roman Martinez reacts to the call of a knockdown by referee Vic Drakulich during his WBO junior lightweight title fight against Orlando Salido at MGM Grand Garden Arena on September 12, 2015 in Las Vegas, Nevada. Martinez retained his title when the fight was declared a draw. Ethan Miller/Getty Images/AFP == FOR NEWSPAPERS, INTERNET, TELCOS & TELEVISION USE ONLY ==

Rocky Martínez.

Para colmo, la otra gran figura del boxeo aficionado, Kiria Tapia, se rompió un talón mientras competía en el Preolímpico en busca de ganarse un puesto, y quedó fuera de acción hasta 2017.
Pero en general ha sido un año muy complicado y confuso para el boxeo aficionado mundial, que se encuentra evolucionando –o deteriorándose, según uno lo vea- para abrirse por completo al profesionalismo.
Y a nivel profesional, en gran medida los grandes éxitos del boxeo boricua fueron logrados por peleadores desarrollados y radicados en los Estados Unidos.
El filadelfiano Danny García, quien anteriormente había reinado como monarca junior welter del CMB y la AMB, venció en enero al desgastado Robert Guerrero para conquistar el entonces vacante cetro welter del CMB y mejorar su marca a 32-0 y 16 nocauts, aunque no ha vuelto a pelear desde entonces y sigue dejando la impresión, ya sea por problemas de manejo o de promoción, de que está dejando pasar sus mejores años sin conseguir las grandes peleas que un boxeador de su talento merece.

 
En junio, sin embargo, se produjo la gran sorpresa positiva del año –al menos hasta el momento-, cuando Jason ‘Canito’ Sosa, el peleador de Nueva Jersey de ascendencia boricua, mejoró su marca a 19-1’4 y 15 nocauts cuando, a base de puro tesón y empuje, noqueó en Beijing al dominicano Javier ‘Abejón’ Fortuna para conquistar el título junior ligero de la AMB frente a un sólido monarca que tenía récord de 29-0 y 21 nocauts.
A su vez, la carolinense radicada en Nueva York, Amanda Serrano, continuó acumulando campeonatos y ganando peleas casi en el anonimato frente a una oposición sumamente cuestionable al conquistar el vacante cetro pluma de la OMB en febrero con un nocaut en el primer asalto ante una rival que tenía marca de 17-15, la canadiense Olivia Gerula para mejorar su marca a 29-1-1 y 22 nocauts.
Entretanto, el cidreño José ‘Sniper’ Pedraza, en una gran demostración, derrotó claramente por decisión en abril a su retador obligatorio, el británico Stephen Smith, hermano del Liam Smith que acaba de caer ante Canelo, en su segunda defensa titular para mejorar su marca a 22-0 con 12 nocauts.

 
Pero por ese combate Pedraza apenas recibió una bolsa de $112,500, que es el 75% de la oferta por $150,000 con la que se llevó la subasta su promotor, Lou DiBella, y nuevamente está a la deriva luego de que no progresaran las gestiones para una oportunidad frente al británico Terry Flanagan por el cetro ligero de la OMB.
Flanagan, de paso, tiene de primer retador al boricua Félix Verdejo, quien a su vez parecía encaminado a retarlo antes de que finalizara el año hasta que un accidente de motora le lanzó hacia la inactividad hasta el año que viene.
Por otro lado, Puerto Rico perdió dos campeones mundiales en cuestión de semanas, primero cuando en junio Román ‘Rocky’ Martínez cedió su cetro junior ligero de la OMB por nocaut en el quinto asalto ante el superdotado Vasyl Lomachenko, y segundo cuando McJoe Arroyo, después de padecer más de un año de inactividad, sucumbió por decisión en Filipinas ante Jerwin Ancajas para ceder su cetro supermosca de la FIB en un combate por el cual, debido a la inefectividad de sus promotores, devengó poco más de $21,000 cuando la pelea también tuvo que ir a subasta.

 
¿Qué nos resta?
No mucho.
Primeramente se esperaba que para diciembre se materializara la reaparición del campeón mundial en cuatro categorías, Miguel Cotto, quien no pelea desde su cerrado y controvertido revés de noviembre pasado ante Canelo Alvarez.
Pero hace poco se informó que Cotto no peleará sino hasta principios de 2017, otra razón para que, al menos boxísticamente hablando, el 2016 no permanezca mucho tiempo en el recuerdo.

 

El autor formó parte de la redacción deportiva de El Nuevo Día de 1981 a 2008 y es el autor de San-Tito, sobre la carrera de Tito Trinidad.
(ceuyoyi@hotmail.com).
En twitter, Ceuyoyi, En Facebook, Jorge L. Prez

💬Ver 0 comentario