Blogs: El Blog Mágico

General

El Blog Mágico

Por
💬0

Niños muertos que juegan con nuestros hijos pequeños

Esta es la Parte II de este tema que es mas frecuente de lo que muchos incrédulos piensan. A menudo recibo llamadas y cartas de nuestros queridos lectores de EL BLOG MAGICO y de LA HORA MAGICA que me cuentan básicamente la misma historia. Veamos una de ellas:

Hasta leer nuestro pasado BLOG MAGICO sobre este tema, esta joven no había caído en cuenta de que aquella amiguita con la que jugaba y conversaba en su dormitorio cuando tenía unos tres o cuatro años no era una niña viva. La misma se presentaba como “Anita” y sus padres la sorprendían a menudo en animada conversación con aquella niña a la que obviamente no veían. Con los años, nuestra lectora dejó de ver a su amiguita. Pero leyendo nuestro BLOG quedo tranquila con la explicación que hoy comparto con ustedes, después de estudiar por muchos años los casos documentados de estos “amiguitos invisibles”.

En todo el mundo se reportan continuamente casos en que niños juegan con “amiguitos imaginarios” que ellos NO han inventado — y NO mienten. Esos amiguitos invisibles recuerdan detalles precisos de sus vidas pasadas, incluso de las casas donde se encuentran en el presente, aunque no necesariamente hayan vivido allí. Esos niños “muertos” pudieron haber vivido en esa casa y no tienen conciencia de que fallecieron en medio de un accidente o un crimen violento. Hay otros que permanecen allí porque en aquellos terrenos hubo un hospital en el que se recluyeron niños que enfermaron mortalmente de males incurables de la época, como fueron la difteria, la tifoidea, el cólera, o la fiebre escarlatina, entre otros, incluyendo la desnutrición, las guerras y el maltrato físico extremo. La pulmonía también saldaba muchas vidas de pequeños y grandes cada invierno. Por otro lado, los terrenos donde siguen rondando esos “niños” fueron ocupados en su día por edificios como orfanatos y cárceles.  Para estos casos se suele llamar a expertos en la comunicación espiritual (“mediums”) que los ayudan a “cruzar hacia la próxima dimensión  ya que, por lo general, donde no tienen conciencia de que ya no pertenecen al mundo físico. Se encuentran en una especie de “limbo”. Pero muchos tampoco desean “cruzar” y prefieren permanecer en esta dimensión.

Cuando nosotros somos niños entre la infancia y la pubertad estamos mas propensos a experimentar fenómenos paranormales porque no hemos desarrollado los prejuicios que los adultos nos van inculcando con la crianza y la educación. Los espíritus que encarnan en nuestros cuerpecitos tiernos mantienen mas frescas sus memorias de la dimensión espiritual que acaban de dejar para nacer como las personas que hoy somos y vivir en “nuestro mundo”, donde nuestros padres y familiares humanos nos convencen que es lo único real que existe.

En nuestra etapa temprana como niños tampoco hemos desarrollado nuestros propios criterios para poder distinguir esas experiencias de la realidad cotidiana en las que nos están criando. Nuestras mentes son mas receptivas a los fenómenos de fantasmas, experiencias cercanas a la muerte, vidas pasadas y premoniciones. Así se explica por qué hay niños que dicen “Recuerdo cuando morí en la guerra”, o dicen con mucha tranquilidad: “Mi otra mama tenia el pelo rojo”.

Por el contrario, los escépticos clasifican estos recuentos como fantasías que crean los niños para llamar la atención de los adultos. También opinan que es una forma en que los niños pequeños interpretan los eventos que diariamente viven y presencian en la calle, la escuela y la propia casa.

Cualquiera que sea la razón, siempre les digo que escuchen con atención y respeto las historias que sus niños les cuenten sobre sus “amigos imaginarios”. Tomen nota mientras tratan de recordar cuando ustedes mismos eran pequeños y tenían sus propios encuentros con ese mundo del que salimos todos … y al que regresaremos después de nuestra muerte.

Cuéntame tu experiencia y sugiere qué tema deseas que desarrollemos en EL BLOG MAGICO.

Te espero en www.virginiagomez.com Y en Facebook en : La Hora Mágica con Virginia Gómez – Ciencia y Espiritualidad ® Para citas personles: deja un texto con tu nombre y número en el (787) 510-0711. ¡Nos comunicamos a la mayor brevedad!

 

 

💬Ver 0 comentario