Blogs: Golpes bajos

Deportes

Golpes bajos

Por
💬0

Canelo sube de nivel

Ustedes los seguidores informales del boxeo, que no están tan curtidos en los conocimientos boxísticos como nosotros los profundos conocedores periodísticos, tal vez son más susceptibles de dejarse impresionar por las apariencias.

Así, ven cómo un peleador como el Canelo Alvarez tira tres veces y revienta en tres asaltos a James Kirkland, un temido guerrero zurdo de 31 años que había subido al ring con marca de 31-1 y 28 nocauts, y enseguida se ponen nerviosos.

“Canelo coge a Cotto ahora y lo mata”, expresó un amigo en Facebook poco después de la pelea.
Pero en este negocio hay que tener sangre fría, amigos míos.

No es lógico que los mismos que antes decían que Canelo era pan comido si en efecto Cotto y él se enfrentan allá para el último trimestre de este año, como parece estar previsto, ahora cambien drásticamente de opinión luego de una pelea. De una triste peleíta.

Si, ya sé que el boricua Tutico Zabala, quien fue el promotor original de Canelo y desde hace un tiempo ha estado enfrascado en un pleito legal por incumplimiento de contrato, ha dicho que siempre le gustó para Canelo una pelea con Cotto, por cuestión de estilos.

Incluso el versado promotor Lou Dibella, quien en junio pasado vio cómo el boricua le masacraba a su Maravilla Martínez, pareció quedar impresionado por la gran exhibición sabatina del mexicano.

Claro que primero emitió un ‘tuit’ en el cual afirmó que, pese a su deslumbrante victoria, Canelo no debía engolosinarse creyéndose listo para hacerle frente a Gennady Golovkin, el campeón mediano interino del CMB, donde Cotto reina como campeón en propiedad.

“No se adelanten, muchachos, que el muchacho no está listo ni lo suficientemente maduro para GGG”, escribió.
Pero entonces agregó: “¿Para Cotto? Bueno…”.

De hecho, el propio Canelo pareció compartir esa opinión cuando, en sus comentarios después de la pelea, sí habló de la posibilidad de una pelea a corto plazo con Cotto, pero descartؚó una con Golovkin, quien por alguna razón parece infundir un respeto especial con su récord de 32-0 y 29 nocauts, incluyendo los últimos 19 en línea.

“Algún dؙؙía pelearemos”, dijo, “pero ahora mismo estamos en divisiones distintas”.

En realidad eso no debería representar ningún problema: Canelo pesó 154.5 libras para su reyerta con Kirkland y Golovkin reina en las 160, al igual que Cotto, y ha expresado en reiteradas ocasiones su disposición de bajar a un peso intermedio.

En fin, olvidémonos de Golovkin. El asunto es Cotto contra Canelo, una pelea que ahora de pronto luce mucho más peligrosa para el boricua luego de que el pelirrojo luciera extremadamente fuerte, extremadamente agresivo y extremadamente preciso en sus golpes frente a Kirkland, después de haber parecido casi todo lo contrario ante Floyd Mayweather, Jr. hace apenas año y medio.

Bien es verdad que Kirkland era un rival hecho a la medida: un peleador frontal que le vino para encima con la quijada en alto en un loco afán por noquear o ser noqueado. Por otro lado, aunque no boxea tanto como Mayweather ni como el cubano Erislandy Lara -otro que le dio serios problemas al Canelo en julio pasado-, Cotto pega más que ambos y de seguro sí boxea mucho más que Kirkland.

Así que si el 6 de junio el boricua dispone en una defensa titular del exmonarca Daniel Geale, una pelea que algunos piensan que puede ser mucho más peligrosa de lo que se anticipa por ser Geale un peso mediano de verdad y Cotto un junior mediano un poco inflado, ¿podría tener Cotto un tostón entre manos con el Canelo?

Buscando una respuesta que me apaciguara el alma, me encontré de pronto con este comentario que había colgado en Facebook el veterano entrenador de boxeo de Morovis, Víctor Ramírez: “¡Qué porquerías Canelo y Kirkland! ¡En una sola noche Cotto se los gana!”

Sus amigos coincidían con él, incluyendo uno que comentó: “Parecían dos sacos de papa, una lentitud y un cansancio increíbles”.

No sé si necesariamente comparto estas opiniones, pero admito que gracias a ellos voy a poder dormir mejor esta noche.

 

El autor formó parte de la redacción deportiva de El Nuevo Día de 1981 a 2008 y es el autor de San-Tito, sobre la carrera de Tito Trinidad.
(ceuyoyi@hotmail.com).
En twitter 6418luis@jorge L. Perez
En Facebook, Jorge L. Prez

💬Ver 0 comentario