Blogs: Equilibrio

💬0

Rupturas y movimientos:

La más reciente conjetura de la política puertorriqueña es hablar de las rupturas con los llamados partidos tradicionales. Tan reciente como esta semana hubo una baja en el Partido Popular Democrático. En estas líneas no pretendo asumir posición política alguna sobre los hechos recientes, mi intención es dar a conocer y documentar hechos históricos.

En 1936 la Coalición del Partido Republicano y el Partido Socialista prevalecieron en 6 de los 7 distritos senatoriales, el Partido Liberal ganó el distrito senatorial de Guayama. Luis Muñoz Marín era miembro entonces del Partido Liberal. Él y un considerable grupo de miembros de ese partido, señalaron que la derrota electoral fue provocada por la decisión del Antonio R. Barceló de respaldar la alternativa de la independencia con el Proyecto Tydings. Dicho proyecto proponía una independencia a Puerto Rico a un costo excesivamente oneroso para Puerto Rico. El rechazo de Muñoz Marín a esta medida, lo obligó a viajar a Washington DC y entre sus gestiones, logró que un representante demócrata de Tennessee, llamado Wilbur Cartwright, presentara un proyecto de independencia con unos términos “económicamente llevaderos” citando al propio Muñoz Marín en su primer tomo de Memorias.

El 31 de mayo de 1937, en la finca Naranjales en Carolina, se celebró una reunión de la Junta Central del Partido Liberal. Entre los asuntos que se atendieron, se encontraban una serie de acusaciones contra un grupo de líderes del partido, entre ellos: Luis Muñoz Marín, Samuel R. Quiñones y Francisco M. Susoni entre otros. En las acusaciones, se habló de la necesidad de expulsarlos de dicho partido. Ese mismo día la Junta Central del Partido Liberal, aprobó una resolución, que entre otras cosas daba a entender que el grupo liderado por Luis Muñoz Marín, quedaba expulsado del partido.

De forma incorrecta, se ha utilizado una narrativa de que en el 1937 Muñoz rompe con el Partido Liberal para entonces en el 1938 fundar el Partido Popular Democrático. Eso no es del todo correcto. El grupo expulsado, acordó el 9 de enero de 1938 darle una oportunidad a la Junta Central del Partido Liberal para que rectificara la decisión de expulsar a este grupo de dicho partido. Esa rectificación nunca ocurrió y por consiguiente el 22 de julio de 1938 se funda el Partido Popular Democrático, producto de la expulsión de un grupo considerable de políticos y líderes del Partido Liberal en 1937.

En 1968, el mismo Luis Muñoz Marín que acusaba a don Antonio R. Barceló de no ceder su dominio y poder en el Partido Liberal, se miraba en un espejo parecido. Muñoz y Barceló tuvieron una relación de tensión por mucho tiempo. Sus careos y debates eran constantes, un año antes de ser expulsado, Barceló gana solamente por un voto una asamblea en Yauco, donde Barceló estaba en contra del retraimiento del voto rumbo a las elecciones del 36 y Muñoz a favor.

El gobernador Roberto Sánchez Vilella luego de un revuelo personal y ante una división de poder partidista, decide presentarse a la reelección en las elecciones de 1968. Muñoz quería como candidato a don Luis Negrón López. Don Roberto pidió una primaria pero el liderato del Partido Popular denegó la petición, y el 18 de abril de 1968 una Comisión Presidencial decidió pautar fecha para una Asamblea de Nominaciones el 21 de julio de 1968. En la Asamblea, luego de un espectáculo de Muñoz Marín y su “overkill” político, el gobernador Sánchez Vilella toma su turno, brinda su mensaje y se marcha. En esa Asamblea compitieron para la nominación: Luis Negrón López, Roberto Sánchez Vilella y Santiago Polanco Abreu. En 1968 el ticket del Partido Popular Democrático fue: Luis Negrón López para la Gobernación y Santiago Polanco Abreu para la Comisaría Residente.

Don Roberto al marcharse no funda el Partido del Pueblo, decir lo contrario es una mentira. El Partido del Pueblo inició su proceso de inscripción en 1965. En enero de 1968 termina su inscripción como un partido de plataforma estadista. Luis E Agrait, en un artículo de Revista de Ciencias Sociales sobre las elecciones de 1968, indica que el grupo fundador del Partido del Pueblo era un sector disgustado con la imagen conservadora de Miguel A. García Méndez y su liderato en el Partido Estadista Republicano, y al igual que lo hizo Luis A. Ferré decidieron fundar otro partido anexionista, en este caso el Partido del Pueblo.

Una semana después de la Asamblea del Partido Popular, Alfredo Vidal Chacón, uno de los fundadores del Partido del Pueblo, se reúne con José Arsenio Torres con el fin de plantear que don Roberto Sánchez se hiciera cargo del Partido del Pueblo. A José Arsenio Torres le pareció buena idea y junto con Luis F. Camacho, procedieron a convencer a don Roberto de la idea y lo lograron. Luego de una negociación sobre el pago de una deuda que tenía el Partido del Pueblo y varios otros asuntos relacionados a la filosofía institucional que habrían de presentarle al País, el 31 de julio de 1968 en un documento notarizado, se traspasa toda la titularidad del Partido del Pueblo a Roberto Sánchez Vilella . El 2 de agosto de 1968, el Gobernador de Puerto Rico le notificó al País la decisión.

La historia política de nuestro País es fascinante. Conocerla y profundizar en ella tiene que ser parte del que hacer diario de los que la atesoramos y la estudiamos. Son muchas las tribunas que son víctimas de errores constantes en la secuencia histórica y hasta en los hechos. Muchas veces la ceguera política no permite que los hechos correctos florezcan. Que un disparate lo diga un individuo, se fiscaliza, pero que ese disparate lo repita el Pueblo y sus seguidores, entonces se comete un acto de mezquindad social, muchas veces irreparable. Ya Cervantes lo dijo una vez “letras sin virtud son perlas en el muladar.”

💬Ver 0 comentario