Blogs: Golpes bajos

Deportes

Golpes bajos

Por
💬0

El Game of Thrones del boxeo, parte II

Los engaños,traiciones y alianzas por conveniencia que caracterizan a la popular serie dramática Game of Thrones, con sus múltiples muertes sangrientas, palidecen frente a lo que ha venido ocurriendo últimamente en el fascinante mundo de las transmisiones boxísticas de alto nivel por televisión.

Hace unos meses, parecía que Showtime finalmente había alcanzado o hasta rebasado a HBO como la emisora de cable que podía vanagloriarse de ofrecer las peleas de boxeo de más alto nivel.

¿Se acuerdan?

Eso ocurrió cuando, primero, la compañía anunció un acuerdo de exclusividad con Floyd Mayweather, Jr. la principal figura del deporte. Y luego se informó que la Golden Boy Promotions, de Oscar de la Hoya, una de las principales empresas promotoras del mundo, también se mudaría a Showtime con sus peleadores, incluyendo a otra de las figuras más taquilleras del boxeo: el mexicano Saúl ‘Canelo’ Alvarez.

¿Con quién se quedaba HBO? Pues mayormente con los peleadores de la Top Rank de Bob Arum, encabezados por Manny Pacquiao, y, entre otros, con Miguel Cotto, quien volvió en junio parta su pelea con Sergio ‘Maravilla’ Martínez, aunque también ha peleado con Showtime.

Tal parecía que las dos grandes emisoras se habían alineado con las dos grandes empresas promotoras –Golden Boy y Top Rank- que mantenían una guerra cada vez más abierta.

Pero ahora todo ha cambiado: hace unos días, De la Hoya anunció que regresaba de lleno a HBO al mismo tiempo que se informaba que la próxima pelea de Canelo -contra el desgastado Joshua Clottey– sería en diciembre para esa compañía, lo que supuestamente prepara la escena para que HBO presente el esperado duelo entre Canelo y Cotto en algún punto del año que viene.

No parece haber sido una ruptura amigable la de De la Hoya con Showtime: “Lo más decepcionante de todo esto es la forma vergonzosa en que Oscar manejó? todo esto”, se quejó, de acuerdo a un artículo de Sports Illustrated, Stephen Espinoza, el director de deportes de Showtime.

Al parecer, Espinoza, quien antes había sido uno de los abogados de la Golden Boy y aseguró que De la Hoya le había prometido que Canelo permanecería “indefinidamente” con Showtime, se enteró del cambio de planes mediante un ‘tuit’.

Muchos de los analistas de la industria creen que todos estos movimientos están relacionados con la violenta ruptura anunciada en mayo entre De la Hoya y Richard Schaefer, quien había sido el director de operaciones de la Golden Boy durante los últimos 12 años.

Al momento de producirse el rompimiento, el mismo De la Hoya comentó que Schaefer había venido actuando por su cuenta, aprovechándose tal vez de los notorios problemas de uso de drogas y alcohol del legendario peleador, y que había sido este quien no solamente había empujado la compañía hacia Showtime, en gran medida debido a sus lazos cada vez más estrechos con el enigmático manejador y asesor boxístico Al Haymon.

Poco antes, de paso, HBO llegó a anunciar que no compraría más peleas de la Golden Boy, al parecer contrariada por la actitud de la compañía, influenciada por Haymon, de ofrecerle sus mejores combates a Showtime.

Pero poco después, en otro cambio de rumbo transcendental, De la Hoya y Arum limaron sus viejas asperezas y anunciaron la intención de copromotear peleas, lo cual pintó mal para Showtime ya que Arum solo trabajaba con HBO.

Y lo más curioso de todo es la situación de Haymon, un exitoso promotor de espectáculos musicales que surgió de la nada en el boxeo hace poco más de 10 años como asesor del campeón weltyer Vernon Forrest, después fue asesor de Mayweather y actualmente es considerado como una de las figuras más poderosas del boxeo mundial, absorbiendo una gran cantidad de peleadores que incluye, entre muchos otros, al campeón de ascendencia boricua Danny ‘Swift’ García.

Haymon, posiblemente, era quien más se había beneficiado de la movida de la Golden Boy hacia Showtime, donde, según muchos, minó la credibilidad de la estación al conseguir que esta le comprara peleas de cada vez más dudosa calidad, incluyendo la célebre cartelera de agosto pasado en Nueva York en la que Danny García terminó peleando a 10 asaltos con Rod Salka cuando los organismos no le aprobaron a su oponente para que defendiera sus títulos de las 140 libras.

Pero Haymon se quedó sin fuerza con la Golden Boy al desaparecer Schaefer del panorama y era obvio que no podía acompañar a De la Hoya en su regreso a HBO, por lo que se ideó otra alternativa: comenzar a producir carteleras para la telecadena NBC.

De acuerdo a lo informado hasta ahora, Haymon le ofreció cerca de $20 millones a NBC por producir 24 carteleras, la mayoría de ellas por la subsidiaria NBC Sports Network y cuatro por la telecadena matriz.

Y según Kathy Duva, la presidenta de la empresa Main Events, cuyo contrato con NBC desde 2011 acaba de expirar, la intención de Haymon es nada menos que “empezar a sacar a sus peleadores de la TV por cable y ponerlos por la televisión convencional para sacar a HBO y Showtime del panorama”.

Guerra abierta.

La principal víctima de todo esto ha sido Showtime: mientras que HBO va a cerrar el año con numerosas carteleras de primer orden, incluyendo las de Hopkins, Pacquiao, Canelo y Golovkin, Showtime solo tenía dos en agenda: la del sábado pasado, estelarizada por la defensa del poco conocido campeón cubano Rances Barthelemy, y otra señalada para el primero de noviembre en el cual el excampeón semipesado Andrezej Fonfara, de Polonia, chocará en Chicago con el francés-congolés Doudou Ngumbu.

En serio.

Ese parece ser el triste destino de Showtime, en especial una vez Pretty Boy Mayweather decida colgar los guantes.

El autor formó parte de la redacción deportiva de El Nuevo Día de 1981 a 2008 y publicó recientemente su primer libro, San-Tito, sobre la carrera de Tito Trinidad.

(ceuyoyi@hotmail.com).

💬Ver 0 comentario