Blogs: Golpes bajos

Deportes

Golpes bajos

Por
💬0

Otro Ken Norton

De la misma manera que mucha gente acude a los libros sagrados de su preferencia para contestar cualquier duda que le viene a la mente, yo acudo a la división pesada de fines de los años sesenta y la mayor parte de los setenta para explicarme las complejidades del boxeo actual.

Allí había de todo: un boxeador supremo y de gran elegancia (Ali), un fajador incansable (Frazier), un tosco noqueador odiado por todos (Foreman), otro noqueador salvaje con barbilla de porcelana (Shavers) y un fajador blanco que era el querendón de los fanáticos pero sangraba hasta si una mariposa le rozaba la cara (Quarry).

Pero en quien pensé cuando vi en acción el viernes pasado a Austin ‘No Doubt’  Trout por ESPN2 fue en Ken Norton.

Según recordarán los más veteranos, Norton, quien murió el año pasado, fue un excelente peso completo de esa época que, entre otras cosas, posee el récord de ser el primer campeón peso completo que jamás ganó un combate de título mundial: en 1977 venció por decisión a Jimmy Young en una eliminatoria del CMB y ese organismo, incluso décadas antes de que se inventaran los títulos interinos, procedió a reconocerlo como campeón ‘a posteriori’  cuando poco después despojó a Leon Spinks, quien optó por darle la revancha a Ali en vez de exponer el cetro obligatoriamente ante Norton.

Norton tuvo una gran carrera: le ganó a Ali, por ejemplo, y luego sufrió dos cerradas derrotas ante ‘The Greatest’. Incluso, gracias a poseer un físico tarzánico, incursionó en el cine y hasta filmó un par de películas de alto presupuesto (‘Mandingo’ y su secuela, ‘Drum’) en las que representaba a un esclavo utilizado de padrote para embarazar a as esclavas más bellas. Pero un cronista de la época lo describió perfectamente como “un buen peleador, que boxea, pero no es un gran boxeador, y pega, aunque no es un gran pegador”.

Y cuando peleó con grandes pegadores, estos -Foreman, Shavers- lo hicieron papilla en cuestión de minutos.

Pues se me antoja que Trout es la versión moderna de Ken Norton: dio el tutazo de su vida cuando, el primero de diciembre de 2012, derrotó claramente en el Garden a Miguel Cotto para retener su cetro junior mediano de la AMB -aunque Calle 13 opinó lo contrario- y luego no ha podido hacer mucho más: sufrió derrotas seguidas ante Canelo Alvarez y el cubano Erislandy Lara, cayendo a la lona ante ambos encuentros, y después se pasó más de ocho meses sin pelear hasta que reapareció el pasado viernes en el Pechanga Resort & Casino de Temecula, California.

¿Su rival? Daniel Dawson, un australiano de 36 años de edad y con marca de 40-4-1 y 26 nocauts que, pese a no carecer de calidad, parecía tener el estilo perfecto para que el zurdo Trout se luciera con el mismo ataque de riposta que había lucido frente a Cotto.

De paso, al promocionar su pelea de regreso, Trout, un tipo afable y elocuente, habló a menudo acerca de una revancha con Cotto, mostrándose más que dispuesto a subir a las 160 libras para darle la revancha al boricua al retarlo por el cetro mediano del CMB que este le arrebató de mala manera al argentino Sergio ‘Maravilla’  Martínez en junio pasado.

Incluso, en determinado momento Trout llegó a decir que esa victoria de Cotto le demostró cuán grande había sido su propio triunfo sobre el boricua.

“Eso me confirmó que sigo siendo una amenaza en este deporte”, dijo. “El Austin Trout que venció a Cotto sigue aquí. Todavía puedo hacer cosas como esa”.

Sin embargo, Trout, oriundo de Las Cruces, Nuevo México, quien apenas tiene 28 años de edad y exhibe un récord de 27-2 y 14 nocauts, también demostró que sigue muy propenso a caer a la lona, quizás como consecuencia de un esfuerzo por erradicar un poco su imagen de peleador defensivo y aburrido y tratar de forzar más sus combates: Dawson lo derribó en dos ocasiones en el tercer asalto, ambas con rectos de derecha, provocando que el siempre conmocionado comentarista de Friday Night Fights, Teddy Atlas, especulara a grito limpio que allí podía estarse gestando una de las sorpresas del año ya que supuestamente Trout había salido de favorito 25-1 en las apuestas.

Nada de eso: Trout, quien sigue militando en las 154 liras, dominó el resto del combate, en parte ayudado por una lesión que Dawson pareció sufrir en una pantorrilla, e incluso tumbó a su rival en ruta hacia un triunfo por margen de 97-90 en las tres tarjetas.

“Conseguimos la victoria! No fue la victoria más bonita, pero gracias, Jesús, por esta victoria: vamos a la próxima”, tuiteó Trout luego del encuentro.

En fin, es un tipo afable, buena gente y un peleador eficiente, sin ser espectacular.

Para resumir: otro Ken Norton, a fin de cuentas.

El autor formó parte de la redacción deportiva de El Nuevo Día de 1981 a 2008 y publicó recientemente su primer libro, San-Tito, sobre la carrera de Tito Trinidad.

(ceuyoyi@hotmail.com).

.

💬Ver 0 comentario