Blogs: Golpes bajos

Deportes

Golpes bajos

Por
💬0

Rey muerto, loco puesto

 

¿Dónde habíamos visto esta película antes?
Por alguna razón, mi mente parece recordar una muy similar, en la que un invicto retador sale de la nada y, para promocionar su combate por el título pesado contra un campeón dominante pero ya entrado en años, se pone a decir tantas locuras y fanfarronadas que algunos creen que el miedo le ha hecho perder la chaveta.
Pero entonces llega la noche de la pelea y el mismo campeón que antes había dominado a todo el que se le ponía al frente, de pronto luce lento y decaído y pierde el título ante el esloquillao nuevo monarca al que antes casi nadie tomaba muy en serio.
La película original se llamaba Cassius Clay vs Sonny Liston y se filmó en blanco y negro allá para 1964.
¿La recuerdan? Clay, quien aún no había cambiado su nombre por el de Muhammad Ali, tenía cierto reconocimiento como un invicto contendor pesado con un record de 19-0 y 15 nocauts después de haber ganado la medalla de oro en las Olimpiadas de 1960 como peso mediano.
Pero el consenso periodístico parecía ser que era demasiado joven a sus 22 años y demasiado inexperto como para siquiera poder lidiar efectivamente con Liston, quien, pese a que ya estaba próximo a los 34 años de edad, era una figura intimidante con su marca de 35-1 y 24 nocauts y la forma en que había ganado el cetro al demoler en menos de un asalto a Floyd Patterson, repitiéndole la dosis en su primera defensa.

WBA-IBF-and-WBO-champion-Wladimir-Klitschko-227528

Su majestad, Tyson Fury I.
Más aun, Liston tenía una mirada fría y asesina que cuadraba perfectamente con su pasado carcelario y su rumorada conexión con el uso de drogas y la mafia, hasta el grado de que moriría asesinado seis años después.
Pero Ali se burló de él, llamándolo ‘el oso’ al mofarse de su supuesta fealdad, e incluso se excedió tanto en la gritería y la payasería durante el pesaje que algunos periodistas creyeron que estaba sufriendo un ataque de histeria debido a la proximidad de la pelea.
Y, claro, ante un desganado Liston que se cansó de perseguirlo sin apenas poder tocarlo, el futuro Muhammad Ali ganó el cetro cuando el campeón no salió al séptimo asalto pretextando una lesión del hombro.
El ‘remake’, filmado a todo color, se produjo el sábado pasado cuando el excéntrico peleador británico Tyson Fury, de 27 años, y quien debe su nombre a la admiración que sus padres le tenían a Mike Tyson, culminó varios meses de histeria total en sus arranques promocionales y se apuntó una improbable victoria por amplia decisión unánime sobre el ucraniano-alemán Wladimir Klitschko en Alemania.
De esta manera, Fury, ahora con marca de 25-0 y 18 nocauts, quien una vez apareció disfrazado de Batman en una conferencia de prensa y hacía pronunciamientos tan alocados como cuando aseguró que Klitschko era un seguidor del demonio y él había sido elegido para aniquilarlo, provocó que el usualmente estoico monarca llegara a comentar que le parecía que su retador era bipolar.
Pero en su furia, Fury rompió la cadena de 18 exitosas defensas titulares de Klitschko, quien no perdía desde 2004.
Para terminar de redondear su aureola de súper excéntrico, luego de la pelea Fury, quien admitió que había dicho “muchas estupideces” por motivos promocionales antes del encuentro, engarzó el micrófono e interpretó a capella su versión de la pieza de Aerosmith “Don’t Wanna Miss A Thing”, dedicándosela a su esposa.
Fue, de hecho, una pelea terrible, en la que el señor Fury solo pareció complicarle la vida al veterano monarca por ser más alto que él -6’9” a 6’6”- y más agresivo frente a un peleador que en efecto sí evidenciٕó sus 39 años de edad.
Algunos ‘twits’ emitidos durante el combate son iluminadores: “Soy fanático de Wlad, pero está acabado”, dijo el siempre locuaz promotor Lou DiBella, mientras que Dan Rafael, de ESPN,com, escribió: “No es que Fury esté luciendo bien, sino sencillamente que un Klitschko horrendo está luciendo peor”.

1448754671_extras_noticia_foton_7_1

El británico le conecta un  jab a Klitschko.
En fin, ¿podrá Fury verdaderamente despertar un interés global en una división pesada que en realidad ha carecido de una figura carismática desde la época de Lennox Lewis, de la misma forma en que Ali transformó la división pesada en su época?
Lo dudo mucho: sin duda llamará la atención con su forma de promocionarse al estilo de la lucha libre y en eso también emulará los pasos de Ali, quien siempre ha admitido que tomó prestado mucho de la personalidad de un luchador llamado Gorgeous George para transformarse en ‘The Greatest’, pero esta vez el parecido tendrá un limite: simple y llanamente, el talento boxístico no está ahí.

El autor formó parte de la redacción deportiva de El Nuevo Día de 1981 a 2008 y es el autor de San-Tito, sobre la carrera de Tito Trinidad.
(ceuyoyi@hotmail.com).
En twitter, 6418luis
En Facebook, Jorge L. Prez

💬Ver 0 comentario