Blogs: En violeta

💬0

Bernier y Rosselló: marionetas de la junta

Las propuestas de David Bernier y Ricardo Rosselló no son iguales pero se parecen muchísimo. Se parecen tanto que las diferencias entre ellos no son lo suficientemente importantes como para distinguir entre el malo y el peor.

Ambos, en algún momento, expresaron su oposición a la junta de control fiscal. La oposición de Bernier fue efímera, la de Rosselló sigue siendo cantinflesca. Bernier se resignó a la junta muy pronto y Rosselló quiere otra junta. Los dos son cómplices de este golpe de estado a nuestra limitada democracia. Bernier y Rosselló son los candidatos de la resignación, la sumisión, la docilidad y la obediencia.

Bernier ha dicho que no tiene ningún problema en trabajar con la junta. Además, ha dicho que combatirá lo que ha llamado “problemas de democracia” ajustando todos sus proyectos a los parámetros fiscales que dicte ese organismo. Rosselló se opone a la junta que establece PROMESA. En su lugar propone una “junta colaborativa”, un artículo más en su lista de planes sin definición. Igual que el PPD, el PNP también trabajará para la junta. En un foro reciente Rosselló describió dos escenarios posibles. El primer escenario, en evidente referencia a Bernier, dijo que “el gobernador contesta generalidades y no llega [a los] objetivos [fiscales], [entonces] la junta decide”. En el segundo escenario “el gobernador llegará a los objetivos fiscales [fijados por la junta], reducirá los gastos del gobierno, reducirá las contribuciones y facilitará [la concesión de] permisos.” El segundo escenario que ha descrito es la opción del PNP. Los candidatos a la gobernación de estos dos partidos han dicho que aceptarán la receta de una junta que está por constituirse para evitar su intervención directa. Estarán derechitos para no incomodar a la junta. Esto quiere decir que los planes del PPD y del PNP, para ajustarse a los parámetros de la junta, necesariamente incluirán más medidas de austeridad contra el pueblo trabajador, ambos reducirán y encarecerán los servicios públicos, favorecen más privatización, continuarán destruyendo el ambiente y entregarán nuestros recursos para pagar a los acreedores de una deuda enmarañada e impagable, gran parte de la cual es odiosa, ilegal e ilegítima. Es decir, ambos partidos se proponen ser instrumentos al servicio de la junta. Bernier y Rosselló seguirán siendo marionetas de los grandes intereses.

Existe consenso en el País sobre el hecho de que la imposición de una junta -en este caso de control fiscal pero sea cual sea- es una acción antidemocrática. Pero además de ser antidemocrática es contraria a los intereses del pueblo trabajador. También es colonial. Decimos que es antidemocrática porque es un organismo cuyos miembros no elegimos y a cuyos miembros no podemos revocar. Es contraria a los intereses del pueblo trabajador porque pretende pagar una deuda insostenible a costa de más medidas de austeridad contra los empleados de los sectores público y privado, los pequeños comerciantes, los profesionales independientes y asalariados y los más pobres. Es colonial porque es otro organismo externo que desde Washington afectará nuestras vidas sin nuestra participación. Tampoco existe controversia sobre el hecho de que Puerto Rico, con o sin junta, carece de los poderes necesarios para gobernarse adecuadamente. El PPT rechaza la junta, entre otras razones, porque agrava la relación colonial, pero reconoce que la situación colonial -que nos priva de los poderes que necesitamos- existe independientemente de la junta.

En el PPT no proponemos que la resistencia a la junta se limite al espacio electoral. La resistencia tiene que ser lo más amplia y diversa posible y tiene que valerse de todas las armas: la educación popular, los piquetes, las marchas, los paros, las huelgas, las manifestaciones, la desobediencia civil, los boicots y tiene que organizarse en los centros de trabajo, en las escuelas, en las oficinas, en los centros comerciales, en las universidades y en nuestras comunidades. La resitencia en todos esos espacios es necesaria. Pero esa resistencia se multiplica si además conquista el terreno electoral, si crecen los partidos que la apoyan, si quedan inscritos y si eligen parte de sus candidatos. El PPT va a las elecciones como va a todas partes: a contribuir a la movilización y a la construcción de la resistencia y la desobediencia.

Aunque la oposición a la junta va creciendo, una parte importante de nuestro pueblo todavía sigue apoyando la idea de una junta. Ese apoyo combina dos sentimientos. El primero manifiesta de forma positiva un rechazo visceral a los partidos y a los políticos que nos han gobernado tan mal por tanto tiempo. El segundo sentimiento manifiesta de forma negativa una sensación de impotencia y de incapacidad para poder cambiar nosotros y nosotras la situación de Puerto Rico. Por un lado se rechaza lo existente y se quiere un cambio urgente. Pero por otro lado no se siente la confianza de poder cambiarlo uno mismo. Por eso se cae en la falsa esperanza de que venga alguien y lo cambie, se cae en la ilusión de depositar la confianza en una especie de junta redentora.

Para desarrollar la oposición a la junta y para seguir construyendo la resistencia efectivamente tenemos que fortalecer el deseo de cambio y combatir el sentimiento de impotencia. Necesitamos construir esa confianza y convicción de nuestro pueblo de que nos toca a nosotras y a nosotros mismos cambiar la situación del País, tenemos que convertirnos en dueños de nuestro destino. La construcción de un frente amplio contra la junta es un paso importante en la dirección correcta. Pero además, debemos ampliar las bases del consenso e incluir el reclamo por una auditoría de la deuda con mayor participación de todos los sectores sociales. A esto debemos añadir la exigencia de la anulación de toda la deuda odiosa, ilegal e ilegítima y oponernos a toda medida de austeridad para seguir pagando una deuda insostenible. Por limitada que sea nuestra democracia, lo que aprobó el gobierno de EE.UU. fue un golpe de estado contra Puerto Rico. Eso es lo que significa la implantación de la junta. Ahora nos corresponde organizar la resistencia contra sus imposiciones. Para contribuir a la construcción de esa resistencia también es importante apoyar, fortalecer y votar por un partido comprometido con esos objetivos: el Partido del Pueblo Trabajador.

Twitter: @mrbanchs

#AbrePasoPPT

#EnVioleta

#ResistenciayDesobediencia

Facebook Rafael Bernabe Gobernador

Ayúdanos a llevar el mensaje

COMPARTE Y APORTA AQUÍ

💬Ver 0 comentario