Blogs: Golpes bajos

Deportes

Golpes bajos

Por
💬0

El Chapulín Colorado del boxeo

Si algo caracteriza a los promotores de boxeo es hablar por hablar con tal de promover el peleador o la pelea que le interese promover.
Bob Arum, naturalmente, casi inventó esa técnica, y, con su exitosísima firma promotora Top Rank, se ha especializado, entre otras cosas, en tomar grandes prospectos desde los inicios de sus carreras hasta llevarlos, si tiene suerte, al estrellato y a los millones del ‘pay-per-view’.
Pero se trata de una estrategia cuidadosamente trazada y ejecutada por Arum y sus ayudantes.

verdejo arum

Félix junto a Bob Arum.
Entre los que disfrutaron de ese cuidadoso ascenso estuvieron, en su momento, Floyd Mayweather, Jr., Oscar de la Hoya y Miguel Cotto, aunque todos eventualmente volaron hacia otros lares tan pronto pudieron hacerlo.
En tiempos más recientes, Arum ha ejecutado su maniobra a la perfección con Terence Crawford, a quien ha conducido ya a dos títulos mundiales y el próximo sábado espera verlo ascender a un tercer nivel de estrellato si vence al peligroso Viktor Postol en un choque unificatorio de las 140 libras.
De lograrlo, no se puede descartar que el próximo paso sea poner a Crawford con Manny Pacquiao, en la pelea de retorno que el filipino tiene prevista para octubre o noviembre.
Claro, dependerá de varios factores, de los que Arum se encargará de tener claros con la ayuda de sus asesores: ¿Será esa definitivamente la última pelea del filipino de 37 años, que suele retirarse cada dos años? ¿Habrá bajado su nivel lo suficiente como para que Crawford no vaya a toparse de pronto con una sorpresa mayúscula frente a un Pacquiao que no noquea desde hace casi siete años?

 
Si Arum y sus asesores deciden que a Pacquiao todavía le queda -como pareció comprobarse en su victoria de abril sobre Tim Bradley-, o que , entre retiro y retiro, el filipino puede hacer todavía dos o tres peleas más, entonces de seguro veremos a Pacquiao contra otro rival.
¿Por qué enfrentar a su máxima estrella veterana contra uno de sus héroes en ascenso ahora, cuando todavía ambos pueden estelarizarle grandes carteleras, cada uno por su lado?
Lo curioso es que, según se ha dicho, Félix Verdejo -quien le sigue los pasos a Crawford como proyecto para la próxima gran estrella de la compañía-, estaría enfrentándose al excampeón Juan ‘Baby Bull’ Díaz en esa misma cartelera, subiendo así al segundo peldaño de su ascenso hacia el estrellato y siguiendo el mismo programa escalonado que Arum y su compañía han utilizado tan a menudo.
Aunque el boricua de 23 años tiene marca de 22-0 con 15 nocauts, aparece clasificado entre los primeros 10 en los ‘rankings’ de tres de los cuatro organismos principales, y goza de un reconocimiento general e internacional como uno de los grandes prospectos del boxeo profesional, lo cierto es que todavía no se ha enfrentado a un rival de nombre.
Díaz lo tiene, y de sobra: el texano de 32 años de edad tiene un récord de 41-4 y 20 nocauts y entre 2004 y 2008 reinó como campeón peso ligero, primero de la AMB pero finalmente adicionando también los cetros de la FIB y la OMB.

 
Posteriormente perdió el título ante Nate Campbell y sufrió dos fogosas derrotas ante Juan Manuel Márquez, la última de ellas en julio del 2010 cuando trató de reconquistar el cetro de la OMB.
Entonces estuvo retirado durante tres años, pero luego de su regreso en 2013 ha ganado seis combates seguidos, dos de ellos por nocaut, aunque frente a oposición de segundo nivel.
Si Arum lo está considerando para Verdejo, por supuesto, debe ser porque ya él y sus asesores están convencidos de que, a pesar de su enorme ventaja en experiencia y de haber sido un gran peleador, ya actualmente solo representa un riesgo bien calculado para el boricua.
Ese el mismo cálculo que usó antes con Cotto, a quien enfrentó con un excampeón mundial como Lovermore N’Dou y exretadores titulares como César Bazán y Demetrio Ceballos antes de llevarlo a su primera pelea de título mundial.
Y lo mismo hizo antes con De la Hoya, quien enfrentó un excampeón mundial (Troy Dorsey) y un exretador titular (Narciso Valenzuela) antes de ir en pos de la corona.Claro que Baby Bull Díaz parece un rival mucho más peligroso que Dorsey y N’Dou ensu momento, pero esos son otros veinte.

 

En fin, de darse la pelea y ganarla Verdejo, el próximo paso, adelantado ya por Arum, sería conseguirle la pelea titular frente al campeón ligero de la OMB, el británico Terry Flanagan (31-0 y 12 nocauts), quien precisamente este sábado hizo su tercera defensa al vencer por decisión al desgastado excampeón junior ligero de la FIB, Mzonke Fana, ya con 42 años.
Sería una pelea a la que es probable que Verdejo fuera como favorito, en especial si Arum se la trae para los Estados Unidos o incluso para Puerto Rico, lo cual debería hacer sin muchos problemas: Verdejo es el retador mandatorio en el ‘ranking’ de la OMB, una posición que Arum y su gente llevan años alimentando con cinco defensas del título Latino del organismo, y el súper promotor fácilmente debería ganar una subasta o, de lo contrario, ofrecerle al campeón y sus representantes una bolsa que este no pueda rechazar.
Con Arum ocurre lo mismo que con el desaparecido Chapulín Colorado: todos sus movimientos están fríamente calculados.

 

 

El autor formó parte de la redacción deportiva de El Nuevo Día de 1981 a 2008 y es el autor de San-Tito, sobre la carrera de Tito Trinidad.
(ceuyoyi@hotmail.com).
En twitter, 6418luis En Facebook, Jorge L. Prez

💬Ver 0 comentario