Blogs: El Internacionalista

Internacionales

El Internacionalista

Por
💬0

La verdad sobre la “estadidad”

De alguna manera la palabra “estadidad” pudo entrar al Diccionario de la Real Academia Española como aquella que se utiliza en Puerto Rico para referirse a convertirse en un estado de los Estados Unidos. Desde el punto de vista de la Ciencia Política y las Relaciones Internacionales, el uso de la palabra “estadidad” es inapropiado e inexistente. Lo correcto sería utilizar las palabras, incorporación o anexión.

La anexión de Puerto Rico a los Estados Unidos nunca ha sido una opción real. Más bien se trata de un espejismo, una ilusión y una quimera, utilizada por algunos políticos puertorriqueños para poder organizarse políticamente, ser electos y ganarse la vida. Nunca antes la anexión había sido más imposible que hoy, con un sistema colonial en crisis y un gobierno norteamericano liderado por Donald Trump.

Lamentablemente, muchos puertorriqueños se han dejado seducir por lo imposible. Esta situación ha complicado el proceso de descolonización de Puerto Rico al convertirse la anexión en un impedimento para el progreso. En otras palabras, Puerto Rico se encuentra estancado en un lodazal colonial ya que la anexión nunca será reconocida como una opción real por los norteamericanos.

Los norteamericanos están muy conscientes del costo económico y político de anexar a Puerto Rico, y no están dispuestos a pagarlo. Posiblemente, los Estados Unidos solo estarían dispuestos a concedernos el territorio incorporado por las próximas décadas, sin garantía de anexión, con impuestos federales y con uso predominante del inglés. En otras palabras, al votar por la anexión en cualquier consulta de status, realmente se estaría votando por el territorio incorporado.

No hay duda que la anexión representa la dilución de la nación puertorriqueña en los Estados Unidos, y convertiría a los puertorriqueños es una minoría racial, religiosa y cultural. Igualmente, la anexión terminaría con la representación deportiva internacional y la soberanía deportiva puertorriqueña. La elección de la “estadidad” representa la anexión a un país con valores muy distintos a los nuestros, representando a su vez la continuidad de la Junta de Control Fiscal.

La anexión representa para los puertorriqueños la igualdad con millones de norteamericanos que viven diariamente el discrimen, la pobreza, la marginación y la dependencia. Muchos economistas y el U.S. Government Accountability Office (GAO) han establecido claramente lo dañino que sería la anexión para la economía de Puerto Rico. Si Puerto Rico se convierte en un estado de la unión norteamericana, estaría condenado a ser por siempre el estado más pobre y marginado de los Estados Unidos.

La causa de aquellos puertorriqueños que promueven la “estadidad” está plagada de contradicciones. En primer lugar, defienden anexarse a quien le ha mantenido por más de 100 años en una condición política colonial indigna, inmoral e ilegal. Pretenden anexarse a quien ha manifestado desprecio, indiferencia, y falta de solidaridad y sensibilidad con la crisis colonial puertorriqueña. Igualmente, la “estadidad” representa anexarse a quienes impusieron la Junta de Control Fiscal a los puertorriqueños. Además, la estadidad representa anexarse a un país que por más de 100 años ha discriminado y condenado a Puerto Rico a la dependencia económica, y a una relación comercial injusta y desleal que ha propiciado pobreza en nuestro País.

No niego que la mayoría de los puertorriqueños estadistas son gente noble que desean lo mejor para Puerto Rico. Ese deseo genuino de un futuro próspero y democrático de los anexionistas debe llevarles al reconocimiento de que la anexión no es un derecho, que resulta imposible y está repleta de contradicciones. Igualmente, deben reconocer que la relación colonial es entre dos, y preguntarse cuáles son los intereses norteamericanos.

Estoy convencido que cualquier puertorriqueño anexionista que anteponga los intereses de los puertorriqueños, y se enfrente al dilema colonial racionalmente y sin fanatismo, llegará inevitablemente a la conclusión de que la anexión no es viable, lo que nos permitiría de una vez y por todas avanzar hacia la descolonización del País.

💬Ver 0 comentario